Thursday, November 12, 2020

Vestigios de los Hombres de Negro


 

 

 

 

 

Vestigios de los Hombres de Negro

Por Scott Corrales © 2020 para Arcana Mundi

 “Uno de los directores de la nueva revista American Flying Saucer Review", escribía Tony Kimery en el primer fascículo de UFO Commentary (Vo1.No.1), "ha dedicado casi todo su tiempo al estudio del controvertido asunto de los Hombres de Negro (HDN). Debido al aumento en el 'silenciamiento', cualquier dato que alguien pueda haber recabado sobre los HDN es de gran importancia. American Flying Saucer Review ha montado un grupo secreto contra los HDN y su terrorismo.”

Kimery agrega: "El grueso del material reunido sugiere que [los HDN] son la mayor amenaza del campo ovnilógico. Y al paso que van las cosas, también constituyen una amenaza fuera del campo. Su 'barrida de silencio' más intensa comenzó a las 1530 horas del  5 de diciembre de 1969. Dada la existencia de tantos escépticos, no podemos abundar sobre el asunto, pero podemos decir que algo grande está a punto de hacer erupción, y muchos querrán haber mirado en la dirección opuesta. Cualquiera que desee más información sobre el tema, o que tenga información que aportar sobre los HDN, estará más que bienvenido. Buscamos reclutas que se unan en nuestro esfuerzo contra ellos. Son verdaderos, mucho más verdaderos que lo que le gente quiere creer. Así que lo dejamos en las manos de aquellos que quieren hacer algo al respecto. Si estás interesado o tienes datos que aportar, remítelos a la siguiente dirección."

No sabemos a ciencia cierta qué fue de Kimery o de su iniciativa. Tenemos una carta fechada el 7 de noviembre de 1969 – dos días después de lo indicado arriba – en la que manifiesta lo siguiente: “Hemos concertado una reunión de emergencia este sábado. Hemos descubierto la pista final para sacar a los HDN a la luz. Sabemos que planean algo, su ataque final, sea lo que fuere, y este es el único fin de esta reunión.” Kimery pasa a contar sobre la actividad ovni sobre un ‘cementerio de negros’ – actividad que ha disminuido debido a la presencia de una ‘base’ establecida entre 30 y 40 millas de Oklahoma City. “En muchas ocasiones, la correspondencia de Keel llega abierta, pero no hay que preocuparse”.

Kurt Glemser, autor de Men in Black: Startling New Evidence, indica que Kimery recibió amenazas de muerte si no cesaba sus investigaciones para una fecha determinada. La amenaza casi se cumplió cuando un vehículo en el que Kimery iba de pasajero estuvo a punto de estrellarse contra in “coche negro” y que su teléfono se había vuelto ‘completamente loco”. Kimery supuestamente había tomado fotos de un helicóptero que merodeaba las inmediaciones de su hogar, hostigamiento que le perseguía hasta las casas de sus amigos.

Investigadores e investigados

Algunos personajes célebres de la ovnilogía han opinado sobre los HDN, entre ellos Betty Hill, protagonista del famoso "Viaje Interrumpido" con su esposo Barney en los '60. Entrevistada por la revista UFO Review (#9), la supuesta secuestrada por los extraterrestres afirmaba lo siguiente.

Pregunta: Supongo que estará usted familiarizada con las narraciones que aparecen en la prensa platillera sobre los llamados Hombres de Negro (MIB). ¿Cree usted que hubo algo siniestro en la muerte de su esposo?

Betty Hill: "No, no lo creo. Porque murió de un ictus. Ese no fue el caso con Barney".

Pregunta: "Y qué hay de este doctor Hopkins? Nuestro amigo mutuo, Lee Spiegel, ha hablado con él. ¿Cree usted que fue visitado por uno de estos Hombres de Negro?

Betty Hill: Oh sí. De hecho, fui yo la que le comuniqué ese suceso a Lee.

Pregunta: Y entonces, ¿quiénes son estos hombres de negro?

Betty Hill: Bien, en el caso del doctor, era un alien. Definitivamente, porque era un doctor en medicina, y es un médico de primera. La anatomía de este ser era considerablemente distinta a la nuestra. Su anatomía era tal que no pudo haber sido un ser humano. Pero creo que algunos de los casos de HDN pueden ser algún fulano en la esquina que no cree en los OVNI, que tiene un trastorno psicológico, que está tan aterrado por los OVNI que le exige al que ha tenido una vivencia OVNI "cállate la boca".

