Tuesday, November 11, 2014

Encubrimiento: ¿Regresan los agentes del misterio?



Encubrimiento: ¿Regresan los agentes del misterio?
Por Scott Corrales © 2014 – Arcana Mundi

Los célebres hombres de negro solían aparecerse en grupos de tres y en antiguos vehículos que parecían recién salidos de la fábrica o hurtados de la colección de algún millonario entusiasta de coches viejos. Impecablemente trajeados de negro – tal y como los han representado las películas de Men In Black – los HDN tenían por misión repartir amenazas sutiles a los testigos de los ovnis, principalmente aquellos que habían fotografiado algún aparato en los cielos, logrado rescatar algún fragmento de material extraño o tener contacto con los furtivos seres que se desplazaban en esos aparatos.

Los tiempos cambian y el fenómeno ovni ya no es lo que era. Hace tiempo dejamos de leer notas periodísticas sobre encuentros cercanos del tercer tipo entre viajeros que regresaban a casa y maravillosos objetos al lado de la carretera, mucho menos encuentros encandilantes al estilo Villas-Boas. El fenómeno se circunscribe al firmamento en el siglo XXI – los molestos encuentros del primer tipo que había que “archivar en el bote de basura” según el sabio consejo del criptozoologo Iván T. Sanderson.

No por ello han dejado de producirse las visitas a los testigos. Ya no por los enigmáticos hombres de negro, sino por parejas de agentes del gobierno – parejas dispares, a juzgar por lo que cuentan, ya que uno suele ser muy formal y de buen vestir al estilo Fox Mulder mientras que el otro parece sacado de Sons of Anarchy. La cara del encubrimiento de lo paranormal es distinta, pero no menos funesta.

Uno de los cambios apreciables en la nueva forma que ha adoptado la investigación ovni / paranormal ha sido la desaparición de los medios escritos como forma de diseminar información y el auge de los “podcasts” de ovnis, fantasmas y otros temas. Estos programas – descargables muchas veces en formato mp3 – son el nuevo foro de discusión y diseminación de datos importantes, aunque existen significativas variaciones en la calidad de estos programas.
Uno de los mejores trata no sobre el gastado quehacer ovnilógico sino el fenómeno de Piegrande o Bigfoot, el antropoide o parasimio gigante que habita no sólo en las zonas inhóspitas de América del Norte sino en muchas otras partes del planeta. Con el título Bigfoot Hotspot Radio, el programa ofrece un acercamiento serio al fenómeno y transmite los comentarios de expertos y testigos presenciales a diferencia de versiones televisadas que han desmejorado el tema considerablemente. El lector sabrá al programa que me refiero.

En fechas recientes, este programa ha transmitido informes sobre el interés del gobierno estadounidense en estas criaturas, posiblemente a raíz de las desapariciones de personas en los bosques nacionales de la unión americana, documentadas en los libros del ex policía David Paulides.
Uno de los conductores del programa – el autor William Jevning – ha manifestado que ciertas agencias (el servicio forestal nacional o la secretaría del interior, según el caso) toman cartas en el asunto si alguien manifiesta haber visto una de estas desapariciones o en el peor de los casos, haber disparado contra los desagradables seres peludos que pueden representar una amenaza para los cazadores, senderistas y otros que viven cerca de la naturaleza.

El testigo oye que le tocan a la puerta. La abre para ver dos sujetos que se identifican como agentes del gobierno – uno con modales exquisitos y el otro como matón de barrio. Le informan que tienen conocimiento de sus actividades, ya sea su interés en el tema de Bigfoot o haber acribillado a balas a uno de
estos seres, peor aún si afirma haber “dado muerte a Bigfoot” como pregonan los periodiquillos en el supermercado.

“Has matado un a oso. No lo olvides”.

Si el testigo decide porfiar con el agente, invocando sus derechos constitucionales o cualquier otra ficción que considere como protección, se repite la advertencia: “Un oso. Mataste a un oso”.

Llegado este momento, intercede el menos educado con tono amenazador, recordándole al testigo que no es del todo inverosímil que algo malo pueda sucederle a algún familiar o al mismo testigo.

Las anécdotas sobre el interés del gobierno en estas criaturas no son cosa reciente. Un mensaje remitido a The International Bigfoot Society (el informe #3493) asegura elementos de la Guardia Nacional se personaron tras la erupción del volcán St. Helens (región del noroeste americano famosa por la presencia de los seres peludos) para rescatar los cadáveres de los animales masacrados por la erupción de 1980. Según el dato proporcionado, los soldados apilaron docenas y docenas de animales muertos - ciervos y alces - para incinerarlos posteriormente.

Sin embargo, el autor del informe agrega lo siguiente: "A mi padre le pusieron al cargo de una pila de cadáveres que estaba tapada y cuyo acceso estaba restringido, rodeado por personal armado de la Guardia Nacional. Llegó el día en que iba a moverse este apilamiento de cadáveres, y quitaron la lona que la cubría. Ahí fue que pudo ver a las criaturas, algunas de ellas calcinadas y otras no. Las colocaron en un camión y las taparon. Mi padre le preguntó entonces a un soldado que qué iban a hacer con ellas, y el soldado repuso que no le interesaba saber, y que ciertas cosas no se preguntaban. No volvió a saberse de ellas."

La investigadora Bobbie Short mencionaría en sus propios estudios un relevamiento realizado en 1985 tras la erupción del St. Helens aquel año. Un piloto que participó en las operaciones destinadas a extraer animales muertos – osos, ciervos y alces calcinados por la lava – pudo ver “algo con brazos peludos quemados” en una de las redes utilizadas para el transporte de los restos. Según el testigo (piloto de helicópteros durante la guerra de Vietnam), todos los animales muertos fueron depositados en una fosa común para evitar el contagio y la contaminación de las vías fluviales.

