Monday, July 14, 2014

Guillermo Giménez: Nueva Extraña Presencia Humanoide en las Playas de Necochea, Argentina

NUEVA EXTRAÑA PRESENCIA HUMANOIDE EN LAS PLAYAS DE NECOCHEA, ARGENTINA

Una investigación de:
Guillermo D. Giménez



Una vez más tenemos información directa de extrañas presencias durante el pasado mes de Mayo de 2014 en las costas bonaerenses de Necochea, en Argentina.
Allí hemos localizado cuatro (4) testigos que nos hablan de la visualización de extrañas luces en horas de la noche, en la costa misma necochense, en la playa, como así también la observación de un extraño ser tipo humanoide, hechos acaecidos el día Domingo 18 de Mayo y el Martes 20 de Mayo en horas de la noche.
En ambos casos la observación fue desde un departamento de la zona de la costa en la propia villa balnearia necochense.
Cabe aclarar que en estas fechas eran noches muy frías y para el primer episodio con lluvia/lloviznas. Las playas necochenses se encuentran iluminados por grandes reflectores en la parte central de la Villa Balnearia, lo que permitió en estos casos poder ver estas extrañas presencias.
Los nombres de los protagonistas han sido cambiados a solicitud de los mismos, pero obran todos los datos en mi poder.
Escuchemos a continuación a los protagonistas de estos sucesos.


EXTRAÑAS LUCES SOBRE LA PLAYA


La noche del Domingo 18 de Mayo de 2014 era muy fría, con lluvias y lloviznas. Nadie había ya en la costa. Un poco de viento reinaba en la misma. Allí dos Técnicos de una importante empresa al que llamaremos Ramiro Z. y Cristian B. se hallaban mirando por la ventana de un departamento que está ubicado frente a la costa, en el piso Nro. 11 de un importante y nuevo edificio de la villa.

Ramiro Z. y Cristan B. son Profesionales en distintas áreas Técnicas. Desempeñan funciones en una importante empresa de Necochea. Cuentan con 48 y 50 años de edad respectivamente. Ellos nos dicen:

“Nos hallábamos mirando por la ventana del departamento que está ubicado frente al mar y algo nos llamó la atención. Allí unas extrañas luces iluminaban la propia orilla del mar, pero por su distancia no se distinguía bien de qué se trataba. Grande fue nuestra sorpresa que momentos después de observar estas luces que estaban ubicadas a la altura de la Avenida 2 y calle 81 aproximadamente pero sobre la costa, sobre la propia orilla, vimos que de la nada iba en esa dirección una persona que no pudimos distinguir bien, decimos persona porque era una figura humanoide que iba en dirección a las luces. Allí llamamos a otra persona al que llamaremos Guadalupe P. para que observara lo mismo. Lamentablemente no pudo ver a esta figura humanoide sí vio por instantes a las luces que se hallaban en la propia orilla del mar, en la playa misma. Al cabo de unos momentos la figura desapareció como así también las extrañas luces de la costa. Eran aproximadamente las 22.15 / 22.20 hrs de la noche. Cabe aclarar que no se trataba de vehículo 4x4 ni moto alguna que si pueden andar en la playa, ya que las luces eran distintas y abarcaban como un reflector esa área de la costa. Además estaba lloviendo y nadie en esas circunstancias va a pasear por la costa, de noche, con mucho frío y lloviendo”.


Y así dejé a mis dos testigos, ambos son totalmente calificados por los estudios y funciones que tienen en sus trabajos.
Ellos consideran que se trataba de un extraño objeto, aunque no pudieron distinguir tamaño ni forma y también quizás era su tripulante lo que vieron de forma humanoide que por alguna razón se detuvo sobre la costa para luego regresar y desaparecer abruptamente. No pudieron distinguir vestimenta ni rostro alguno.
Cabe aclarar que es muy común observar luces y objetos en la costa necochense, sobre el mar, saliendo y/o ingresando al mismo, ubicarse por sobre buques que están en espera de ingresar a Puerto Quequén-Necochea, en fin, la casuística es muy abundante en esto y yo mismo he sido protagonista alguna vez de estas observaciones.


EXTRAÑA PRESENCIA HUMANOIDE EN LA COSTA


Dos días después de estos sucesos, más precisamente para el día Martes 20 de Mayo la Sra. Guadalupe P. y su hija Marcela P. observan la extraña presencia de una “persona”, tipo humanoide que “flotaba al caminar” por la costa misma, también en horas de la noche sin que nadie hubiera en ésta. Ellas estaban en su departamento ubicado frente a la costa necochense en la Avenida 2 de la misma.

Escuchemos a continuación a las protagonistas de estos sucesos.

Aquí el testimonio de Guadalupe P., Profesional, casada, tres hijos, 52 años. Cubre un alto cargo en un Instituto Educativo de Necochea:

“El día 20 de Mayo a las 22.15 hrs aprox. mi hija de 17 años me llamó porque observó algo “raro” desplazándose a la orilla del mar de sur a norte. Aclaro que vivimos frente al mar Piso 11. Era una noche despejada pero muy fría. Se distinguía una figura etérea en tonos blancos pero al mismo tiempo transparente. De unos 1.60/1.65 metros de altura, normal. Considerando el frío que hacía esa noche, nos llamó mucho la atención, daba toda la sensación que se trasladaba en el aire (no apoyaba los pies). Para poder observarlo mejor, apagamos las luces del departamento y nos asomamos al balcón abriendo la ventana. Pudimos confirmar que esa figura se desplazaba en el aire. Frente a nuestro departamento a orillas del mar hay una plataforma de madera (usada en el verano como bar y venta de licuados), esta figura se detuvo por unos segundos ahí para luego continuar. Lo divisamos unos metros más pero lo perdimos de vista frente a los médanos. Cabe aclarar que las playas están iluminadas hasta ahí. Desconocemos si se internó en el mar o continuó caminando hacia la dirección de la escollera. Todo esto sucedió en unos 250 metros de recorrido”.

Aquí el testimonio de su hija Marcela P., estudiante, 17 años:

“El día 20 de Mayo del 2014 era una noche muy fría, seríanclas 22.15 hrts aprox., estaba sentada en el sillón de mi departamento, en el Piso 11 situado frente a la costa marítima de Necochea, mirando el mar, los reflectores alumbrando la playa, no andaba nadie, pero identifico en la orilla a una “persona”, por tal razón llamo a mi mamá para que mire y ella al quedarse unos segundos observándolo se da cuenta que no era una persona ya que no se veía que tuviese ropa, ni bufanda, ni gorra, ni zapatillas (y como aclaré al principio, era una noche muy fría) por eso apagamos las luces del departamento, nos asomamos al balcón y se veía más claro. Era una figura de aprox. 1.60 creo yo, estatura normal, muy difuso, la parte inferior del cuerpo casi no se veía , pero lo que sí se notaba claramente era que iba en el aire, como si fuese flotando, siguió así unos 100 metros hasta llegar a una plataforma con pilotes de madera que en verano funciona como bar de venta de licuados, allí detuvo su marcha, estuvo unos pocos segundos y siguió su andar 150 metros más, aunque cada vez se notaba menos su figura, se iba haciendo más difuso, hasta que finalmente desapareció por completo.
La verdad que es la primera vez que veo algo así, quedé anodadada, por eso todas las noches miro por el balcón esperando volver a ver algo así”.

Y aquí están los testimonios directos de las protagonistas de esta extraña observación. Plena costa necochense, noche muy fría, nadie alrededor. Preguntado sobre luces cercanas en la orilla del mar o en otro lugar me respondieron ambas que no había luces extrañas como en el caso anterior. Sí vieron nítidamente esta extraña figura Humanoide que flotaba nítidamente al caminar. Estaba en el aire. En momentos parecía que se esfumaba ya que había partes del cuerpo que no se veía. Aparentemente talla normal. ¿Se trataría del mismo ser observado dos días atrás por Ramiro Z. y Cristian B.? ¿Qué buscaba en la orilla del mar y en su caminata por la costa? ¿Dónde se dirigió finalmente?


A MODO DE CONCLUSIÓN:


Necochea no es ajena a las observaciones OVNI y presencias de sus tripulantes. Personalmente he investigado decenas de casos con múltiples testigos de diversa índole social y cultural, hallando aquí verdaderos casos de encuentros OVNI como así también la presencia de sus tripulantes, a modo de ejemplo puedo citar algunos principales sucesos, como el famoso incidente al que denominé “Caso Amelia, Contacto en Necochea –Arg-“ sucedido el pasado 4 de Febrero de 1988 con la visualización de dos seres humanoides, años atrás el 31 de agosto de 1978 la observación de extrañas figuras amorfas, caso al que denominé: “Caso Estancia La Dulce (Necochea-Arg), Encuentro OVNI con presencia de Entidades Amorfas”, y ahora más recientemente la extraña fotografía obtenida el pasado mes de Noviembre de 2013 en la playa misma de Necochea mostrando la figura de un Humanoide de gran altura, fotografía que dio la vuelta al mundo por diversos medios informativos y ufológicos. Caso que titulé: “El Humanoide de las playas de Necochea –Arg-“. También han dejado la impronta de sus huellas en diversos casos de aterrizajes, a modo de ejemplo puedo citar los sucesos del Aeroclub Gral. Necochea del 9 de Noviembre de 1968, las huellas halladas el pasado mes de Febrero de 1988 en una casa en el propio Parque Miguel Lillo de Necochea, los seis círculos descubiertos el jueves 11 de Febrero de 1988 en los predios que tiene la Sociedad Rural de Necochea, caso al que denominé: “Extrañas Huellas en Necochea –Arg-“, y finalmente otra huella hallada el pasado 24 de Diciembre de 2013 en las cercanías de un campo en Necochea, investigación al que llamé: “Extraña Huella hallada en un campo cercano a Necochea –Arg-“ donde en el medio del sembradío de trigo se halló un gran círculo de 11 metros perfecto. Y los casos continúan y podría seguir enumerándolos, persecuciones OVNI como el famoso caso que denominé: “El Incidente de Necochea –Arg-, Análisis de un Contacto” ocurrido en agosto de 1962, micro oleadas OVNI acontecidas en 1978 durante el mes de agosto en esta región, y muchos sucesos más acontecidos en distintas épocas del año desde 1962 (rastreadas por mí e investigadas años después ya que para esa fecha aún no había nacido) hasta la fecha. Múltiples observaciones OVNI sobre la ciudad, sobre el mar, sobre el Río Quequén, sobre el Parque, sobre la vecina localidad de Quequén, fotografías, filmaciones de estos sucesos, encontrando así la más variedad de testigos como protagonistas de estos hechos.
Lo sucedido en estos casos del pasado mes de Mayo en las costas argentinas de Necochea se suman a esta casuística, rica e importante dentro de la ovnilogía mundial. Personalmente considero que estos hechos acontecieron tal y como lo relatan los protagonistas. Una extraña figura humanoide recorrió por motivos que ignoramos la costa necochense en horas de la noche del pasado mes de Mayo de 2014.