El investigador Pat De La Franier, miembro del Stratford UFO Research Team de la provincia canadiense de Ontario, no esperaba en lo más mínimo convertirse en víctima de los Hombres de Negro, pero eso fue precisamente lo que sucedió el 25 de abril de 1978.

El ovnílogo se disponía a participar en una entrevista radial en la estación CICS a las 18:30 horas aquel día cuando alguien tocó a la puerta. De La Franier abrió sin pensarlo dos veces, creyendo tal vez que era un vecino pidiendo algún favor. Lo que estaba al otro lado del umbral le dejó frío.

"Parado al otro lado de la puerta", escribió para UFO Review, "había un HDN clásico. Una figura ligeramente más baja de estatura que yo, y con la espalda encorvada, lo que le hacía parecer aún más pequeño. Su tez era más oscura que la mía, casi olivada, pero sin llegar a ser asiático. Sus mejillas estaban tan hundidas que parecían estar atadas en el interior de su boca. Los pómulos eran altos, dando un aspecto casi angular al semblante. Pero sus ojos eran lo más prominente - más grandes de lo común y casi envolventes - dándole un aspecto siniestro".

De La Franier tampoco pasó por alto la vestimenta del extraño sujeto. "Su ropa era oscura, de cuello de tortuga, con pantalones brillosos de color oscuro y zapatos pardos. Portaba un álbum de fotos en su mano izquierda, abriéndolo con la derecha para mostrar la imagen de un niño, y otra de una mujer y su hijo. El hombre comenzó a hablar, pronunciando las palabras mal y formándolas con dificultad". Pero la intención era clara. El extraño visitante le pedía que le interesaba hacerse una foto, porque 'había una unidad móvil en la zona'.

El investigador rechazó la oferta. El personaje le miró fijamente antes de salir corriendo y perderse en la calle. De La Franier no vio ningún vehículo que pudo haberle transportado.

"Recuerdo que mi primera impresión del sujeto fue de repugnancia," recuerda De La Franier. "Pensé que era un deficiente mental, y aunque no me dan repulsa, este personaje era verdaderamente siniestro, y me sentí amenazado por su presencia. Nunca pensé que sería lo suficientemente importante como para recibir la visita de un Hombre de Negro, ni nada que motivara semejante visita."

El Canadian UFO Network (CUFORN) tomó cartas en el asunto a la postre. Descubrieron que el estudio fotográfico con que el extraño afirmaba estar vinculado no lo conocía, y que había descontinuado la costumbre de utilizar 'laboratorios rodantes' para tomar fotos.

Hombres de Negro en Inglaterra

Según el cuaderno "UFO Brigantia" (Mar./Abr. 1987) se produjo un caso de HDN en Inglaterra el 10 de julio de 1986 a las 0945 horas, luego de años de no darse actividad semejante. El testigo describió su experiencia en la siguiente manera:

"Estaba repartiendo periódicos (el Bradford Star) y caminaba por la Sticker Lane con rumbo a las luces de tránsito en Laisterdyke. Acababa de llegar a Portland House cuando el silencio se hizo total. No había ni transeúntes ni vehículos de repente. Un automóvil grande y brilloso, como un Cadillac, se me acercó por detrás mientras que caminaba y se detuvo. La ventanilla del vehículo se bajó a la mitad y pude ver que había una persona adentro vestida de negro. Me gritó: "¡Oye,tú! Olvida todo lo que sabes sobre OVNIS. Desvincúlate de cualquiera que tenga algo que ver con los OVNIS". Le sonreí, la ventanilla del auto descendió del todo. "De todos modos, nunca sabrás nada sobre los OVNIS". Pude ver que había una separación de lo que parecía ser cristal oscuro. Otro hombre dijo: "Te hemos dicho. Tan solo haz lo que te hemos dicho. El automóvil se alejó sin hacer ruido alguno. Cuando estaba a una distancia de 150 yardas, regresó el sonido de trasfondo normal, con vehículos y peatones."

El repartidor de prensa proporcionó descripciones detalladas de ambos hombres. El pasajero - el primero en hablarle - era de tez bronceada, con cabello negro que le llegaba a los hombros, camisa y corbata negra, cicatrices en la cara. Hablaba con una voz rasposa, como si se le hiciera difícil hablar. El chofer también tenía cicatrices faciales.