En cierto modo, el gobierno federal ya había manifestado cierto interés por estas criaturas “inexistentes” en 1975, cuando el Cuerpo de Ingeniería del Ejército de EE.UU. reconoció la existencia oficial del Sasquatch. Según el Atlas Ambiental del estado de Washington, el mando militar describe a la criatura como “un gran animal que mide entre 8 a 10 pies (2.4 a 3 mts.) de alto con peso de hasta 1000 libras (453 kg) y pies que miden hasta 24 pulgadas (60 cm) de largo. La criatura está cubierta en pelambre largo, salvo por su rostro y sus manos, y tiene un aspecto distintivamente humano.”


En 1977, el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de la Secretaría del Interior emitiría un comunicado de prensa debatiendo la postura oficial del gobierno sobre el asunto, planteando la interrogante: ¿Qué haría el gobierno de los Estados Unidos si se comprobara la existencia de estos seres? Pasando a citar la respuesta de Keith Schreiner, Director Adjunto del Servicio de Pesca y Vida Silvestre: “Dudo que hagamos algo, porque no creo que existan tales criaturas cuya existencia deba comprobarse. Por lo menos tenemos leyes y reglamentos en los textos sobre cómo abordar las especies recién descubiertas”.
El comunicado pasa a lo siguiente: “Evidencia fidedigna de un Bigfoot puede causar problemas inmediatos y a corto plazo con los que no puede lidiar ninguna agencia del orden público. La noticia del descubrimiento se transmitiría a todas partes del mundo en cuestión de horas, y la noticia podría estar acompañada por histeria, temor o pánico en la región donde se produjo el descubrimiento. Los curiosos, cazadores potenciales y otros deseosos de buscar a Bigfoot representarían no tan solo una amenaza para la criatura, sino para la seguridad general. Algunos funcionarios dudan que ninguna acción, salvo la participación de la Guardia Nacional, sería capaz de mantener el orden en la zona, lo que sería fundamental hasta la llegada de un equipo científico para asegurar la supervivencia de la criatura.”


Dos décadas más tarde se produciría otro incidente que – gracias a Internet y los nuevos medios de comunicación – causaría aún más sensación.
En el verano de 1999 se produjeron varios incendios forestales simultáneos cerca de Battle Mountain, en el estado de Nevada. Pronto se corrió la voz de que las unidades de rescate y bomberos que luchaban contra el fuego forestal habían encontrado a una víctima muy extraña. El siniestrado medía más de 2 metros de largo, con quemaduras múltiples de gravedad en las extremidades y en el tronco. Esta noticia causó sensación en los “chatrooms” y foros de aquel entonces, rechazada como un bulo por los interesados en la materia. Sin embargo, el autor Thom Powell, autor del libro “The Neighbors” (los “vecinos”) dio el caso por bueno, citando la carta de un empleado de los servicios forestales que aparece en los archivos de la BFRO (Bigfoot Research Organization). El texto dice así:

“Pude ver un animal herido por las llamas que se desplazaba en cuatro patas, pero no como un oso. Más bien como un simio. Los bomberos capturaron al animal y se comunicaron con un veterinario y un médico. Las agencias de pesca y vida silvestre, del interior, y el Negociado de Manejo de Tierras ya estaban en el lugar de los hechos. El animal fue anestesiado y transferido a otro lugar. El animal tenía aproximadamente 7.5 pies de largo/alto, extremidades casi humanas, rostro entre humano y simio, genitales masculinos y sin circuncisión, vello que cubre el cuerpo entero salvo el pecho, manos poco velludas, con manos de cinco dígitos y pulgar oponible”.

Se prohibió terminantemente hablar sobre el asunto bajo pena de arresto por delito grave y encarcelamiento, con pérdida inmediata de la jerarquía de empleo gubernamental, pensión y prestaciones. Lo suficiente como para asegurar que tan sólo los más osados – o temerarios – se atreviesen a divulgar el tema a los investigadores.

Saturday, November 08, 2014

Argentina: Incidentes en la Costa Atlántica




INCIDENTES EN LA COSTA ATLANTICA

OBSERVACIONES OVNI EN
NECOCHEA y QUEQUEN



- FILMACION DE UN OVNI EN NECOCHEA
- LANCHAS PESQUERAS PROTAGONIZAN FENOMENO LUMINICO EN EL MAR
- TESTIMONIOS DESDE LA COSTA
- INCIDENTES DE SIMILARES CARACTERISTICAS EN LA MISMA ZONA




Investigación: GUILLERMO DANIEL GIMENEZ
E-Mail: gdgneco@yahoo.com



EVIDENCIA FILMICA DEL FENOMENO

NECOCHEA - ENERO DE 2000




La ciudad de Necochea, en la costa atlántica argentina presentaba el pasado mes de enero sus hoteles en su gran mayoría colmados todos por la asistencia de miles de turistas que acuden a ésta año tras año para disfrutar de las extensas playas denominadas del "suave declive", que superan los 300 metros desde el mar hasta la Avenida 2 (Costanera), su fina arena y la pureza de sus aguas de oleaje constante, esto es uno de los factores que junto a la tranquilidad que ofrece las mismas (amplitud de éstas, únicas en la Argentina) y al Parque Miguel Lillo de más de 700 hectáreas, (cubriendo allí más de un millón de árboles, en su mayoría pinos y coníferas que sirven de resguardo a las aves de esta zona), entre otros ayudado además por las temperaturas que superaron los 30 grados todos los días en el citado mes, transformaron y transforman a la playa de Necochea en un lugar seguro y de gran encanto para los turistas.

Nuevamente la presencia OVNI no se hizo esperar.



Visualización geográfica de la ciudad de Necochea,
Pcia. de Buenos Aires, Argentina



El 20 de enero se desarrolla una fiesta de casamiento ofrecida en los salones del restaurante del Complejo Nuevo Casino ubicado frente a la costa necochense sobre la Avenida 2, contraían enlace matrimonial los jóvenes María Paola Murúa y Sergio Marcos.