Investigación: Guillermo D. Giménez,
Necochea – Argentina –
E-mail: gdgneco@yahoo.com

Thursday, July 10, 2014

Lagos Encantados y Ciudades Perdidas




Lagos Encantados y Ciudades Perdidas
Por Scott Corrales, Arcana Mundi
© 2014


En su trabajo “Magical Powers, Mystical Beings and Haunted Waters” (1996), David Brakke, estudioso de la Facultad de Ciencias y Matemáticas de la Universidad de Towson (Maryland, EEUU), señala lo siguiente: “Aparte de sus numerosas cualidades positivas o restaurativas, el agua también tiene connotaciones de misterio e intriga. La superficie tranquila y vítrea de los lagos y estanques puede reflejar las manifestaciones fantasmales del mundo de los espíritus. El agua está vinculada a la muerte, donde el fondo insondable de los lagos o los mares, cuerpos sin fondo, representa la tierra de los muertos o el reino de los espíritus del otro mundo. Con esta amplia gama de significados no debe sorprendernos que los cuerpos de agua – los lagos en particular – atraen y repelen, fascinan y asustan. Aunque son partes íntimas del panorama, no entendemos los lagos en sí. Las propiedades esenciales de los lagos son ignoradas a menudo en las historias folclóricas o en la literatura.”
Basta con ver el aspecto que adquiere un cuerpo de agua con el cambio de condiciones atmosféricas – es decir, el espejo de agua sonriente bajo cielos despejados adquiere matices plomizos y carentes de vida bajo los cielos nublados, amedrentando a los que lo miran y tienen que ganarse la vida en sus aguas – como para darle la razón al largo planteamiento de Brakke que hemos elegido para comenzar este artículo.

Uno de estos extraños cuerpos de agua es el lago Issyk-Kul en Kirguistán. Con una superficie total de dos mil cuatrocientas millas cuadradas, el Issyk-Kul ocupa el segundo lugar entre los lagos de montaña más grandes del planeta, a una elevación de cinco mil doscientos pies, ye l primer lugar le corresponde al Titicaca en Bolivia. Alimentado por cientos de vertientes, el lago tiene la extraña propiedad de nunca congelarse, a pesar de los rigores del invierno en esas latitudes y elevaciones. El cuerpo de agua gozó de gran popularidad durante la época de la Unión Soviética como balneario – calidad que recuperado en décadas posteriores – y los visitantes puede deleitarse caminando sus costas, navegando sus aguas, o sencillamente contemplando las nevadas cimas de las sierras Teskey Ala y Kyungey Ala, formaciones orográficas conectadas a la cordillera Tian Shan. Pyotr Semyonov la describiría en su bitácora de viaje como “una preciosa aguamarina en la montura plateada de las nevadas serranías circundantes".

Crónica de una visita presencial

En el 2000, la viajera Claire Barnes tuvo la oportunidad de visitar el Issyk-Kul y su entorno y proporcionar una serie de impresiones de gran valor para los que no tenemos los medios para emprender dicho recorrido. “Las formaciones geológicas son espectaculares en algunos sitios – sobre todo entre los lagos del Dragón y Kzil. Los frescos budistas en Kizil y la caravanera de Tash Rabat fueron placeres anticipados, y hay que destacar el mausoleo de Ozgón, aunque Uzbekistán cuenta con mayor riqueza de monumento islámicos”.

La viajera agrega lo siguiente, y esto es lo que nos interesa: “Me sentí intrigada por la magnitud y el potencial de otros materiales arqueológicos, enormes sitios como Burana, devastada por Genghis Kan, y los extraordinarios restos de civilizaciones anteriores, mal explicadas, tal como el Hombre Dorado, los sitios sumergidos de Issyk-Kul, túmulos funerarios cuyos tesoros acabaron en Rusia y los petroglifos. […] El día miércoles 29 pude inspeccionar los restos visibles de algunas ciudades sumergidas visibles desde la orilla. Existe un departamento de arqueología kirguiz, pero aparentemente hace muy poco debido a la falta de ímpetu y de fondos, mientras que la colaboración con los extranjeros es tabú tras las malas experiencias con los buscadores de tesoros. Es una pena, porque el potencial es enorme.”

El que esto escribe se comunicó con Barnes para indagar sobre algunos de los particulares de su visita, particularmente el hecho de que la agencia RIA Novosti era la única fuente de muchas de estas narrativas sobre expediciones al Issyk-Kul. Esta fue su respuesta: “Estimado Scott, me temo que no puedo brindar datos corroborativos. Existen sitios arqueológicos fascinantes en la zona, pero no tengo idea sobre las investigaciones realizadas de manera sistemática ni de lo que haya escrito fidedignamente. Tengo entendido que de las numerosas excavaciones realizadas, los artefactos tangibles y los conocimientos adquiridos fueron repatriados a Rusia”.

Entre las brumas de la historia

Pero sus bondades turísticas, obviamente, no son lo que nos interesa aquí. Una leyenda muy parecida a la del rey Midas nos informa que el monarca de estas tierras tenía orejas puntiagudas como las de un asno, secreto conocido solamente por su barbero, que se desvivía por contar lo que sabía a alguien, pero temeroso de la cólera del rey. Decidió entonces gritar el secreto a viva voz al fondo de un pozo, pero olvidándose de taparlo. Las aguas subieron de la profundidad del pozo para anegar la superficie y eventualmente el país del rey Ossounes, formando el lago Issyk-Kul. Las aguas supuestamente ocultan cuatro ciudades olvidadas por el hombre.

O tal vez no tan olvidadas, ya que se dio a conocer en el 2008 que un grupo de estudiosos había descubierto “una civilización antigua” en el fondo del lago. Según Nikolai Lukashov, el consorcio internacional de investigadores había comprobado la existencia de una civilización cuyo desarrollo “era comparable con el de las culturas helénicas del Ponto Euxino (Mar Negro) y las costas mediterráneas de Egipto”.

Los investigadores afirmaron haber localizado “asentamientos de importancia” correspondientes a una cultura desconocida. Entre los estudiosos se mencionan los nombres de Vladimir Ploskikh, Svetlana Lukashova y el autor del artículo, con certificaciones impecables como buceadores, ya que la arqueología subacuática lo exigía. “Los buzos se sumergieron en el lago numerosas veces para estudiar su fondo.”

Grande fue la sorpresa de los participantes en la investigación cuando descubrieron los restos de una gran ciudad de más de quinientos metros de contorno y grandes murallas a profundidades que oscilaban entre los siete y doce metros. “Era una metrópolis para su época,” escribe Lukashov, “y también encontramos túmulos funerarios escitas, erosionados por los siglos, con numerosos artefacto de bronce en buen estado de conservación: hachas de batalla, puntas de flecha, dagas, objetos descartados por los herreros y una barra de oro de facetas múltiples, la moneda de curso legal de aquel entonces”. Se hace mención de un caldero ritual, hecho de bronce, cuya elaboración sugiere una metalurgia que solo se obtiene mediante el “uso de gases inertes”, algo más allá de la sofisticación de una cultura de aquella época, que también se manifiesta en los espejos y armas de bronce hallados en el lago.

El autor hace un paréntesis sumamente interesante, mencionando que los exploradores rusos Dmitry Przevalsky y Pyotr Semenov-Tian-Shansky habían lanzado sus expediciones asiáticas desde las costas del Issyk-Kul. Los rusos había visitado Venecia a mediados del siglo XIX para consultar el Atlas Catalán de 1375 de Cresques Abraham, uno de los mapas medievales más importantes, en el que descubrieron un dato fascinante. El lago aparentemente aparecía en el mapa con la siguiente leyenda: “El punto se denomina Isicoll. Aquí existe un monasterio de los hermanos armenios, que supuestamente contiene los restos del apóstol y evangelista San Mateo”.



Los exploradores se dieron a una búsqueda infructuosa del monasterio olvidado, y Lukashov conjetura que “habría acabado sumergido en las aguas del lago”, que parece estar sujeto a cambios bruscos en su nivel de agua a consecuencia de terremotos y diluvios provenientes de los lagos a alturas superiores (refiriéndose tal vez al Kapshagay y al Sorbulak, o los lagos Kolsaiskie que ahora forman parte de un parque natural). “Las aguas retroceden al paso del tiempo, y la gente vuelve a ocupar sus costas, a la merced de otras inundaciones que se producirán dentro quinientos o setecientos años”.

En el 2004, la Big News Network (www.bignewsnetwork.com) anunciaba otra expedición conjunta de Rusia y Kirguistán a las aguas del Issyk-Kul encabezada por Vladimir Poloskih, haciendo mención de una isla desaparecida en el lago que en algún momento fue utilizada por el conquistador Timur para ocultar su tesoro y rehenes. Los vecinos de las comunidades circundantes habían bautizado la isla desconocida con el mote de “Atlántida” en honor al desparecido continente descrito por Platón en sus obras.



Ya correspondan a el legendario Ossunes o al más que histórico Timur, las ruinas supuestamente cubiertas por las aguas del Issyk-Kul no serían las únicas en Asia. La agencia de prensa Xinhua anunció el lanzamiento de la primera expedición de arqueología submarina china a las profundidades del lago Fuxian en la provincia de Yunnan. Se cree que la ciudad sumergida corresponde a la época de la dinastía Han. La república de Turquía también cuenta con ciudades anegadas, como la populosa Zeugma de la era helenística, ciudad fronteriza de los romanos finalmente abandonada tras el ataque parto del 252 d.c., cedida a las aguas tras la construcción de un embalse en el año 2000.

Wednesday, July 02, 2014

Bigfoot: Ahora Más Que Nunca



BIGFOOT: AHORA MAS QUE NUNCA
Por Scott Corrales
© 2014


Seamos escépticos. La existencia de una criatura homínida en los bosques y pantanos de América del Norte es totalmente imposible: Ningún mamífero terrestre cuya estatura – según anécdotas – oscila entre 3 y 4 metros puede pasar desapercibido en una región del mundo que, a pesar de estar escasamente poblada, recibe cobertura masiva de medios electrónicos las veinticuatro horas al día. La ausencia de los recursos alimenticios que necesitaría semejante criatura se notaría enseguida, ya fuese vegetariana o carnívora. Basta con visitar YouTube para ver la cantidad de fraudes realizados por cazadores y gente de campo deseosos de lucrarse del tema, o conseguir su propio programa de televisión o radio. De paso, cualquier bachiller en antropología levantaría la mano para informarnos – lleno de razón y sapiencia – que los registros geológicos no contienen señal alguna de la existencia de superhomínidos, a pesar de haber confirmado la existencia de grandes mamíferos carnívoros durante el Pleistoceno, como el temido oso de cara plana. Otro argumento contra la existencia de estos seres es la ausencia total de huesos en los bosques, llevando a los escépticos de lenguas más filosas a sugerir que "los huesos del Bigfoot se hacen polvo por arte de magia", citando la falta de lógica en suponer que somos capaces de hallar las osamentas de criaturas que murieron hace millones de años, pero no las de una gigante contemporáneo. El enorme gigantopiteco pudo haber cruzado el puente de Beringia junto a tribus humanas, pero eso queda en un gran veremos. Así que, nada de Sasquatch, ni de Bigfoot, ni seres de ningún otro nombre o descripción.

Pero surge una interrogante. ¿Qué debemos hacer con todos los informes recibidos desde el siglo XIX sobre la presencia de estos seres en los bosques canadienses y estadounidenses? Si el 99.9 por ciento de este material es fraudulento – incluyendo vídeos de seres monstruosos, grabaciones de terribles alaridos en los bosques y en zonas no tan boscosas del país, informes presentados ante la fe de notarios y artículos en revistas de distintas clases – aun nos quedaría una fracción que catalogaríamos como “casos inexplicados o de naturaleza incierta”.

Seamos crédulos. Desde hace dos siglos, cuando exploradores al servicio de los virreyes de la Nueva España dejaron constancia escrita de la creencia en estos seres, la existencia de grandes homínidos peludos en el continente ha representado un factor inquietante.

No sé qué decir de un matlog habitante de la Serranía de quienes todos tienen un temor imponderable”, escribe el naturalista José́ Mariano Moziño Suárez de Figueroa en un lejano 1792. “Figúranle un cuerpo muy monstruoso, poblado todo de rígidas cerdas negras, la cabeza semejante a la humana pero con los colmillos más grandes, agudos y fuertes que los del oso, larguísimos los brazos, y los dedos de pies y manos armados de largos y encorvadas uñas. Sus gritos solos, dicen ellos, derriban por tierra a quien los escucha, y que hace mil pedazos al desdichado cuerpo sobre el que descarga alguna manotada. Presumo que la historia del matlog tenga el mismo fundamento que la de la creación del hombre que acabo de referir, o que desde una época antiquísima haya recibido la tribu de que deben estos naturales su origen a algunas noticias de la existencia de Demonios [...]