Hombres de Negro en Escandinavia y el Caribe

Hakan Blomqvist cita un caso de 1966 en Suecia - un contacto de alta complejidad que comenzaba con un encuentro cercano del tercer tipo, la visita de un HDN, y culminaba con el mandato contactista de crear una religión.

El caso sueco es difícil de resumir, pero resulta necesario hacerlo para encajarlo en la temática de los HDN, y espero que el lector sepa perdonar cualquier omisión en el resumen.

 En 1965, un hombre llamado Helge acudió a un lago congelado cerca de su aldea. El testigo era un obrero de escasa cultura que no esperaba encontrarse con una máquina extraña posada sobre la superficie del lago (como en los casos canadienses de Boshkung Lake). Los tripulantes del aparato iban desnudos pero enfundados en trajes transparentes, tenían orejas puntiagudas, y trataron con cortesía al humano. En 1966, diez meses después el encuentro cercano, Helge sintió el impulso de volver al lago, donde le aguardaba la misma nave. Recibió una 'plancha de metal' y se le encomendó la misión de llevarla a las islas Bahamas.

El aspecto ilógico-hostil del contacto, como afirmaba Salvador Freixedo, comienza a asomarse cuando Helge se ve obligado a vender su propiedad y sacrificar a su perro para ir a las Bahamas, concretamente la isla de Little Exuma. Pero sucede el desastre: Helge olvidó la plancha de metal y se ve obligado a regresar a Suecia - sin dinero, sin dónde vivir, y humillado. Se asienta en Estocolmo y consigue trabajo como experto en demoliciones. Visita su aldea natal y recobra la extraña plancha de metal, y de camino de vuelta a Estocolmo recoge a un autostopista - un anciano vestido de negro con un enorme sombrero de ala. Con el vehículo en marcha, el pasajero le pregunta a Helge si no se acuerda de él, y se identifica como el "padre Rapas" al servicio de los 'señores supremos'. Helge se siente confuso, no sabe si el personaje es real o no. El "padre Rapas" le dice que debe volver a las Bahamas con la enigmática plancha, y que los medios para realizar el viaje aparecerán.

Una vez en Estocolmo, se crea una pequeña secta en torno a Helge y su 'plancha de metal'. Un contratista rico paga el viaje de vuelta a las Bahamas para el contactado y su esposa. Una vez en Little Exuma, se le ordena al contactado alquilar un bote y visitar un islote denominado "Wennergren Island". Si hemos de tomar el relato en serio, y Hakan Blomqvist es uno de los investigadores más serios y veteranos que hay, el contactado pudo ver "entidades de todo tipo - enanos, hermafroditas y enanos' en la isla, aunque había un tipo predominante - delgados, de orejas puntiagudas, semblante oriental, y de cutis sin defectos. La esposa de Helge pensaba que eran "ángeles de Dios", llegando a postrarse ante ellos.

Siguiendo el relato, la CIA se enteró la base en las Bahamas y Helge se vio obligado ir a la Ciudad de México, y ahí se pierde el relato. El autor afirma en 1976, alguien logró comunicarse con Helge por teléfono, y el obrero sueco afirmó textualmente: "Estoy metido en algo negativo. Acabas aislado. Te advierto que no profundices en ello. No sabes el infierno en el que estoy metido."

En cuanto a los 'hombres de negro' - no comían ni bebían, ni tampoco había mujeres entre sus filas. En las angostas carreteras de las Bahamas se desplazaban en los típicos "Cadillacs negros", pero con 'ojos mágicos' que conducían el vehículo, facilitando su conducción. Los HDN tropicales también tenían el don de hacerse borrosos o invisibles en las fotografías.

Blomqvist dice lo siguiente en cuanto a la presencia de los misteriosos seres oscuros, dice: "No hay razón para creer que estos seres son extraterrestres. Se mueven entre nosotros sin dispositivos y obviamente llevan mucho tiempo en nuestro medio. Hay informes sobre Hombres de Negro que se remontan al siglo XIX. Mi especulación personal es que estos seres son de nuestro mundo pero corresponden a una evolución distinta. En la literatura teosófica hay menciones frecuentes de otras dos evoluciones que comparten este mundo con nosotros. Es posible que no sean ni buenos ni malos, pero que pueden ser utilizados por aquellos que saben cómo hacerlo. John Keel está en lo cierto cuando dice que no hemos estado interactuando con los amos, sino solo con sus esclavos".

 

0 Comments:

Post a Comment

<< Home