En horas de la noche mientras disfrutaban de la fiesta deciden ir a la playa ubicada en frente del Casino para tomar escenas fílmicas de diversión entre los recién casados y los invitados. Y es así que encontrándose en el Balneario del Automóvil Club Argentino (A.C.A.) algunos invitados ya siendo el 21 de enero a las 02.00 hrs de la mañana, observan en dirección Este-Sur que sobrevuela sobre el cielo por sobre la costa un objeto muy luminoso de color blanco-azulado. Las condiciones eran buenas, una noche limpia , estrellada, sólo con algunas nubes.

El paso del objeto duró menos de 40 segundos, totalmente en forma silenciosa (por lo menos a la distancia que se encontraba no se escuchaba ruido alguno).

Es así que una invitada observa el fenómeno y da aviso al camarógrafo profesional, Director Roberto Nebot que estaba filmando la fiesta y logran grabar el paso del objeto, con una cámara Panasonic 9500 Zoom x 12 / GAIN + 7.

No todos los invitados le dieron la importancia acorde al suceso, más aún algunos prefirieron ignorar los hechos. Hasta el propio camarógrafo graba sólo unos segundos para luego continuar con la fiesta.

Algunos nombres permanecen en el anonimato a pedido expreso de los mismos. No obstante todos los datos están registrados en mi investigación.

En las imágenes captadas se observa las corridas y diversiones en la playa de todos los participantes de la fiesta y la presencia del objeto que fue advertida por una invitada. El OVNI se destaca plenamente en la oscuridad de la costa volando a poca velocidad y a gran distancia en dirección Sur para luego desaparecer entre las nubes (aparentemente, según declaración de la testigo principal).

El OVNI es muy luminoso, en algunos momentos va cambiando de brillo, (o va ingresando por algunas nubes existentes) de color blanco-azulado.

El film con las imágenes obtenidas del objeto actualmente obra en mis archivos y forma parte de un nuevo avistamiento con evidencias fílmicas de la casuística local.








Imágenes digitalizadas de la filmación del OVNI obtenida el 21 de enero de 2000 a las 02.00 hrs en las costas de Necochea (Pcia. de Buenos Aires, Argentina) obtenidas por el camarógrafo profesional Roberto Nebot.


LANCHAS PESQUERAS SORPRENDIDAS ANTE EL ACERCAMIENTO DE UN OVNI


Otro de los incidentes ocurrió también a mediados de enero de 2000 sobre la costa necochense.

Tuvo como protagonistas a varias embarcaciones pesqueras, las comúnmente llamadas "lanchas amarillas".





Las embarcaciones pesqueras “lanchas amarillas” en el Puerto Quequén-Necochea (Argentina), protagonistas de varios incidentes con Fenómenos OVNI.



En horas de la noche, aproximadamente a las 02.30 ó 03.00 hrs de la mañana, y en plena oscuridad marítima, los pesqueros -siete en total- ubicados frente a la costa de Necochea observan una luz blanca que se acercaba a las embarcaciones.

Piensan todos en un helicóptero pero les resulta extraño su acercamiento, en forma totalmente silenciosa y también el motivo de éste. Más aún, no hay helicópteros en esta zona patrullando la costa a esa hora de la madrugada.

Grande fue su sorpresa cuando se dan cuenta que lo que veían era una gran nave símil a dos platos soperos que se ubica por encima de las lanchas enviando hacia ellos un gran haz de luz lumínico de color blanco que "iluminó la noche como si fuera de día".

Los pesqueros dieron aviso por radio a otras embarcaciones y todos son protagonistas del fenómeno (contando con más de 40 pescadores como testigos).

El mismo fenómeno causó miedo, -según el testimonio de uno de ellos-, el acercamiento del OVNI y el envío del haz de luz. Este se mantuvo por unos minutos para luego desaparecer, alejándose de las embarcaciones, en la oscuridad de la noche sobre el mar.

Lamentablemente los nombres de los protagonistas y otros testimonios permanecen en silencio, ya que prefieren no contar lo sucedido a la opinión pública por temor a la ridiculez que sufrirían en el comentario de la gente (debido a que en experiencias similares anteriores, ya "sufrieron" esta situación).

Este testimonio me llegó en forma directa por otros colegas pesqueros, certificando la veracidad de los hechos. Los mismos son de buena confianza, de gran credibilidad.

También informaron éstos que es común ver en esta zona de la costa de Necochea y Quequén fenómenos aéreos no identificados, no sólo sobrevolando la costa y/o la ciudad, sino también emergiendo y/o sumergiéndose en el mar.

Podemos contar como análisis comparado varios incidentes similares a éste.

Citemos a modo de ejemplo un episodio también ocurrido en Necochea el 11 de julio de 1968 cuando cuatro personas que marchaban en automóvil por la costa avistaron un OVNI a las 01.05 hrs de la mañana por la Avenida costanera, observan asombrados la presencia del objeto a unos 800 metros mar adentro frente a nuestras costas.

De inmediato la novedad fue comentada por aquellos sorprendidos jóvenes mientras que simultáneamente desde un barco mercante de bandera argentina se divisaba el objeto.

El OVNI estaba estacionado aparentemente a unos 100 metros de altura, tenía una forma ovoidal y era extremadamente luminoso, siendo semejante de acuerdo a uno de los testigos a "una bola de fuego".

Su aparición fue súbita sobre el Atlántico, avanzó para detenerse rápidamente y de su parte baja emitía como un haz de luz en un radio de aproximadamente 50 metros.

Así como apareció, aquel extraño objeto, desapareció momentos después, pero los testigos vieron claramente que antes de evolucionar, aquel haz de luz fue "tragado" por el OVNI, ascendiendo hasta el mismo.