Cincuenta años después, el ilustrador Paul Kane, entre los primeros europeos en avistar el volcán Mount St. Helens, escribe en su diario que los nativos sienten temor por las criaturas que viven en las cercanías de la gran formación geológica. “Cuando llegamos a la desembocadura del rio Kattlepoutal, veintiséis millas al sur de Vancouver, me detuve para hacer un boceto del St. Helens, tal vez cuarenta millas de distancia de nosotros. Esta montaña jamás ha sido visitada por blancos ni indios, y estos últimos afirman que está habitada por una raza de seres de una especie totalmente distinta, caníbales que les inspiran gran pavor…estas supersticiones provienen de las declaraciones de un hombre que – según ellos – visitó la montaña con un amigo pero logró evitar la suerte de su compañero, quien acabó siendo devorado por los “skookums” o “genios malvados”. Ofrecí una bonita suma de dinero a cualquier nativo que me acompañara en esa investigación, pero no encontré ninguno lo suficientemente tozudo como para visitar dicho lugar”.

Desde 1847, cuando Kane hizo dicho apunte en su libreta de campo, los avistamientos y testimonios sobre el sasquatch, skookum, see-ha-tik, Bigfoot o como se le quiera llamar han sido numerosos, alcanzando los miles e incluyendo testimonios de figuras prominentes como el presidente Teodoro Roosevelt, cuyo amor por la cacería y los grandes espacios abiertos del continente le llevaron a incluir una mención de los sasquatch en su libro Wilderness Hunter.

Olvidemos las brumas del pasado y volvamos al presente – firmes en la creencia de estos seres – utilizando como argumentos para respaldar su existencia el hecho de que el condado de Skamania en el estado de Oregón (EE.UU.) ha decretado multas de diez mil dólares y cinco años de cárcel a cualquier cazador que dispare contra un Bigfoot (Ordenanza Municipal 69-01 del 4 de abril de 1969): “POR LO TANTO, SEA RESUELTO que la muerte premeditada, voluntariosa y arbitraria de tal criatura se castigará con una multa que no sobrepasará los USD$10,000 y/o encarcelamiento en la cárcel del condado por un plazo que no excederá los 5 años”.

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos de América, responsable de crear los grandes proyectos hidrográficos de la nación, también se ha pronunciado sobre la existencia de estos seres: El Atlas Ambiental del Estado de Washington, en su edición de 1974, incluye al sasquatch como una especie existente en dicho estado, describiéndola como una criatura entre 2 y 4 metros de alto, con peso de hasta 500 kilogramos y pies que miden hasta 60 centímetros de largo. Esta mención oficial del homínido de los bosques es esgrimida por muchos que desean extender protección oficial a la especie, a pesar de no tener pruebas físicas de su existencia. Algunos temen que el decreto de protección al Bigfoot representaría un desastre para la industria maderera estadounidense, que goza de considerable importancia no sólo en el noroeste del país.


El debate sobre la existencia o inexistencia de estos seres no toma en cuenta las creencias religiosas de muchas tribus nativoamericanas que sencillamente se niegan a visitar ciertas regiones boscosas por ser “propias de la gente del bosque” – los homínidos bautizados con distintos nombres según la tribu en cuestión: Yi' dyi'tay para los Tillamuk, Sasahevas para los Salish, Seatco para los Yakama, Tsonaqua para los Kwakwaka'wakw, Oh-Mah para los Hoopa....una letanía de nombres que vienen a significar los mismo, hombres salvajes del bosque. Algunas tradiciones nativas apuntan a la existencia de Bigfoot como un espíritu protector de las florestas – algo así como los ents de El Señor de los Anillos - mientras que otras lo consideran un temido caníbal contra el cual lucharon las tribus en la antigüedad.

Desde la década de los ’70 se comenzaron a recibir casos de la presencia de estos seres peludos lejos de los bosques y en los desiertos y pantanos del país, con un considerable número de casos tomando lugar en los suburbios de las grandes ciudades del país, llevando algunos a pensar que se producía un desplazamiento de estos seres debido a la contaminación del medio ambiente u otros factores. Algunos de estos incidentes resultaron ser sorprendentes, como veremos a continuación.

Casos alucinantes

El 15 de junio de 1977 era un día de primavera normal al norte de la populosa ciudad de Pittsburgh, Pennsylvania (EEUU) y la noche se tornaba calurosa. El propietario de una casa en el suburbio de Allison Park bajaba a la cocina a tomarse un vaso de agua. Mirando por la ventana sobre el lavadero, notó que la luz sobre su piscina - activada por movimiento - estaba encendida. Al fijarse bien, el corazón le dio un vuelco: una descomunal criatura peluda estaba arrodillada delante de la fuente de agua, tomando sorbos de agua con la mano. Incapaz de moverse por el temor que le infundía el extraño ser, el hombre no pudo hacer más que ver como la criatura asumía una postura vertical, iluminada plenamente por el poste de luz. Estaba cubierta de pelambre negro y largo, alejándose sin más de la piscina a la vez que emitía extraños gruñidos y chillidos, rompiendo las ramas de los árboles para abrirse paso.

Este sería uno de los casos más impresionantes de la oleada de grandes homínidos extraños que se dejaron ver entre 1973 y 1979 en el oeste del estado de Pennsylvania, representando una fuente de preocupación para las agencias del orden público, que no dudaron en pedir ayuda a los investigadores civiles del fenómeno – algo que casi seguramente no sucedería en nuestros tiempos – para lidiar con los casos. El Westmoreland County UFO Research Group, dirigido por Stan Gordon, recopiló casos que van desde simples encuentros con seres peludos que cruzaban carreteras o que robaban manzanas de los huertos a singulars encuentros como el de Westmoreland County, con la presencia de dos seres peludos (¿adulto y joven?) y extrañas luces que fueron asociadas con el fenómeno ovni.
Es muy posible que esta oleada haya sido dado luz a una de las teorías sobre el origen de Bigfoot que ha causado más resentimiento entre los interesados en el fenómeno: la posible asociación entre las criaturas y los OVNI, ya sea como mascota, experimento o pasajero a bordo de estas naves u objetos. Hace cuarenta años había mayor aceptación de teorías heterodoxas, y en la actualidad solo se permite ser partidario de la existencia del “supermono” Bigfoot o negar su existencia. Me permito una anécdota: en el 2002 un investigador del tema me invitó a tomar parte en la conferencia anual sobre los Bigfoot celebrada en Quakertown, Ohio. Al advertirle que mi opinión sobre el tema rayaba en lo paranormal, el investigador soltó una carcajada, respondiendo: “Será mejor que no vengas entonces, porque te arrojarán latas de cerveza, y no todas ellas vacías”.

Stan Gordon recuerda lo siguiente sobre aquella lejana época. “Las narraciones sobre Bigfoot representaron una noticia importante en los medios, sobre todo en las comunidades en las que supuestamente tomaban lugar los avistamientos. El Latrobe Bulletin, el Irwin Standard-Observer y el Jeannette News Dispatch figuraron entre los medios locales que informaron sobre los sucesos a la par que sucedían […]. Mientras que algunas personas daban parte sobre avistamientos recientes de las criaturas, otros afirmaban haber visto estas bestias peludas en años anteriores. Otras personas se ofrecían para tomar parte en la búsqueda de los animales misteriosos, y otras dejaban entrever que estaban muy asustadas. Las líneas telefónicas y la radio de dos vías en mi hogar estaban activas de día y de noche. Las transmisiones de la policía también abordaban incidentes relacionados con posibles avistamientos de estos seres”. (Gordon, Stan. Silent Invasion: The Pennsylvania UFO-Bigfoot Casebook, p.83)

Sasquatch y sus parientes, relegados a los bosques de la costa del Pacífico, se manifestaban en todas partes del país. Uno de los mejores libros escritos jamás sobre estos seres es el del investigador Peter Guttilla (The Bigfoot Files) que aborda un caso estremecedor en las cálidas noches californianas.


El investigador dedica uno de los capítulos de su libro a lo que denominaremos “el caso Baddour” por el nombre del psiquiatra californiano cuyas experiencias fueron la base de las experiencias. Guttilla afirma que el psiquiatra, a pesar de seguir activo en 1992, se negaba a ser entrevistado por los investigadores del fenómeno sobre los incidentes que tomaron lugar en 1971 alrededor de su casa en Alpine, una comunidad cercana a San Diego, descrita por Guttilla como “poco poblada, empinada, seca y llena de matorrales. El psiquiatra prometió que escribiría un libro que cambiaría la forma de pensar de la humanidad acerca de los “zoobies” - nombre que le daba a las extrañas criaturas que acechaban su hogar en la desértica región.

El investigador transcribe una grabación que le fuera enviada por Matt Moneymaker, director del grupo BFRO (Bigfoot Research Organization) y uno de los protagonistas del programa de televisión “Finding Bigfoot” en el canal Animal Planet, propiedad de Discovery Channel. Surge de la cinta que la policía local había detenido al doctor Baddour por portar un revólver singular – una .44 magnum con cañón de 6 pulgadas, popularizado por el personaje Harry el sucio interpretado por Clint Eastwood. El especialista afirmó que semejante arma era necesaria para defender a su familia contra los “zoobies” que irrumpían en el patio de su casa y cuyas estaturas oscilaban entre 1.50 m y 2.4 metros, y representaban una fuente de preocupación para la familia, que consistía del médico, su esposa, y dos hijos.

Uno de los detalles más importantes que contiene la grabación – a mi juicio – consiste en la advertencia que le hiciera al doctor Baddour el propietario original de la casa en la apacible y apartada comunidad de Alpine: no se le ocurra cambiar las bombillas. Fue entonces que Baddour descubrió que todas las bombillas en la casa – sus recámaras, baños y áreas públicas – eran de color amarillo y del tipo empleado en los hogares estadounidenses para espantar insectos. El propietario insistió con vehemencia que no debería tratar de cambiar las bombillas, sino acostumbrarse al color amarillo. Haciendo caso omiso del consejo, Baddour se enteró demasiado tarde que el extraño color tenía la propiedad de ahuyentar a los “zoobies”.

La familia tuvo que enfrentar otros cambios con su nuevo hogar, entre ellos prescindir de salir de noche, ya que las criaturas merodeaban los matorrales, dejando extrañas pisadas de cuatro dedos que fueron fotografiadas por la policía local.

Teorías para todos los gustos

Las teorías sobre el origen y la naturaleza de esta enigmática criatura son tan numerosas como las que se han propuesto para el fenómeno OVNI. De hecho, existen varios puntos de contacto entre la investigación de Bigfoot y la ovnilogía, como la importancia que ocupa la película Patterson-Gimlin (el famoso rodaje que muestra a la criatura - hoy denominada "Patty" - en movimiento) en comparación con la reverencia que se da al caso Roswell en el mundo del platillismo.