A la mañana siguiente, en la Prefectura de Puerto Quequén-Necochea se ofrecía una conferencia de prensa, a cargo del Capitán del buque de matrícula nacional "Río Grande", Jorge Alberto Bóveda de 24 años. Lo acompañaban el radiotelegrafista Manuel Jorge Fotini y el timonel de guardia Manuel Silva do Santos.


En la oportunidad se informó sobre la presencia y detección del OVNI y algunos aspectos observados desde el barco.

Dijeron que "su color es difícil de describir. Tenía matices anaranjados. Parecía que se venía encima del buque pero de pronto se detuvo y tras de ello comenzó a irradiar un potente rayo de luz hacia el agua, que tomó un color parecido al mercurio".

Confesaron haber tenido temor ante el OVNI y que éste no emitía ruido alguno, al menos mientras estuvo ese minuto casi sobre el barco.

Las agencias periodísticas dieron trascendencia nacional al suceso informando que un barco mercante argentino en espera de entrar a Puerto Quequén y a menos de 1 kilómetro de la escollera había avistado un OVNI a 174 grados, entre 3 y 5 grados en la ciudad de Necochea.

El Capitán Bóveda informó: "que no se registraron alteraciones ni perturbaciones eléctricas ni magnéticas mientras duró la presencia del objeto cerca del barco".

Cabe señalar que el testimonio de los cuatro necochenses que divisaron el objeto desde tierra, coincidía plenamente con los detalles aportados por los marinos.

Las señoritas Bella Blanca Zubillaga, Diana y Aurora Etcheverry y el señor Francisco Pazdera fueron los protagonistas de esta experiencia.

Cabe acotar que en la mañana del miércoles 10 de julio varios vecinos de Quequén conmovieron a la opinión pública al relatar haber presenciado la evolución de un OVNI sobre el cielo de la vecina localidad. Este caso tuvo amplia difusión en el diario local con los testimonios de los testigos.

Debemos aclarar que el incidente del 21 de enero de 2000 con el avistamiento de un OVNI en la costa necochense durante la fiesta de casamiento y la filmación obtenida del mismo, además del protagonizado por las embarcaciones pesqueras "lanchas amarillas" también en la misma costa de Necochea no tuvieron publicidad alguna desconociéndose -hasta hoy- por parte del público en general y de la prensa escrita y/o televisiva todos estos acontecimientos, ya que los protagonistas prefirieron no comentar lo sucedido. Sólo pocos días después tengo conocimiento por testigos directos de estos hechos, y ahí nace mi investigación.

Esta es la primera vez que se da a difusión estos dos importantes sucesos OVNI.


INCIDENTE EN LAS PLAYAS DE QUEQUEN



"Sobre estas cosas no se miente, hay que decir lo que uno ve y listo" esto nos decía el Sr. Orlando Ostrobski de 69 años de edad que el pasado miércoles 01 de marzo de 2000 en la ciudad de Quequén, Provincia de Buenos Aires (Argentina) observa el paso de un objeto silencioso en la ya citada zona balnearia.





Gráfico mostrando partes de la costa de Necochea y Quequén (Argentina) junto al río Quequén Grande. Se observan las escolleras y el Balneario Pinocho lugares de constante presencia OVNI.



"Para mí era un OVNI" afirma Ostrobski cuidador del Balneario Pinocho en Quequén, ciudad vecina a Necochea, quien observa alrededor de las 21.15 hrs un objeto en forma ovalada con "una cúpula encima y una lucesita de color celeste".

"No era una alucinación, lo vi clarito". El testigo, nos cuenta que se encontraba en la parrilla del edificio situado sobre la calle 502 frente a la costa, desde donde se pueden ver las dos escolleras de Puerto Quequén.

"Me impresionó un poco, porque yo veía la luz que venía". Indicó que si bien ya en otra oportunidad había visto un OVNI, nunca divisó algo semejante y de tan cerca.

El objeto se desplazaba desde el Sur (costa necochense) en dirección al Norte, a unos 120 ó 150 metros de altitud aproximadamente, a una velocidad de alrededor de 50 kilómetros por hora.


LOS SUCESOS


El miércoles Orlando Ostrobski y su señora se encontraban mirando televisión en su casa, ubicada en los fondos del edificio Pinocho, ubicada en la calle 502 Nro. 1355 frente a la costa. Este es un lugar de gran afluencia turística en las épocas veraniegas y muy buena zona para las actividades surfistas. Es aquí donde se congregan gran cantidad de jóvenes para desarrollar dichas actividades marítimas, al igual que en la costa de Necochea, las únicas 2 zonas de la Argentina de mayor afluencia surfista por la calidad de las olas existentes. Se encuentran aquí los "picos" más perfectos del país.

"Estábamos mirando el programa de Moria Casán (llamado "Buenos Vecinos" que se trasmite diariamente por TELEFE Buenos Aires a partir de las 21.00 hrs) cuando decidí salir a mirar porque tenemos problemas con los chicos que nos rompen los vidrios del edificio". Caminó desde el fondo de la casa hasta el frente del edificio, donde se encuentra la parrilla.

Al mirar hacia el Sur (dirección a la costa de Necochea) grande fue su sorpresa cuando ve al extraño objeto. Eran aproximadamente las 21.15 ó 21.20 hrs.

Nos dice que "no era un avión, para mí era un OVNI. El mismo era ovalado, símil a 2 platos soperos unidos por sus bordes, de gran luminosidad y tenía como una cúpula encima con una lucesita celeste".

"Ví la luz blanca que venía del lado de la Escollera Norte". Al ver que la luz quedaba oculta por el edificio, el protagonista decidió ir a buscar a su esposa para contarle lo que había visto.

"Cuando la iba a llamar ya había desaparecido". Sólo habían pasado unos segundos desde que avistó el objeto, del que no pudo precisar el tamaño, aunque afirmó que era "muy grande".



Foto del testigo Sr. Orlando Ostrobski, protagonista de la visualización del OVNI del 01 de marzo de 2000 en las costas de Quequén (Argentina).

Consultado al Aeropuerto de Necochea, por vuelos en esa zona, nos respondieron negativamente. Ningún avión sobrevoló la costa necochense ni quequenense en ese momento.

El objeto se trasladaba en silencio. No se escuchaban sonidos de motores o inyectores. "No se escuchaba nada" dice Ostrobski.

Precisó además que el "avión tiene cola, donde lleva la baliza y este objeto no tenía cola ni baliza". A esa hora, la noche estaba estrellada, se veía despejada.

"Yo estaba en la parrilla y veía esa luz que venía, era grande. Pensé: avión no es, helicóptero tampoco, porque no se escuchaba el ruido de los motores".

Al finalizar su nueva experiencia con un OVNI, ingresa a su casa y le comenta a su mujer: " Vos vas a pensar que es mentira lo que te digo, pero ví un objeto que volaba".

Por eso nos dice: "Sobre estas cosas no se miente, hay que decir lo que uno ve y listo".

Durante la investigación desarrollada pocos días después de estos sucesos, pudimos encontrar otros testigos en la zona que observaron el mismo fenómeno.

El OVNI venía desde la costa de la ciudad de Necochea para internarse hacia Quequén en dicha zona balnearia.

Aquí se encuentran gran cantidad de viviendas de estilo mediterráneo, la mayoría hoy deshabitadas, ya que son casas de verano. Sus playas de arenas rocosas, junto al camino entoscado, brindan un paisaje fuera de lo común. También encontramos a más de 400 metros de la zona de Pinocho varios médanos y dunas de arena y el Faro de Quequén ubicado en la calle 541 entre 514 y 516, construído en 1921, de 70 metros de alto. Allí en sus cercanías se halla el "Necochea Golf Club" que ofrece verdes inmejorables.

Toda esta región de gran presencia OVNI.





Vista del faro y costas de Quequén (Argentina) región muy visitada por los OVNI y zona de observación del fenómeno
del 01 de marzo de 2000.



OBSERVACION ANTERIOR


Para Orlando Ostrobski esta no era la primera vez que observaba un OVNI.

Ya años atrás, aproximadamente en 1990, cuando volvía en automóvil junto a su mujer y su hermano desde Necochea hacia Pinocho en Quequén observan tres luces de gran luminosidad, cuya trayectoria era igual a la protagonizada el primer día de marzo. Nos asegura que lo que vio no era una estrella o un satélite: "Me acuerdo que cuando trabajaba en vigilancia en la Junta de Granos y estaba en el galpón grande, con los muchachos veíamos pasar los satélites, y esto NO era igual".

Al estar ya en el balneario Pinocho como no había iluminación en la calle en ese momento, deciden ir a buscar una linterna pero al salir el ó los objetos ya habían desaparecido.

"Lo que vimos era un OVNI", afirmó categóricamente.


OTROS AVISTAJES EN LA ZONA


El pasado sábado 28 de abril de 1990 otras observaciones ocurrieron en las cercanías del avistamiento protagonizado por Orlando Obstrosky, que tuvieron gran relevancia y difusión por los hechos.

Es así que el matrimonio integrado por Stella Maris Perviu y Jorge Enrique Gondo, al igual que otros vecinos observan alrededor de las 17.00 hrs frente al encallado barco de nombre "Adamastos" (de 176.94 metros de eslora, 25.07 de manga y un puntual de 14.20 metros) un "... gran cilindro muy plateado. Algo así como un cigarrillo pero enorme..." del tamaño de un avión que se desplazaba de Norte a Sur en forma totalmente silenciosa.

Los mismos se encontraban a la altura del balneario Costa Bonita, de Quequén, observando el carguero de bandera chipriota que había encallado a unos 150 metros de la costa debido a un temporal de viento y lluvia ocurrido el martes 17 de abril de 1990.

El OVNI pasó por sobre un avión Cessna 152 que estaba fotografiando el lugar para después "el objeto internarse en el mar, en dirección Sur, hasta desaparecer de la vista".

Ese mismo día, otro incidente ocurrió en las cercanías del Aero Club de Necochea cuando el piloto necochense Leonardo Ruggiero a bordo de un "Pipper PA 12" observa un objeto de gran luminosidad.


Para mayor información sobre este incidente consultar: "Fenómenos OVNI en NECOCHEA" Un Cigarro Volador sobrevoló por sobre una Aeronave del Aero Club Necochense y sobre un barco encallado". Investigación y desarrollo: Guillermo Daniel Giménez. Publicado en el Blog ARCANA MUNDI, Octubre de 2014
http://arcanamundiblog.blogspot.com.ar/2014/10/fenomenos-ovni-en-necochea-cigarro.html



De todos los incidentes presentados nos surgen algunas preguntas: ¿Porqué es tan asidua la manifestación OVNI en la zona de Necochea?, ¿Es el Parque Miguel Lillo su lugar de escondite?, ¿El río Quequén Grande que nace a 250 kilómetros del mar y separa las ciudades de Necochea y Quequén, recorriendo la llanura y desembocando en el océano Atlántico su atracción?, ¿Les atrae la existencia de la Central Eléctrica Necochea, planta generadora de electricidad ubicada en pleno Puerto frente al Río Quequén y costa necochense?, ¿Ó el mar les sirve de refugio?. También encontramos aquí en el Puerto junto al Río Quequén y en Necochea a la Central Eléctrica Necochea de Centrales de la Costa Atlántica SA, empresa generadora de energía y que abastece a la Red de Energía Nacional.