(1) Bigfoot como críptido de carne y hueso. La teoría respaldada por el grueso de los entusiastas e investigadores del fenómeno apunta que la criatura tiene una presencia física real apoyada por las huellas, pelos y fuentes de ADN que se han recopilado con el paso de las décadas. Los científicos que investigan esta posibilidad consideran que el Gigantopithecus blacki, el Paranthropus u H. Heidelbergensis son posibles candidatos para su origen.
(2) Criaturas de la tierra hueca. Durante algún tiempo se barajó la posibilidad de que los Bigfoot, con sus ojos fosforescentes, tenían su origen en cuevas y túneles bajo la tierra, creencia propia de tribus del suroeste americano, como los hopi y los navajo.
(3) Seres del Tiempo y del Espacio. Tomando prestado el título de la obra de John Keel, esta posibilidad sugiere que el origen no solo de Bigfoot, sino de otros seres "fuera de lugar" como el hombre polilla, el chupacabras y muchos otros se encuentra en dimensiones paralelas u otros niveles de existencia, accediendo a nuestra realidad de manera deliberada o accidental. Esta teoría desagrada tan fuertemente a los creyentes en el Bigfoot como "supermono" como la hipótesis interdimensional de los OVNI molesta a los adeptos de la ETH. Sin embargo, científicos como Colm Kelleher participaron en iniciativas como la del "rancho Skinwalker" del estado de Utah, cuyos resultados arrojaron la posibilidad de que seres parecidos a Bigfoot entraban a nuestra realidad a través de un túnel de luz.
(4) Teoría del poltergeist planetario. Bigfoot representa una alucinación creada por el "spiritus mundi" o Gaia en momentos que el planeta atraviesa situaciones de peligro (guerras, terremotos, etc.)
(5) Magia negra. Bigfoot y seres afines son el resultado de hechizos y rituales realizados por practicantes de la magia negra en distintas partes del mundo -- chamanes nativoamericanos y siberianos, brujos africanos y los sacerdotes "bon" del Tibet. Esto nos hace recordar la criatura simiesca que apareció durante una sesión espírita en Europa durante la década de los ’30, cuyo olor llenó la sala.
(6) Experimentos genéticos. El mundo heterodoxo, cada vez más controlado por los creyentes en grandes conspiraciones mundiales, aporta la creencia de que Bigfoot y otros seres parecidos pueden ser víctimas de experimentos secretos diseñados para crear supersoldados. Dado el estado avanzado de la experimentación genética, esta teoría puede tener mayor peso que las demás. (Ver:"Cuéntame una de mutantes: Experimentos anómalos en EE.UU." - http://arcanamundiblog.blogspot.com/2007/05/cuentame-una-de-mutantes-experimentos.html)
(7) Polizones de los OVNI. Si somos visitados por platillos voladores de distintas partes del universo, ¿serán estas criaturas polizones o "ratas" que infestan el interior de estas inmaculadas naves? La conexión entre la ETH y Bigfoot ha sido investigada en el pasado por autores como B. Ann Slate, Peter Gutilla y otros.

En fechas recientes se han agregado otras hipótesis que en realidad pueden considerarse como subcategorías de las anteriores. Una de ellas une a los Bigfoot con los “nefilim” bíblicos, apoyándose mayormente en el aspecto físico de Esau, que nació cubierto de vello (Genesis 25:25), aunque la vertiente religiosa también opta por Caín – hijo de Adan y Eva – como el primero de estos seres monstruosos “condenados a vagar por la tierra” y que la marca de Caín es el denso vello que caracteriza a los escurridizos Bigfoot. Habría que incluir en esta posibilidad el vínculo que hacen los investigadores religiosos con los “gigantes que ocupaban la tierra de Canaán” a la llegada de los hebreos, refiriéndose concretamente a los temidos “anakim” que moraban en las cercanías de la actual Hebrón. Los gigantes, a pesar del temor que causaban entre los hebreos, fueron finalmente exterminados por Josué (15:14) y reducidos a las ciudades filisteas de Gaza y Gath, cuna del guerrero Goliat que sería vencido por el futuro rey David.

Una de las hipótesis más inquietantes proviene del libro Bigfoot de B. Ann Slate y Alan Berry (famoso por ser el primero en mencionar las “grabaciones de la Sierra” que en la actualidad se consideran como un diálogo entre seres no humanos): que estos seres peludos representan la materia prima de la cual el creador universal crearía una nueva especie para sustituir a los humanos después de nuestro autoexterminio con armas nucleares o catástrofes climáticas.

Un caleidoscopio de fraudes

De todas las creencias heterodoxas, el interés por los sasquatch, yeti, Bigfoot o como se les quiera llamar ha suscitado la mayor cantidad de fraudes – aún más que el fenómeno ovni. Basta con abrir cualquier libro sobre el tema para encontrarnos con “Jacko”, supuestamente un gorila atrapado en 1884 por un cazador a lo largo del rio Fraser en Colombia Británica. Dada la ausencia de gorilas en el nuevo mundo, el enigmático ser descrito como “humano en todos los aspectos salvo por uno – el lustroso pelambre que cubre todo su cuerpo” fue considerado por los expertos en el tema como un Bigfoot juvenil. Investigadores como John Green y Sabrina Sanderson (esposa del fallecido Ivan T. Sanderson) tildaron la historia de fraude en 1975 en la revista Pursuit.

En el 2005, los partidarios de Bigfoot como criatura de carne y hueso vitorearon a Tom Biscardi, comerciante y director de la empresa Searching for Bigfoot, Inc. por haber anunciado la posible captura de un Bigfoot en la población de Happy Camp, California (lugar mencionado con relación al fenomeno ovni en el libro Confrontaciones de Jacques Vallee). Un mes más tarde, Biscardi saldría al aire en el programa Coast to Coast AM - presentado por George Noory - para hablar de nuevo sobre el hallazgo, aunque las siguientes palabras pronunciadas por el comerciante restaron cierto brillo al asunto: el Bigfoot capturado sería visible al público gracias a un evento de pago por cable TV. Se anunciaría posteriormente que el evento sería cancelado, ya que "no existía ningún Bigfoot en cautiverio".

Tres años después, Rick Dyer y Matthew Whitton causaron sensación al afirmar que habían descubierto el cadáver de un Bigfoot en los bosques del norte del estado de Georgia, atrayendo la atención de las grandes cadenas noticiosas domésticas e internacionales. Poco después, los "cazadores" concertaron una rueda de prensa para mostrar el supuesto cadáver en un congelador. Al licuarse el hielo, resultó ser que la criatura no era más que un disfraz hecho de caucho. Dyer y Whitton confesarían haber tratado de cometer un fraude.

“El resultado de tanto bombo y platillo era de esperarse – una rueda de prensa que recibió atención en el ámbito nacional e internacional con la consiguiente sorna por parte de los comentaristas, que enseguida hablaron de “noticias de verano” (junebugs, en inglés) y con mucha razón.

“Whitton y Dyer se limitaron a relatar lo que estaba escrito en el comunicado que reproducimos en su integridad. El cadáver brillaba por su ausencia, y la única foto nueva consistía en un acercamiento de la boca del supuesto ser, algo que "refutaría sin lugar a dudas" de que se trataba de una careta. Los miembros de la prensa que se personaron para escuchar el aspecto científico de la cuestión -- las pruebas de ADN -- quedaron igualmente defraudados. Una de las pruebas fue inconclusa mientras que otra mostraba claras señales de ser ADN humano. La tercera y última prueba acabó correspondiendo a una zarigüeya (oposum), resultado defendido por los farsantes como evidencia nítida de que "el piegrande había consumido dicho roedor".

“El profesor Jeff Meldrum, catedrático en biología de la universidad de Idaho State, manifestó sus dudas sobre las fotos, afirmando diplomáticamente que "Lo que sale como Bigfoot en una foto no parece ser natural".

“Los días posteriores a la rueda de prensa resultaron en más burlas no solo a los farsantes, que se eran merecedores inequívocos que tal mofa, sino a cualquiera que manifestara su creencia o al menos interés en la existencia de estos seres. Whitton perdió su trabajo como alguacil – otra noticia que trascendió a los medios. Biscardi amenazaba a terceros con pleitos ante varios tribunales a la vez que Whitton y Dyer eran demandados por haber aceptado cincuenta mil dólares por haber relatado su rocambolesca experiencia con el Bigfoot – un triste disfraz de caucho y felpa que yacía, sin pena ni gloria, en una nevera.”

De monstruo a héroe cultural

Sería muy posible escribir una tesis doctoral sobre el efecto que ha tenido la presencia de Bigfoot en el imaginario popular, y es muy seguro que ya se hayan escrito varias, de hecho. Una figura de calidades aterradoras - aspecto físico imponente, voz que proyecta sus bramidos de un valle a otro, sembrando pánico entre las criaturas del bosque, un olor hediondo que anuncia su presencia mucho antes de que nadie lo vea – difícilmente puede colocarse en el mismo pedestal que Guillermo Tell, por ejemplo. Pero Bigfoot lo ha logrado, sobre todo en últimas décadas, gracias a largometrajes como Harry and the Hendersons (1987) y su serie de televisión (1991) que lo presentan como un antropoide torpe y simpático, prisionero de sus circunstancias, acechado por cazadores desquiciados que – según entendidos – reflejan personajes del mundillo “bigfootero”. Otros investigadores y testigos de la criatura consideran que esta proyección bondadosa puede ser peligrosa, y así lo han manifestado en distintos programas de radio.

Una representación más fiel, según estos investigadores, sería la representación de Bigfoot que aparece en los anuncios publicitarios para la cecina de res (beef jerky, en inglés) de la marca Jack’s Links. La campaña publicitaria denominada “Messin’ with Sasquatch” presenta jóvenes excursionistas que juegan bromas pesadas con el hirsuto personaje, resultando en arranques de cólera por parte de este y un desenlace funesto para los bromistas. La agencia Carmichael Lynch, responsable de los spots publicitarios, ha conseguido colocar a su cliente en el primer lugar de ventas en el mercado para dicho producto, de paso robusteciendo la presencia de Bigfoot ante el público televidente.


Por otro lado – y la realidad no podía ser otra en el siglo XXI – el gigante de los bosques se ha establecido en el mercado de la pornografía. La escritora Virginia Wade supuestamente ha ganado treinta mil dólares al mes con las ventas de sus novelas eróticas sobre Bigfoot. Aunque objetivo principal era escribir novelas sentimentales, su novela Cum for Bigfoot (2012) tuvo 100,000 descargas en Amazon.com. “Me siento avergonzada,” afirmó la autora en un artículo para la revista Penthouse. “Jamás pensé que me llegaran a conocer como la reina del sexo con monstruos”. El cine no se queda atrás: Sweet Prudence and The Erotic Adventure of Bigfoot se perfila como “una graciosa película que combina la ciencia ficción, la comedia y lo érotico” en un campo nudista. Con 90 minutos de duración, el proyecto se jacta de haber ganado un premio en el Festival CineKink de Nueva York.


Bigfoot ha prestado su nombre a toda suerte de productos que van desde caravanas de grandes dimensiones a bolas de golf y ambientalizadores. La lista es interminable.

Sunday, June 15, 2014

¿Existe un mar interior bajo nuestros continentes?




¿Será real el mar interior de nuestro planeta?

"Sí. El mar de Lidenbrock, y creo que ningún otro navegante me disputará el honor de haberlo descubierto y el derecho a bautizarlo con mi propio nombre."
-- Profesor Oliver Lidenbrock, "Viaje al Centro de la Tierra" de Julio Verne.

Los estudiosos de la posibilidad de la "tierra hueca" estarán de plácemes con una noticia aparecida en el New Scientist sobre la posible existencia de un mar debajo de la masa continental de América del Norte.

El informe sugiere la existencia de un "océano oculto cerca del manto terrestre" a 400 millas debajo de América del Norte. Este enorme depósito oculto, encerrado en un mineral azul y cristalino llamado ringwoodite, podría contener tres veces la cantidad de agua que existe en todos los océanos superficiales de nuestro mundo.

El artículo de New Scientist sugiere que el descubrimiento puede contribuir a explicar el origen del suministro de agua de nuestro mundo, y la forma en que los movimientos telúricos afectan la corteza terrestre.

La cita textual del geofísico Steven Jacobsen es la siguiente: "Los procesos geológicos en la superficie de la tierra, tales como los terremotos o volcanes en erupción, son la expresión de lo que sucede dentro de la Tierra y que no podemos ver. Creo que finalmente presenciamos la evidencia para un ciclo de agua para el planeta entero, que puede contribuir a explicar la gran cantidad de líquido en la superficie de nuestro mundo habitable. Los científicos han pasado décadas buscando esta agua profunda y ausente".