No hay duda eso sí, la presencia OVNI es indiscutible por la gran cantidad de testimonios de diferentes clases sociales y niveles culturales, junto a las evidencias físicas, fotográficas y fílmicas recogidas en esta zona.


Como vemos, la actividad OVNI sobre la ciudad de Necochea (Provincia de Buenos Aires, Argentina) y su zona adyacente, continúa. Los testimonios recogidos dan prueba de ello, contando en esta oportunidad con más de 50 testigos y una evidencia fílmica del fenómeno obtenida por un camarógrafo profesional que confirma la insistente presencia OVNI en esta región de la costa atlántica.-


Bibliografía:

- Investigaciones propias.
- Ecos Diarios, Necochea (Buenos Aires, Argentina)

Sunday, November 02, 2014

Recordando la transmisión de La Guerra de los Mundos (operadoras de AT&T, 1988)



Documental DSG Directions de la Telefónica AT&T, recordando la transmisión de War of the Worlds por el locutor Orson Welles el 30 de octubre de 1938.

"Cada luz en ese tablero se encendió, y en mi estimación, aquel tablero medía una cuadra de largo". - Anna Wolnick

"Nuestro tablero se iluminó cuando anunciaron que los marcianos habían cruzado el puente George Washington. Y ahí fue comenzó la emocion. La gente se lo creyó, de veras se lo creyó, y nos suplicaban que les conectáramos con sus familias, con sus maridos, con sus padres y madres, antes de que llegara el fin del mundo, tan siquiera para decir que les amaban".- Norma Como

"Algunos me preguntaron si tuve la oportunidad de verlos, cual era su aspecto. La gente lloraba y gritaba, preguntando si habia mucho gas y destruccion, si habia incendios, cadáveres por todas partes".- Marian Suthpin

"Me los imaginaba chiquitos. Gente pequeña. Y con eso no quiero decir de un pie de alto, sino pequeña..de color verde y con cofias". - Lorene Fechner

"Un hombre me dijo que la gente saltaba de las ventanas, y que iban a matar a sus familias antes de la llegada de los marcianos".

"Mire usted, no era cosa de contestar luces y conectarlas con otros. Tan solo querian hablar con la operadora".

"Me preocupaba si sería capaz de ayudar a tanta gente. Nunca se me ocurrió salir de ahí, ya que mi vida también peligraba. Creo en parte que con la antigua capacitación que nos daba la telefónica, estabamos muy dedicadas a nuestro trabajo. Nos quedabamos en nuestros puestos, pasara lo que pasara."

"Y una señora, varios o muchos minutos después del comienzo, me dijo que ya estaban en Chicago. Pensé que si viajaban tan deprisa, van a llegar a Missoula antes de que acabe mi turno".

"Cualquier hombre capaz de causar tanto revuelo en un país, de una costa a la otra, tiene que ser grande".

Para acceder al vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=R29BTsoIHpQ

Friday, October 31, 2014

Los OVNI del Arco Iris en Necochea, Argentina

LOS OVNI DEL ARCO IRIS EN NECOCHEA – ARGENTINA

Una investigación de: GUILLERMO D. GIMÉNEZ (*)

Dentro de la numerosísima correspondencia recibida, llamó la atención un correo firmado por unos conocidos necochenses, quienes me brindaban información y unas fotos de extraños objetos captados fortuitamente en la ciudad donde resido, que es Necochea, ubicada en el extremo sudeste de la ciudad de Buenos Aires, Argentina.

La misma firmada por Graciela Decia y Mario Muner, detallaba que un vecino les había entregado unas fotos obtenidas el pasado 9 de junio de 2008, a las 17.15 hrs aproximadamente en la zona de la playa, donde se observaban extraños objetos que fueron advertidas recién al bajarlas a su computadora.

Allí Ricardo C. decide obtener varias tomas gráficas de una de sus hijas en la zona de la costa con el fondo de un gran Arco Iris que se presentaba junto a otro de menor luminosidad a lo largo de la costa, luego de la lluvia que había caído momentos atrás. Para ello se dirigen a la playa, a pocos metros de donde residen, tomando allí varias fotografías sin advertir nada inusual.

Tiempo después cuando bajaba las tomas gráficas a la computadora se da cuenta de algunos objetos que no había visto.
Comienza así el interés del propio Ricardo en querer saber de qué se trataba, y la investigación del caso.

LAS FOTOGRAFÍAS DEL ARCO IRIS

Ricardo C., tiene 44 años de edad y no es una persona creyente al Fenómeno OVNI.
Durante el primer contacto con él me decía lo siguiente:

“Señor Guillermo: mi nombre es Ricardo C. y soy la persona que sacó la foto del arco iris con el presunto OVNI…
Antes de empezar le comento que no soy creyente de los OVNI, pero al ver una imagen no normal en la foto y sabiendo que a Mario Muner le apasiona el tema, le mostré la foto y le permití que la enviara a quien quisiera.
La foto fue tomada el 9 de junio de este año a las 17 y 15 horas.
Yo me ubicaba en la bajada del Balneario Municipal entre calles 83 y 85. Realicé varias tomas del arco iris incluyendo algunas en donde se encuentra mi hija de 6 años… la imagen es tomada por una máquina Panasonic, modelo DMC FZ50, … Nunca ví la figura, hasta que la observé detenidamente en mi computadora.
Lo primero que hice es enviarla a un familiar que es fotógrafo que trabaja en una editorial en España y él me comentó que no es ningún defecto del lente ó cámara...”