El trabajo que detalla el hallazgo apareció en la revista Science el 13 de junio del 2014.

Thursday, May 15, 2014

John Keel: Roswell, Aztec y los Cohetes de Goddard



Roswell, Aztec y los Cohetes de Goddard
Por John A. Keel © 1991
(Condensado de la revista FATE, enero de 1991)

Me interesé por los OVNI en 1944 y me puse a coleccionar recortes e informes de Nuevo México cuando comenzaron a ocurrir ahí a fines de los ’40. He contemplado con humor la forma en que el asunto de Roswell resucita cada cuantos años. La narración mejora con el paso de los años y se multiplican los testigos. Supongo que para 1999 habrá miles de testigos de lo que sucedió en Roswell en aquella lejana época. Aquí en las páginas de FATE hemos visto el numero aumentar desde los 92 de [Stanton] Friedman a los 170 de [Kevin] Randle.

Sobre Aztec. Entre 1920 y 1930, el Dr. Robert Goddard pasó algunos veranos cerca de Aztec, Nuevo México, que en aquel entonces era una zona remota y poco poblada (hoy es el Parque Nacional Aztec). Fue ahí que construyó y puso a prueba sus primeros cohetes, financiados por Sol Guggenheim, Charles Lindbergh, etc. Los ganaderos locales se quedaron atónitos al ver sus extrañas máquinas caer del cielo, y gente vestida de manera estrafalaria que se acercaba en viejos camiones a recoger los escombros. Con el paso del tiempo, se fue desarrollando una especie de folklore en torno a las actividades del Dr. Goddard.


Cuando el fenómeno de los platillos voladores comenzó a fines de los ’40, acabó absorbido por el folklore de Goddard (o viceversa) y las alocadas narraciones sobre platívolos estrellados, los cadáveres de hombrecitos verdes, etc.se filtraron hasta llegar a Frank Scully. El periodista dependió de dos informantes clave – un importante petrolero y un supuesto científico – que fueron mejores testigos que los localizados por el capitán Randle 43 años más tarde. Sin embargo, ambos hombres resultaron no ser de fiar. A la gente de Nuevo México les encanta su folklore, y las historias pasan de una generación a otra. Las narraciones de Scully acabaron mezcladas con los logros de Goddard, y no es de sorprender que los globos Fugo hayan acabado como parte de todo esto también. A mediados de los ’60, le propuse un artículo jocoso a la revista Playboy sobre las leyendas de Aztec / Scully y los episodios en la cercana Farmington, NM (estos últimos siendo los eventos OVNI más importantes de la década de los ’40). Con este fin, me puse en contacto telefónico con periodistas y testigos en la zona de Nuevo Mexico, incluyendo llamadas a gente en Roswell. Si el Sr. Randle coteja con sus 170 testigos, tal vez descubra que algunos podrán recordar haber hablado con un periodista de Nueva York en los ’60. Desafortunadamente para mí, se desataría la gran oleada de marzo de 1966 y Playboy me pediría escribir un artículo sobre el mundillo OVNI en general. En ese punto comenzaron mis investigaciones más profundas sobre el tema.

Desde que los primeros relatos del “choque” de Roswell en 1947 pasaron a formar parte de la mitología OVNI, hordas de defensores de los OVNI han pasado por Nuevo México, la mayoría de ellos deteniéndose en Roswell para irrumpir en las oficinas del periódico y molestar a los lugareños solicitando confirmación de los hechos. Esto aún sucede. Muchos han realizado peregrinajes de tipo religioso a ese inhóspito lugar, entre ellos Kevin Randle. Es como visitar el Grassy Knoll en Dallas buscando cartuchos gastados 22 años tras el asesinato de Kennedy.
La mayoría de los estudiosos objetivos de los OVNI reconocieron hace años que los testimonios en estos asuntos son poco adecuados. En los ’60, un grupo de testigos en Nueva Jersey tuvo un avistamiento notable que pude investigar con sumo cuidado. Hoy, casi 25 años después, uno de los principales testigos sigue escribiendo a las revistas OVNI y me doy cuenta que su testimonio ha cambiado considerablemente con los años. Esto se debe a que ha sido entrevistado innumerables veces por entusiastas de los OVNI y ha recibido una exposición considerable a la literatura. El proceso es insidioso y a veces imperceptible cuando sucede. En el caso de Nueva Jersey, el testimonio ya no resulta valido porque elimina todos los detalles verdaderamente importantes del incidente original.

Podemos suponer que fundamentalmente todos los detalles del descubrimiento de los escombros de Roswell se han perdido, distorsionado por la contaminación de los testigos y la leyenda local. El papel de arroz de color pardo ha pasado a convertirse en “pergamino” (en la misma forma en que el “cabello de ángel” que llovió sobre Fátima se transmutó en “pétalos de rosa” en los escritos religiosos). Se espera que creamos que una persona racional – ya sea un ganadero o un militar – deliberadamente martillaría o quemaría una muestra considerada única, y terriblemente importante. Puesto que todos los testigos clave han muerto – quedan algunos pocos – no hay forma de reabrir el caso Roswell sin evidencia física nueva.

Partidarios de los OVNI, como Tim Beckley, han catalogado más de 150 casos de “platívolos estrellados”. Desafortunadamente, muchos investigadores han hallado que el grueso de estos tuvieron su origen en las páginas de periodiquillos de supermercado o sus equivalentes extranjeros. Otros se basaron en noticias de prensa malinterpretadas y fraudes descarados. Después de 43 años, no se ha verificado ni una sola narración sobre platillos estrellados, y eso no se debe a ocultamiento por parte del gobierno (de hecho, algunos entusiastas OVNI censuran y ocultan más material que nadie), sino por el hecho obvio de que los OVNIS no son estrellables. Caso tras caso, cuando los testigos afirman haber visto algo que se choca en sus traspatios o en un lago cercano o lo que sea, pasaron días, o hasta semanas, para que las autoridades militares se personaran a investigar. Cuando un satélite soviético cayo en Alaska hace años, los civiles y la prensa compitieron con los militares en su búsqueda. Es dudoso que un verdadero platívolos siniestrado pudiese ocultarse por mucho tiempo…o del todo.

Los partidarios de los OVNI han aceptado tantos fraudes (y muchos de estos han sido revelados como tales, pero los partidarios los siguen aceptando) que no tiene sentido apelar a la lógica. Tampoco entienden la naturaleza de la documentación ni las reglas de la evidencia. Los hechos fundamentales sobre Roswell siempre han sido los mismos:

1. Tras una fuerte tormenta se hallaron escombros en un campo distante, tal vez luego de haber sido transportados ahí por el viento desde una zona aún más lejana. Solo un grupo muy reducido de gente llegó a ver los escombros. Su descripción ha circulado desde entonces. Solo uno de los testigos declaró que eran los “restos de un platillo volador” a pesar de carecer de fundamentos para hacer esta aseveración.
2. Nada ha sucedido en los 43 años desde entonces para indicar – ni de lejos – que los escombros procedían de un platillo volador. Pero todo parece confirmar que los escombros provenían de un globo Fugo japonés. Se hallaron los mismos escombros en muchos otros sitios y se identificaron en su momento como escombros de un Fugo. Esto figura en los registros históricos.
La historia de Roswell resucita cada cuantos años por obra de entusiastas inexpertos y sin capacitación empeñados a comprobar sus propias creencias sobre los platillos voladores. Surgió con frecuencia en los ’50 y en los ’60 bajo muchas formas distintas, inspirado a veces por los cuentos de los contactados o testigos que alegaban tener antecedentes militares. Hasta algunos científicos llegaron a afirmar que habían examinado “el pergamino”, y estas personas resultaron ser fraudes y sus motivos indecorosos.
Algunos partidarios de los OVNI se han dedicado a atacarme en vez de acudir a sus bibliotecas públicas locales e investigar el asunto. Vale la pena señalar que de las 80 cartas generadas por mi breve artículo en FATE, solo tres provenían de los creyentes en el-choque-de-Roswell-como-OVNI-estrellado. El resto era de gente que recordaba los globos Fugo y había tenido experiencia con ellos.

[Traducción de Scott Corrales (c) 2014]

Monday, April 28, 2014

Argentina: El Incidente de Necochea

El Incidente de Necochea (Argentina)
Una Investigación de: GUILLERMO DANIEL GIMENEZ (*)

A través de mis investigaciones, he llegado a conocer un nuevo y sorprendente episodio de avistamiento de OVNI, ocurrido en agosto de 1962 (año este, muy visitado por estos objetos anómalos para nuestra tecnología terrestre), contando con un TESTIGO CALIFICADO principal, que parte de la ciudad de La Dulce, tomando la carretera Juárez - Necochea, dirigiéndose a esta última ciudad.
Y es así, que en las cercanías del Km. 28, es “acosado” por un OVNI. Un encuentro, en plena carretera argentina, situándose el “ ingenio volante” detrás del automovilista, para luego perseguirlo en su recorrido, y más tarde, situarse frente al mismo.
Quizá el por qué de tal extraña conducta, el motivo de sus acosos, de su “persecución”, es el saber del comportamiento de nuestras reacciones frente a algo desconocido.
Y es a través de ésta INVESTIGACIÓN EXCLUSIVA, se acerca a mí el OFICIAL PRINCIPAL (R) Juan José La Terza, que me brinda su Memorándum (de gran valor), para el Aporte Investigativo de este incidente.
Los voy a situar, en un nuevo y sorprendente episodio de Persecución OVNI.

EL SUCESO

Nos ubicamos en la República Argentina, en la ciudad de Necochea, Provincia de Buenos Aires, distante a 520 Km. de la Capital Federal.
Este es uno de los más importantes centros turísticos de nuestro país, contando con una excelente fachada edilicia, un sin número de hoteles de gran categoría y diversos centros de atracción. Además de numerosos balnearios para sus extensas y anchas playas, el Río Quequén para la práctica de diversos deportes, médanos y el parque Miguel Lillo, siendo su clima propicio para los miles de turistas que acuden a ella.
Los accesos a ésta ciudad, están dados por las rutas Nacionales Nros. 2 y 3 y las Provinciales Nros. 29, 86, 88, 226, 227 y 228.
Y es en ésta última, donde el miércoles 29 de agosto de 1962, Osmán Alberto Simonini, tomando la carretera Juárez-Necochea, partiendo de La Dulce, conduciendo un camión Chevrolet del criadero de visones “El Malabrigo”, a una velocidad de 25 km. por hora, -desplazándose así-, por dificultades mecánicas y sin luz, observa aproximadamente a las 20:10 hs. en las cercanías del km. 28, una intensa luz detrás del mismo. Pensando que sería un automóvil que quería pasarlo, y al ver que este no lo hacía, observa a su izquierda y, sobre la banquina, a una distancia de sólo tres metros y a dos metros de altura, volaba sin ruido alguno, un objeto similar a dos platos soperos invertidos, tomados por sus bordes, sin ventanilla alguna, y de color gris metálico, de unos cinco metros de diámetro, desprendiendo de su parte inferior un “rayo de luz” de aproximadamente dos metros de diámetro, y de color rojo y azulado, a semejanza de un reflector.
El objeto seguía una dirección paralela acompañándolo en su recorrido durante 200 metros, no sufriendo Simonini temor alguno.
A su paso, los pastos eran agitados muy violentamente, observando que el objeto no giraba en ninguno de sus ángulos.
Pasados los 200 metros el OVNI pica bruscamente a gran velocidad, adelantándose a unos 600 metros del camión y siempre sobre la banquina, a poca altura para luego girar en ángulo recto, introduciéndose en el semillero Rita Knudsen, en el km 27.
El objeto iluminaba un diámetro de unos 10 mts., iluminación ésta, sirviéndole a Simonini para desplazarse por no funcionarle los faros del camión, utilizando solo la guiñada.
Llegando al km. 27 observa el objeto detenido a menos de 1 metro de altura y a unos 300 mts. de la carretera. Bajándose del vehículo, para poder ver mejor al mismo, apoya las manos sobre el alambrado notando que éste, junto con los postes del alambrado y las varillas, se encontraban “muy caliente” donde había pasado el OVNI.
Simonini vuelve a apoyar las manos para comprobar nuevamente el fenómeno.
Luego de dos minutos de observar el OVNI, éste levanta vuelo bruscamente y a gran velocidad, casi verticalmente, para luego desaparecer en el cielo.
Allí se pierde no volviéndolo a ver más.

OTROS AVISTAJES EN LA ZONA

Durante el año 1962, toda la zona aledaña a Necochea, particularmente en los meses de julio, agosto y septiembre (meses cumbres en actividad OVNI, según la gráfica mensual que así lo establece), se observan numerosas presencias de estos objetos físicos No Identificados (el comienzo fue con un avistaje ocurrido el 13 de enero, a las 23 hs., cuando cuatro personas de la cuidad de Bahía Blanca, observan un OVNI en la región de Necochea), constituyendo una gran “micro-oleada” en esta región. (Similares episodios se registraron en las oleadas de 1965, 1967, 1968, 1972, 1978 y 1980); presentando los objetos diversas formas, muy luminosos, de diversos colores, algunos de éstos, para situarse frente a las costas de Necochea (emergiendo y sumergiendo en algunos casos), en el océano Atlántico.
Detallemos a modo de ejemplo, una observación ocurrida el 28 de agosto de 1962, a solo un día anterior a los hechos protagonizados por Simonini en la zona de Juan E. Barra, Tres Arroyos.
Dos trabajadores rurales que se hallaban en el campo Itatí, de Martini y Martínez, ubicado en la zona de Juan E. Barra, fueron los testigos del fenómeno. El tractorista Benigno Méndez se encontraba a sus tareas en la noche, cuando divisó imprevistamente una luz extraña sobre la tierra, la que fue cobrando rápidamente extraordinaria fuerza hasta convertirse en un resplandor rojizo de gran potencia, del cual surgió un artefacto en forma de habano que se elevó verticalmente para luego detenerse a cierta altura, donde comenzó a evolucionar de un lado a otro a una velocidad increíble. Corrió a llamar a su compañero Norberto Rosotti, quien también pudo observar el fenómeno.
Siguieron todos sus movimientos durante una hora. Vieron que salían llamaradas sin ninguna clase de ruido, hasta que lo vieron dirigirse hacia el Norte y perderse en el espacio, siempre de color rojizo.
“Cuando eso estaba en tierra y se produjo la llamarada silenciosa para surgir el ´habano´ entre sus resplandores, se iluminó la zona como si hubiese sido de día”.



Dibujo demostrativo de los eventos protagonizados por Osmán A. Simonini el 29 de Agosto de 1962 en Necochea, Pcia.Buenos Aires, Argentina
MICRO-OLEADA OVNI EN NECOCHEA


El año 1978, marcó una importante oleada OVNI en nuestro país, como así también en otros de América del Sur, África, España y Australia.
Estos hechos tuvieron amplísima resonancia periodística nacional e internacional.
Nuevamente (y van...), la ciudad de Necochea -en los meses de Agosto y Septiembre-, se desarrollaron numerosos “encuentros”, dando lugar a una verdadera micro-oleada, cuya existencia sólo fue conocida por una reducida cantidad de personas.
Estos incidentes, se desarrollaron en el extremo sudeste de la provincia de Buenos Aires, teniendo como epicentro la ciudad de Necochea.
Citaré brevemente los siguientes episodios, que me servirán -junto al caso que estoy principalmente analizando-, para formular una Hipótesis de Trabajo, que podrán leer en el final de este informe:


Caso 1: 22 de Agosto de 1978, Necochea, 20:20 hs. Un objeto circular muy luminoso con luz intermitente, pasó ésta, en dirección E a O.
La jornada del Martes 22 de Agosto, tuvo su origen en el sudeste de la provincia de Buenos Aires (región de Necochea), para luego extenderse a La Pampa, Río Negro, Neuquén, y extenderse a Chile, junto a otras provincias y países. (Observación simultánea en más de 30 ciudades).


Caso 2: 22 de Agosto, cercanías de Coronel Dorrego, 20:30 hs. Tres cazadores oyeron extraños pasos como de un hombre o un animal pesado, que provenían de un bosquecillo. Tras indagar sin resultado, comprobaron que la carne que estaban asando en un fogón, tenía gusto a azufre, teniendo luego síntomas de indisposición. Al ascender a su camioneta, vieron un objeto, de 30 metros de diámetro por 1 metro de alto, circundado por una fuerte luz blanca y con una torreta negra. El OVNI comenzó a acercarse, se anuló el sistema eléctrico del vehículo y el OVNI pasó a una altura de 50 metros por encima de ellos, alejándose. El vehículo arrancó y los cazadores comprobaron que estaban avanzando en el sentido opuesto al que se dirigían antes de ver el OVNI.


Caso 3: 22 de Agosto, Ramón Santamarina, Necochea, noche, 21:45 hs. Desde un automóvil vieron una “extraña nube gaseosa” con una marcada aureola trasparente que emitía una intensa luz.



Caso 4: 22 de Agosto, Ramón Santamarina, Necochea, noche. Un objeto más grande y brillante que la Luna llena volaba a baja altura, y se aproximó velozmente al automóvil de los testigos, luego pareció acompañarlos un trecho y se alejó emitiendo destellos.


Caso 5: 22 de Agosto, Coronel Dorrego, noche. Un OVNI evolucionaba lentamente sobre la ciudad.


Caso 6: 25 de Agosto, Ramón Santamarina, Necochea, 20:30hs. Suspendido sobre un monte de árboles se vio un objeto que emitía fuerte luminosidad intermitente, con vivos destellos rojos y naranjas, desapareciendo después.


Caso 7: 31 de Agosto, Estancia La Dulce (cercanías de Necochea) 21:55hs. Los testigos, Leonor Beatriz Turiella de Arias y Manuel Arias, observaban un objeto oscuro y ovoide, situado cerca de unos cables de alta tensión. Del objeto se desprendían dos luces rojas, sostenidas por bultos extraños oscuros, estos últimos desplazándose esquivando obstáculos. Más tarde el fenómeno desaparece.
Un encuentro con extraños seres que atemorizaron a los testigos.


Caso 8: 31 de agosto, cercanías de La Dulce, Necochea, noche. Otro vecino ve: “un objeto volador de singular luminosidad detenido sobre unos árboles” en momentos que la ciudad se hallaba a oscuras debido a un corte de corriente eléctrica. “Fuí a buscar otros testigos, pero como no los encontré, regresé al lugar justo a tiempo para ver cómo la luz se alejaba despidiendo unas luces verdosas’”.


Caso 9: 31 de agosto, noche. Aproximadamente a la misma hora, unos automovilistas que se desplazaban por la ruta Provincial-Nacional Nro. 88, también vieron al extraño objeto.


Caso 10: 4 de septiembre, San Cayetano, noche. Un joven ve una fuerte luminosidad de 30 metros de largo, tras un monte de árboles.


Caso11: 4 de septiembre, San Cayetano, noche. Un agricultor que se dirigía a esta ciudad, observa un OVNI, alejándose hacia el oeste.


Caso 12: A principios de septiembre, Paraje San José, Necochea, noche. Dos testigos ven el paso de un OVN luminoso.


Caso 13: 5 de septiembre, ruta 86. La señora de Arias (protagonista del suceso del 31 de agosto), ve una nube blanca y brillante que se transforma en una medialuna rojiza. Aumenta su tamaño y se esfuma.


Caso 14: 8 de septiembre, La Dulce, Necochea, 20 hs. Un falso Sol iluminó el campo, palpitando con luz rojiza durante cinco minutos.


Caso 15: 8 de septiembre, ruta 86, Km. 20 (a pocos Km. de Necochea). A las 20:15 hs., un foco de cegadora luz rojiza, ilumina una Estancia desde un monte de árboles. Los caballos se espantaron y dos corderos recién carneados, comenzaron a asarse solos por el calor que emitía el OVNI.


Caso 16: 9 de septiembre, Necochea, mediodía. Tres objetos luminosos evolucionan sobre la zona céntrica de esta ciudad.


Caso 17: 10 de septiembre, ruta 86, Km.85, noche. Una fuerte luz parecía “posada” sobre una línea de alta tensión, luego de 15 minutos, se alejó raudamente.


Caso 18: 12 de septiembre, La Dulce, Necochea. De una fuerte luz se desprende una estrella que va descendiendo en 8 etapas sucesivas.


Caso 19: 14 de septiembre, Necochea, noche. Un objeto que emitía luces alternadas rojas y verdes, pasó a gran velocidad de O a E.


Caso 20: 14 de septiembre, Juan N. Fernández, Necochea, 22:30 hs. Ocurrió a 500 metros de una casa y a 30 metros de altura. Un objeto plateado del que surgía una fuerte luminosidad, oscilaba sobre un monte de árboles.


Caso 21: Mediados de septiembre, Necochea, noche. El paso de un objeto muy luminoso de color rojo, siendo de forma ovalada, pasa la ciudad a gran velocidad en dirección al Norte.


Esta micro-oleada, por mi descubierta y estudiada, se halla dentro de la basta región necochense.
Ahora cabría preguntarse,: ¿Cual es la razón por la cual los OVNI se acercan a los testigos? (como sucedió en algunos de estos incidentes), y ¿Porqué la zona de Necochea, es tan intensa en actividad de OVNI?





Gráfico mostrando el extremo sudeste de la Provincia de Buenos Aires, Argentina, situando a la ciudad de Necochea y ciudades vecinas como lugares de activa presencia OVNI en toda esta región bonaerense



APORTE INVESTIGATIVO


En este episodio, del 29 de Agosto de 1962, un Oficial Principal (R), al enterarse del suceso, ante la noticia publicada en Ecos Diarios de Necochea, el Jueves 30 de Agosto, cita al testigo, a sólo un día posterior de los hechos, a efectos de realizarle la investigación del mismo que ya detallo a continuación:


MEMORANDUM


Del Oficial Principal (R) Juan José La Terza.-
OBJETO: Informar sobre raro artefacto.-


Con motivo de la publicación en Ecos Diarios de Necochea el día de hoy, 30 de Agosto, de un artículo relacionado con los llamados “platos voladores”, me puse en contacto con la persona que el día de ayer vio uno de esos artefactos, a efectos de establecer la veracidad de sus dichos, por considerarlo de sumo interés, dada la frecuencia de las noticias de hechos similares que se están produciendo en la zona.

La mencionada persona es OSMAN ALBERTO SIMONINI, nacido en Necochea el 23 de febrero de 1935, casado, 2 hijas domiciliado en calle 72-3625 Necochea, quien accedió de buen grado a acompañarme al lugar donde se produjeron los hechos que a continuación expongo: Informa Simonini que salió ayer, miércoles 29 de La Dulce con un camión Chevrolet modelo 1957 del criadero de visones “El Malabrigo” de Ernesto Arias, tomando la carretera Juarez-Necochea a una marcha de 25 kms por hora por dificultades mecánicas y sin luz, cuando al aproximarse al kilómetro 28 y siendo las 20 hs10´ notó una luz intensa que atribuyó a un coche que quería pasarlo; sorprendido que no lo hiciera dada la poca velocidad que llevaba, miró hacia atrás advirtiendo entonces que a su izquierda, sobre la banquina, siguiendo una dirección paralela y a una distancia de 3 metros y a una altura de 2 metros volaba, sin ruido, un artefacto semejante a dos platos unidos por su parte más ancha, de color de las armas pavonadas; tendría un diámetro de 5 metros y desprendía de su parte inferior un rayo de luz color rojo y azul a semejanza de un reflector, rayo que tendría un diámetro de 2 metros.