Las fotografías muestran la costa necochense con el fondo de un gran Arco Iris, que como ya dijimos había dos de ellos, uno mucho más fuerte y luminoso que el otro, que cruzan el mar de un extremo a otro. Allí esa tarde, numerosas personas, incluído –recuerdo- yo mismo, estuvimos en ese horario en la playa para observar este fenómeno natural, viendo como numerosas personas caminaban por las amplias playas necochenses, deteniéndose también para apreciar este gran Arco Iris.
El Arco Iris es un fenómeno óptico y meteorológico que produce la aparición de un espectro de luz continuo en el cielo cuando los rayos del sol atraviesan pequeñas partículas de humedad contenidas en la atmósfera terrestre. La forma es la de un arco multicolor con el rojo hacia la parte exterior y el violeta hacia la interior. Menos frecuente es el arco iris doble, el cual incluye un segundo arco más tenue con los colores invertidos, es decir el rojo hacia el interior y el violeta hacia el exterior.
A pesar de que el arco iris muestra un espectro continuo de colores, comúnmente se suele aceptar como seis los colores que lo conforman, los cuales son el rojo, naranja, amarillo, verde, azul, y violeta producto de la descomposición de frecuencias de la luz, y es formado por los 3 colores primarios y los 3 secundarios, aunque tradicionalmente se habla de 7 colores, incluyendo el añil entre el azul y el violeta. (Wikipedia)





Dos de las fotografías de Ricardo C. obtenidas el 9 de junio de 2008 en la zona de la playa de la ciudad de Necochea, Provincia de Buenos Aires, Argentina mostrando los dos Arco Iris, uno más fuerte y luminoso que el otro

EL TESTIMONIO DEL FOTÓGRAFO


Ricardo C., fotógrafo del caso realiza ante mi solicitud el siguiente testimonio:

“Guillermo:
Como se ve registrada en la foto la fecha es el 9 de junio del 2008, ese día había llovido toda la tarde.
Yo vivo en la calle 85 entre 2 y 4 y la las 17 horas fui a buscar a una de mis nenas a la Escuela Nro. 28. Había dejado de llover y mientras la tormenta se iba al mar, estaba saliendo el Sol, cuando volvíamos al departamento vimos sobre el mar un inmenso arcos iris, que nos llamo la atención.
Te comento que tengo 44 años, nací en Necochea y siempre me gustó la fotografía, tengo una Reflex analítica desde hace 15 años, y a fines de Mayo de este año me había comprado una cámara digital, que la estaba aprendiendo a manejar.
La cámara es una Panasonic Lumix modelo DMC FZ50 de 10 mp y un zoom óptico de 12 aumentos, utilicé un chip de memoria Panasonic de 2 Gb. Por lo tanto una vez en mi departamento tome la cámara y me fui a sacar algunas fotos al Arco Iris, mi nena me acompañó. Lo primero que hicimos fue bajar por la 85 pero no me gustó ya que había arena y las construcciones me molestaban para tomar imágenes del lado de la escollera así que me fui a la bajada del Balneario Municipal.
Como hay un piso de cemento pensé que uno podía sacar fotos en forma más cómoda. En ese momento todavía no conocía bien a la máquina así que opté por tomar imagen en forma totalmente automática, es decir yo solo elegía el objetivo y la longitud focal (el zoom) las demás características la selecciona la máquina, esta son la abertura, el tiempo de exposición, velocidad ISO (lo que antes se llamaba sensibilidad de luz o tipo de rollo) y el enfoque.
En total realicé 12 tomas que la máquina la número desde la P1000232 hasta P1000243 todas con tamaño de 10 mp, según el reloj de la máquina, la primera imagen fue tomada a las 17:15 horas y la última a las 17:18 horas, en donde se observa el arco iris desde el mar hasta el muelle…
En ese momento no llovía, por eso estoy seguro por que no había ninguna gota de agua en la lente que pudiese modificar la imagen, pero si hacía mucho frío, por lo tanto regresamos enseguida al departamento. Como te dije, en ningún momento vi nada, me encontraba fascinado por el Arco Iris y preocupado por que salieran bien las imágenes.
Una vez en el departamento paso las fotos en la computadora y al ver la primera me encuentro con la ‘mancha’. Como no creo en OVNI ni me pasó por la mente que fuera eso, lo que creí en un primer momento es en un defecto de la lente, te vuelvo a recordar que no hacía ni dos semanas que había comprado la máquina. Por lo tanto me conecté vía internet con mi sobrino en España, le mandé algunas fotos incluida la primera y le pregunté qué era, el me tranquilizó diciendo que la lente no era ya que no se repitió en ninguna foto. Además agregó que no podía ser una mancha ya que esta o era oscura o era luminosa pero no las dos al mismo tiempo. Acto seguido opté por visitar a Mario Muner, no tanto por su afición a los ovni si no por su experiencia en aviones, para él era un objeto que generaba luz, y desde ahí el me pidió permiso para mandar la fotos a algunos conocidos, entre ellos a vos.
Por último el lunes cuando te mande la primera foto me puse a observar las demás y encontré los puntos blancos que te indiqué en las siguientes imágenes, es decir hasta el lunes 21 de junio no había observado las otras fotos.
Sin intenciones de meterme en tus investigaciones, en lo personal me interesa mucho saber lo que pudo ser, entonces mandé a imprimir químicamente algunas fotos, como sabes la imagen digital vista en un monitor siempre está limitada a la resolución del mismo, por ejemplo el mío esta configurado en 1024 x 768 es decir toda imagen va estar formada por esa cantidad de punto, aun agrandando la foto siempre ves la misma cantidad de punto de alguna manera agrandas los puntos, y una foto de 10 mg es una imagen con una fina definición. Por eso me tomé el trabajo de hacer imprimir una ampliación del objeto y esta más nítida, aunque menos claro de lo que es…
Finalmente te adjunto una imagen tomada del Google Earth en donde con rojo te marco en donde me ubique para obtener las fotos.
Bien espero que te sirva de algo, saludos y hasta la próxima.
Ricardo”

Hasta aquí el testimonio de Ricardo, quien incrédulo ya empieza a sospechar que “algo”, esa “mancha” y “otras” que advirtió días después no era defecto alguno ó fenómeno natural.