Fue acompañado por el artefacto a esa velocidad durante 200 metros, dándole tiempo a observarlo detenidamente y sin ningún temor que influyera en su psiquis, por estar convencido de su inoperancia a través de los relatos de hechos similares.

En observación no advirtió que el aparato girase, ni tuviera ventanilla alguna, ni hiciera el menor ruido; a su paso los pastos eran agitados violentamente como si recibieran una fuerte corriente de aire desde arriba. Pasados los 200 metros en esa marcha y siempre junto al camión que marchaba lentamente, el aparto “picó” bruscamente a gran velocidad, adelantándose al camión unos 600 metros siempre sobre la banquina y a poca altura y al llegar al km. 27 giró violentamente en ángulo recto internándose en un semillero.

Continuó Simonini la marcha hasta ese punto y vio al artefacto detenido en el semillero a unos 300 metros de la carretera y a una altura de menos de un metro; se apeó y acercándose al alambrado apoyó las manos en éste para observarlo mejor; la impresión que recibió al encontrar el alambrado caliente le hizo apartar las manos, que volvió a apoyar para comprobar ese fenómeno encontrado que estaba “muy caliente” siéndole difícil soportar esa temperatura que también tenían las varillas y uno de los postes de alambrado.

Al cabo de dos minutos de observación, el artefacto levantó vuelo bruscamente y a fabulosa velocidad desapareció en el espacio, casi verticalmente.

Aclaro que en el trascurso del relato, le fui inquiriendo los más insignificantes detalles y también medidas y distancias que dió con absoluta seguridad.

Producido estos hechos ayer 29, hoy decidimos inspeccionar el lugar, Simonini y su cuñado Héctor Orler, Profesor de la Escuela Nacional de Educación Técnica y siendo las 13 horas recorrimos en los lugares por donde había pasado ese aparato, inclusive el potrero donde se detuvo por 2 minutos, sin encontrar rastro alguno. Decidí entonces, averiguar en el semillero referido que resultó ser el semillero Rita de Knudsen sito entre el km. 28 y 27 de la ruta mencionada más arriba, y al preguntarle a uno de los peones, Julio Vidaurre, argentino, casado, nacido en 1919, si en la noche anterior había advertido algo, contestó que sí, llamando a otro peón, Salvador Pacarino, Italiano, soltero, nacido en 1905, quien expresó que alrededor de las 20hs. había advertido una potente luz que se acercaba y que repentinamente desapareció; y lo atribuyeron a gente con malas intenciones, y se ubicaron los dos en la oscuridad entre los árboles hasta que después de media hora
abandonaron la guardia introduciéndose en las habitaciones, recelosos de lo visto.

La hora coincide con la indicada por Simonini quien ya había manifestado que en el transcurso del episodio no pasó ningún coche, por lo que puede afirmarse que la potente luz que vieron los peones era la del artefacto.

En resúmen, a pesar del escepticismo con que recibimos a diario las noticias relacionadas con este tema, opino que el hecho que señalo merece una seria atención.

El señor Simonini, propietario de un taller mecánico goza de excelente concepto en todo sentido; en las dos horas que estuve en su compañía pude advertir sus ya reconocidas condiciones de persona circunspecta, muy sereno, equilibrado y demás condiciones que hacen a la buena fe que merecen sus palabras.

La comprobación efectuada con los peones del semillero en cuanto a la luz del aparato advertida a la misma hora aproximada, eliminan la remota posibilidad de que Simonini haya sido víctima de alucinaciones u otros fenómenos psíquicos.

Las personas que conocen a Simonini de muchos años atrás coinciden en que les merece una fe absoluta.

Analizadas prolijamente por el suscripto todas las circunstancias del hecho en sus más insignificantes detalles obtenidos por observación directa, me atrevo a opinar que los hechos se han producido tal como los relata Simonini.


Juan J. Laterza
Oficial Principal (R)
Agosto 30 de 1962.-



N.B: La zona iluminada por el artefacto tenía un diámetro de 10 metros, que era aprovechada por el camión para desplazarse cómodamente, ya que hasta ese momento solo utilizaba la “guiñada” en forma intermitente, por no funcionar los faros.


Hasta aquí estos hechos, ésta INVESTIGACIÓN EXCLUSIVA, realizada también por un OFICIAL PRINCIPAL (R), que este episodio, el que lo he dado en llamar, EL INCIDENTE DE NECOCHEA, ha llegado a la Fuerza Aérea Argentina, en manos del propio Oficial, por haber llamado poderosamente la atención, este sorprendente caso de contacto OVNI.

Nuevo incidente de persecución OVNI en una carretera argentina, teniendo como epicentro de los hechos a la ciudad de Necochea
y contando con un excelente testigo calificado


ANÁLISIS COMPARADO


Con respecto a esta observación OVNI en el km. 28 de la ruta Juárez- Necochea, epicentro de los hechos, en Necochea (Pcia. de Bs. As, Argentina) podemos compararlo con la abundante y rica casuística mundial que existe sobre el mismo.
Encontramos un testigo frente a algo que le es desconocido. Y allí, nuevamente una constante del Fenómeno OVNI: una ruta casi sin tránsito en horas de la noche y un clásico OVNI a muy baja altura.
Con respecto a este último, es el del tipo número ocho de la clasificación de Claude Poher, dos platos soperos invertidos, unidos por sus bordes.


CASO FRANCESCONI: Ruta 188, entre Necochea y Tres Arroyos, Provincia de Buenos Aires, Argentina, 7 de mayo de 1967.
Domingo Aníbal Francesconi, junto a cuatro compañeros y un hermano de él viajaban en una Ford modelo 1939, debido a que quería ablandar el automóvil, dado que el motor estaba ajustado. Arribados a la ciudad de Necochea, se detienen en ésta para comer algo, partiendo luego hacia Tres Arroyos.
Ya en la ruta 188 y a unos 80 km. de Necochea, siendo la 1:30hs. de la madrugada, en las cercanías de Energía, estando detenidos para analizar el rodado, observan una luz blanca, muy nítida. Su forma era compacta y se encontraba a una altura de 3000 metros, sin emitir ruido alguno. No había Luna y la noche estaba muy estrellada y limpia, aunque sin darle importancia a lo observado se introducen en el coche, pues la noche era muy fría.
Momentos después observan una nueva luz proveniente del Norte (de aspecto similar a la anterior). Inmediatamente una tercera luz aparece detrás de un monte, ésta iluminaba todo el monte, pudiendo ver los árboles sin dificultad.
Los dos objetos luminosos descienden a unos 300 metros encendiendo su luz. Un cuarto objeto venía lentamente en dirección al automóvil, deteniéndose a unos 150 metros. Este objeto, giraba sobre sí lanzando rayos luminosos.
Su forma era como la de dos platos soperos invertidos, unida por sus bordes con una cúpula o torrecilla en la parte de arriba, y unas ventanillas iluminadas de formas rectangulares.
Este objeto se mantuvo evolucionando sobre el mismo lugar, posándose en la ruta a unos 150 metros del vehículo. El mismo no despedía rayos, sino que su luz era compacta, de brillo muy intenso, molestándole a los testigos la vista.
Esta luz era parecida al de una lámpara de mercurio.
Los otros tres objetos se elevaron sin emitir ruido alguno, dirigiéndose hacia el vehículo pareciendo una colisión. Los testigos, instintivamente se agacharon.
Estos le hicieron señas con las luces, sin recibir respuesta alguna. Mientras tanto en sentido contrario aparece un micro de larga distancia. Este se detiene bajándose el chofer (aunque no lo hizo el pasaje), observando también el OVNI que se encontraba detenido frente a ellos.
Cuando el chofer retorna al micro, con la intención de continuar el viaje, el objeto desaparece de repente, dejando libre el camino.
Todos continuaron viaje, perdiéndose el micro en la ruta por ser más veloz que el coche. Nuevamente aparece el OVNI, a sólo 100 metros delante y a unos 2 metros sobre la ruta, marchando adelante y siguiendo su trazado.
Cuando aparecía otro rodado, éste desaparecía, apareciendo luego, al desaparecer el mismo. El OVNI tomaba contacto con el suelo por breves instantes, dejando en el asfalto una huella oscura y alargada.
El objeto los acompañó un largo trecho, y al comenzar a aclarar, el OVNI sale de la ruta, elevándose velozmente, y uniéndose a los otros tres objetos. Todos en zigzag, se movían alejándose de los testigos.
Allí los perdieron no volviéndolos a ver más.


CASO PIERES-NECOCHEA: 17 de julio de 1979, carretera entre Pieres y Necochea. Provincia de Buenos Aires, Argentina.
Pasadas las 21 hs. del 17 de julio, tres hermanos, Mónica, Graciela y Javier Antonio Esquivel, y Miguel Forgeau, -los mismos residentes en la ciudad de Necochea-, quienes regresaban de un viaje desde Tamangueyú, en un automóvil Chevrolet, luego de haber transladado a una amiga que reside en el vecino punto, son testigos de un hecho anómalo.
Al llegar al cruce de Pieres ( a sólo 11 km. de la ciudad de Necochea), divisaron una potente luz de tono azulado, que se fue acercando lentamente.
Graciela Esquivel informó que en un principio, cuando el reflejo era tenue, pensó en una estrella que caía. Pero a los pocos minutos las risas se apagaron. La nerviosidad ganó a todos los ocupantes del rodado, que prácticamente se mantuvieron en silencio.
Esa luz se fue acercando y en determinado momento quedó fija sobre el coche, motivando que el conductor, Javier Antonio, detuviera la marcha y se deslizara hacia la banquina.
No pudieron precisar la altura, pero estimaron que eran varios metros con relación al rodado en el cual viajaban.
Consignaron que el fuerte reflejo no se movió por espacio de unos 20 minutos, hasta que se fue elevando desapareciendo abruptamente en dirección a Balcarce.
No pudieron precisar si se trataba de algún aparato extraño, ya que la misma potencia de la luz que se abatía sobre el coche, le impedía divisar ningún objeto o forma.
Al mismo tiempo que la luz se abatía sobre el rodado, los jóvenes observan el paso de algunos vehículos, pero ninguno de ellos se detiene.
Recién 20 minutos después, cuando la luz ya era recuerdo, reanudaron el viaje a la ciudad de Necochea.

Como vemos, en este análisis comparativo, dos nuevos episodios de acercamiento a los testigos, y ocurrida en la región de Necochea.
“¿Casualidad o causalidad?”, No existen las casualidades, todo tiene su causa y efecto.



ANÁLISIS COMPARATIVO FOTOGRÁFICO

El fallecido investigador español, Antonio Ribera, ha hecho notar que dos fotografías pueden comprobar mutuamente su autenticidad, si procediendo de lugares y fechas distintas muestran un objeto de muy similares características.
Tal es el caso, de las fotografías obtenidas el 16 de enero de 1958, en la Isla Trinidad, Brasil, por Almiro Barauna, y la otra, es la lograda en Passo Fundo, R.G.S, Brasil, el 12 de mayo de 1977 por Joshua Da Silva.
En ambos casos muestran objetos muy similares: dos platos soperos invertidos, unidos por sus bordes, con una especie de alerón en su parte central. Idénticas características a lo observado por Osmán A. Simonini.



MORFOLOGÍA DEL OVNI

EL OBJETO: lo observado por nuestro TESTIGO CALIFICADO, tendría un diámetro de 5 metros, del color gris metálico. De la parte inferior del mismo, se desprendía un rayo de luz rojo y azul, semejante a un reflector ó a un tubo luminoso, cuyo diámetro era de 2 metros.
El OVNI no emitía ruido alguno, tampoco giraba, pero a sus pasos, los pastos eran agitados violentamente. El mismo, no poseía ventanilla alguna.
La luz del OVNI iluminaba una zona de 10 metros.
Luego, el objeto, pica bruscamente, girando violentamente en ángulo recto, deteniéndose el mismo a menos de 1 metro del suelo, para el cabo de dos minutos elevarse casi verticalmente, a gran velocidad, desapareciendo después.
EL OVNI es el tradicional objeto de 5 a 8 metros, los habituales dos platos soperos invertidos, tomados por sus bordes (como tantos testigos así lo han descripto), realizando sus habituales maniobras de viraje.


EL HAZ DE LUZ: el rayo de luz, es el habitual Haz de Luz Compacto y Coherente. Compacto porque responde a las propiedades de las fibras ópticas, y Coherentes, porque no se han observado bifurcaciones, un campo magnético dirigido, según el ingeniero en electrónica francés, Jean Goupil.

Aunque no todos los informes OVNI así lo registran, una gran parte sí, cuyo común denominador es el haz o rayo luminoso, a pequeña semejanza con el rayo LASER (Light Amplification by Simulated Emission of Radiation).

Durante toda la observación, el haz de luz siempre mantuvo el mismo diámetro. Sus contornos, perfectamente definidos.
Este haz de luz, presenta diversas variantes de emisiones de luz, según la casuística mundial que así lo establece.
Quizá el motivo de ese haz de luz, compacto y coherente, ese “rayo luminoso” tal como lo describe Simonini en este episodio, sea el de sondear determinadas áreas que resultan de interés para nuestros “visitantes”


AUSENCIA DE SONIDO: el OVNI no emitía ruido alguno, por ende, no existía fricción contra el aire. Y aquí llega nuevamente el Ing. Jean Goupil que encuentra una respuesta a esto. Se formaría una campana de vacío alrededor del objeto, permitiendo el no movimiento de aire, a través de un campo repulsivo.


HUELLAS O ARTEFACTOS SOBRE EL LUGAR: la investigación in situ, realizada por el Oficial Principal (R), a sólo un día posterior a los hechos, registró ninguna huella o artefacto alguno.


EFECTOS FISICOS Y/O FISIOLÓGICOS: en este episodio se registra un efecto físico y/o fisiólogico, cuando los alambrados, las varillas y los postes del alambrado se encontraban “muy calientes”, donde pasó el objeto, encontrando el testigo estas características, al tocar los mismos.
A tal efecto, el Dr. Bernard Find, sostiene su teoría de que los efectos fisiológicos acusados por los testigos de OVNI, se deberían a la acción de un campo de fuerza generada por el OVNI; mientras que el ingeniero James M. Mc Campbell, sostiene que dichos efectos se deben a la acción de microondas emanadas del fenómeno.

INFORME COMPLEMENTARIO


Detallemos a continuación los siguientes informes que resultan de interés en el presente episodio:


a) El camión que conducía Osmán A. Simonini (Chevrolet, modelo 1957), no sufrió alteración alguna.
b) El testigo no percibió olor alguno, ni antes de la observación ni después de la misma.
c) El mismo, no tuvo ninguna sensación de paralización, cosquilleo, etc.
d) Al paso del OVNI, los pastos eran agitados violentamente.
e) Un detalle de importancia: durante la observación, el testigo quedó admirado, sorprendido ante lo observado.
f) Otros testigos, en las cercanías de los hechos, observan una potente luz a la hora aproximada de lo ocurrido a Simonini.
g) En el momento de la observación, el cielo se encontraba despejado. Condición meteorológica muy buena para observar el fenómeno.



PERSONALIDAD DEL TESTIGO

En breve podemos mencionar lo siguiente:
Osmán Alberto Simonini, nacido en Necochea, Provincia de Bs. As, Argentina, el 23 de febrero de 1935. Vive actualmente, en la zona urbana de la playa. (Hoy se encuentra fallecido).
Propietario de un taller mecánico, de gran importancia en ésta.
A través de las charlas mantenidas con el testigo, ha demostrado ser una persona equilibrada, serena y demás condiciones que lo hacen digno de buena fé. Las personas que conocen a Simonini, le merece ser dueño de una garantía absoluta.
Es una persona culta, afable, siendo su relato ante lo observado, siempre coincidente y firme. No registrándose contradicción alguna.
Iguales condiciones ha arribado el Oficial principal (R), sobre su persona.
Analizadas todas las circunstancias del hecho, demuestra ser un TESTIGO CALIFICADO, de digna creencia.



CONCLUSIONES SOBRE ESTE CASO


1º) En el presente incidente se descarta todo tipo de alucinación o fraude realizado por el testigo.

2º) La existencia de varias constantes durante los avistajes OVNI (estos hechos, tan reiterativos en observaciones OVNI): a) zona boscosa (quizá recurren a ésta para ocultarse), b) el haz de luz compacto y coherente (ese “rayo de luz”, como lo describe Simonini), c) ausencia de sonido (como en tantos otros avistajes), d) horario del avistaje (las estadísticas demuestran mayor afluencia horaria entre las 19 y 3 hs.), e) época de aparición (el gráfico mensual establece los meses de julio, agosto y septiembre, como mayor afluencia del Fenómeno), f) cables de alta tensión (en las cercanías de los hechos), g) la existencia de agua (el paso de uno de los afluentes del Río Quequén Grande y otros, junto a la Laguna La Salada), h) vías férreas (el paso de una red de ferrocarril entre la ruta Juárez-Necochea).

3º) Similares episodios registrados en todo el mundo, dan pruebas a favor del mismo.

4º) Las declaraciones del protagonista siempre fueron coincidentes y reiterativas. Hechos éstos muy importantes que elevan lo sucedido.

5º) El análisis comparativo fotográfico, nos revela una prueba más en favor del testimonio Simonini.

6º) El testigo puede calificarse como TESTIGO CALIFICADO, ya que es reconocido por el Oficial Principal (R) como una persona digna de crédito. Iguales condiciones lo considera quien realizó esta INVESTIGACIÓN EXCLUSIVA.

7º) Coincidente con este episodio, hubo una manifestación OVNI (¿el mismo?) en las cercanías de los hechos, en el semillero Rita de Knudsen.

8º) El objeto es el Número 8 de la clasificación del Dr. Claude Poher. Los dos platos soperos invertidos, tomados por sus bordes, con una especie de alerón o anillo.

9º) En la investigación in situ, no fue hallada ninguna huella o prueba física, pero si se registra un efecto físico/fisiológico cuando el testigo, al apoyar las manos sobre el alambrado, siente que éste, las varillas y el poste del alambrado estaba “muy caliente” donde había pasado el OVNI.

10º) En el presente episodio, se aplica las apreciaciones estimadas por los Belgas Guy Vanackeren y Francis Windey, quienes sostienen que el testigo se siente fascinado ante la presencia de un Fenómeno excedente de los límites de lo comprensible, pudiendo generar en éste, un estado de hipnosis o sofronización, es decir, una modificación del estado de conciencia del sujeto. De ahí que el testigo, quede sorprendido ante lo observado.
A tal efecto, recordemos también, la ley dictada por Jacques Valleé que dice: “El grado de sorpresa aumenta ante la proximidad del Fenómeno”.

11º) Este episodio, contado con un TESTIGO CALIFICADO, y que ha llegado a la Fuerza Aérea Argentina, presenta nuevas pruebas a favor del mismo.

12º) El presente incidente, lo damos como un nuevo y sorprendente caso de Contacto OVNI produciendo una aproximación notable del objeto hacia el testigo que circulaba al atardecer en una ruta solitaria argentina en el sudeste de la Provincia de Buenos Aires, en la región de Necochea.



HIPÓTESIS DE TRABAJO

¿Cuál es el motivo que mueve al OVNI a acercarse a los testigos?. En este episodio de Osmán Alberto Simonini, el objeto se encontraba a tan sólo 3 metros del mismo, no sufriendo el testigo temor alguno permitiendo observar el fenómeno con objetividad y tranquilidad.

¿Es acaso qué los tripulantes de los OVNI eligen a los testigos para un acercamiento hacia ellos? (como tantos incidentes , cuyo común denominador es la “no agresión”, de personalidad afable y tranquila de estos ocasionales testigos). Todos estos hechos determinan que así es.

Quizá, el motivo del acercamiento a los testigos sea conocer las reacciones de éstos frente a algo desconocido para nuestra técnica terrestre,

Pero vuelvo a preguntarme: ¿A qué se deben todas éstas asiduas manifestaciones OVNI en la región de Necochea?


Siempre he sostenido la creencia que existe un “pasaje” ó “corredor aéreo” (similar a los que utilizan nuestros aviones convencionales) utilizados por los OVNI, y la ciudad de Necochea (junto a su zona aledaña), sería una de las “rutas de pasajes” o bien, un “centro de dispersión” utilizados por estos objetos físicos No Identificados (teniendo en cuenta lo abundante desde un punto de vista cuantitativo de episodios OVNI).

Los hechos así lo demuestran.

Pero asímismo encontramos al Río Quequén Grande que separa las ciudades de Necochea y Quequén, que recoge las aguas de numerosos arroyos formando en algunos casos, pequeños saltos desembocados en el Atlántico, siendo la cuenca del río Quequén Grande un importante conector del Sur de la Provincia de Buenos Aires, situados éstos en las cercanías de los principales puntos de actividad OVNI.

Dos imágenes fotográficas del Río Quequén, que separa las ciudades de Necochea y Quequén. Lugar también de visualizaciones OVNI en la región

¿Qué sucede en la región del Parque Miguel Lillo (de aproximadamente 700 hectáreas, cubriendo allí más de un millón de árboles, en su mayoría pinos y coníferos sirviendo de resguardo a las distintas especies de aves de esta zona) y en las costas de Necochea y Quequén (con sus extensas y anchas playas de aproximadamente 300 mts. en algunos lugares y que se extienden a lo largo de más de 70 km. de longitud)?.


El Parque Miguel Lillo de la ciudad de Necochea, en el extremo sudeste de la Provincia de Buenos Aires, Argentina. Lugar que abarca unas 700 hectáreas de pinos y coníferas, además de distintas aves y animales, situada frente al mar. También lugar de activa presencia OVNI


Las costas argentinas de las ciudades de Quequén y Necochea, lugares típicos de observaciones OVNI. Desde décadas existen testimonios brindados desde las costas y/o desde el propio Mar Argentino de visualización de extraños objetos, que en algunas ocasiones se acercan a lanchas y barcos emergiendo y/o sumergiéndose en el mar, para luego sobrevolar la zona o desaparecer en la región del Parque Miguel Lillo


¿El Parque, sus médanos de gran altura y el mar Argentino les sirven de ocultamiento para estos visitantes?

La gran cantidad de observaciones OVNI en estas zonas desde décadas pasadas demostrarían que es una región rica en avistamientos (emergiendo y sumergiendo del mar, volando por nuestros cielos, apareciendo y desapareciendo por el Parque, avistajes en las zonas adyacentes, etc. encontrando a diferentes tipos de testigos para estos encuentros. Desde amas de casa, estudiantes, pescadores, profesionales, turistas, etc., contando en algunos casos con evidencias fotográficas y/o fílmicas de estos sucesos).


¿Será el Río Quequén Grande y sus afluentes, junto a las playas de este sector del sudeste bonaerense la causa de tanta actividad OVNI, ó la existencia de este corredor aéreo o centro de dispersión en la región de Necochea?

El tiempo nos dará la respuesta, pero la cantidad de hechos lo estarían confirmando...



Guillermo Daniel Giménez
Necochea – Argentina
Email: gdgneco@yahoo.com