Dos de las fotografías originales, en ellas se pueden apreciar distintos extraños objetos que no fueron advertidos por el fotógrafo Ricardo C. en la tarde del 9 de Junio de 2008 en la ciudad bonaerense de Necochea, Argentina

LAS FOTOGRAFÍAS

El propio Ricardo C. envió copias de las mismas a un sobrino suyo que reside en España, quien es fotógrafo y sería quien podría ayudarlo a discernir sobre qué era lo que se veía en las tomas.
Allí le responden que no era producto de algún defecto de la lente ó de la cámara… ¿entonces qué mostraba la misma?
Al llegar a mis manos las fotografías las envié a analizar a un Laboratorio de la ciudad de Necochea, quienes me informan también que no son producto de perturbaciones de la cámara o defecto alguno, sino que “algo” había y que no pueden identificar.
Para saber otra opinión, envié nuevamente las mismas al amigo y colaborador Jorge Luis Figueiras, encargado de analizar los casos fotográficos, para el grupo de la F.A.O. – Fundación Argentina de Ovnilogía -, que conduce el ufólogo Luis Burgos, a quien agradezco por su desinteresada colaboración hacia mi persona.
Al ser analizadas, dictaminaron lo siguiente:

Estimado Guillermo:
Te adjunto la revisión sobre la foto 232, y un anexo con toda la información (Metadatos) contenida por esta foto.
Identifiqué hasta 8 anormalidades contenidas por la foto, y las numeré sobre la misma
Te detallo mis observaciones:
1 Puede ser una partícula de arena
2; 3 y 5 Desconocidos, podría ser producto de la cámara.
4 Es una gaviota
6 y 7 Son OVNI
8 Probablemente reflejo en el agua del 7
Pegué en el centro análisis del 7 y a la derecha 3 cuadros del 8
Se puede percibir luz propia en los dos, se ve un objeto sólido y separado de la luz, se puede definir una forma sólida con relieve, con dos formas opacas que da la sensación de toberas o algo por el estilo, obtengo un relieve perfecto del punto más grande que es el 7, y el contorno no se parece a nada, ni a pájaro, ni a avión, y por su luz y al mismo tiempo su opacidad para nada se puede considerar una mancha o falla de la cámara, por otra parte en lo que se refiere a desenfoque, puede tener algo, pero así y todo no hay forma de confundir con algo conocido, además es una cámara de alta definición.
Yo confirmo la presencia de 2 Objetos no identificados en la foto. Y sólo un objeto identificado que es la gaviota.
Sobre el resto de las fotografías donde también se observan objetos desconocidos, Figueiras considera que: “…Respecto de las siguientes fotos, hay puntos que son sugestivos en las mismas, pero nada que sea totalmente contundente, como lo es la anterior, en la 232… luego encuentro en la 233 puntos que hasta podrían ser luminosos o con un fuerte reflejo, pero su tamaño no alcanza como para afirmar algo, lo mismo ocurre en la 236 y 237. Ahora la 232 y que ya te envié es por demás contundente…”




Fotografías analizadas por el especialista Jorge Luis Figueiras quien dictamina luego de arduos estudios que los puntos identificados como Nros. 6 y 7 corresponden a Fenómenos OVNI captados fortuitamente sobre la playa de la ciudad de Necochea, Provincia de Buenos Aires, Argentina el 9 de Junio de 2008 – Más abajo ampliación del OVNI sobre el Mar Argentino



Toma aérea desde Earth Google mostrando las amplias playas de Necochea,
Buenos Aires, Argentina. El punto rojo es la ubicación de Ricardo C. al tomar las fotografías




Otra de las tomas de Ricardo C. mostrando otros extraños objetos. Para el especialista Jorge L. Figueiras: “hay puntos que son sugestivos en las mismas...”

De acuerdo a los estudios realizados y los análisis hechos en las tomas se puede confirmar la presencia OVNI en estas fotografías, obtenidas fortuitamente en la tarde del 9 de junio de 2008, a las 17, 15 horas, luego de una tarde lluviosa sobre el Mar Argentino, frente a las costas de la ciudad bonaerense de Necochea, en la República Argentina.
Allí extraños objetos voladores también surcaron por sobre los dos Arco Iris, frente a un mar calmo y sus amplias playas, contemplando un hermoso fenómeno natural.
Quedan allí las evidencias de un nuevo episodio que viene a sumarse a la rica casuística ufológica necochense.-

(*) Guillermo Daniel Giménez, Necochea, Argentina
E-mail: gdgneco@yahoo.com



Fuente: Revista El Quinto Hombre
Agradezco al amigazo: Fabio ZERPA - Buenos Aires -
http://www.fabiozerpa.com.ar/ElQuintoHombre/art_2008/OvniArcoIris.html

Informó: Guillermo Giménez, Necochea - Arg -

Monday, October 27, 2014

Fenómenos OVNI en Necochea: Cigarro Volador Sobre Aero Club Necochense



Fenómenos OVNI en Necochea:
UN CIGARRO VOLADOR SOBREVOLÓ POR SOBRE UNA AERONAVE DEL AERO CLUB NECOCHENSE Y SOBRE UN BARCO ENCALLADO
Un Informe investigativo de: GUILLERMO DANIEL GIMENEZ


El martes 17 de abril de 1990, un gran temporal de viento y lluvia azotó la costa atlántica de la provincia de Buenos Aires, Argentina, principalmente en la región sudeste de la misma. La ciudad de Necochea sufrió grandes destrozos debido a los imponentes vientos que alcanzaron a las 06 de la mañana los 200 km por hora. Esto provocó destrozos importantes en edificios, caídas de árboles, etc. Hasta lamentablemente la pérdida de vidas humanas debido a la desaparición de las pequeñas lanchas pesqueras que se encontraban en la costa.

Frente a la ciudad de Necochea se hallaba el buque de bandera chipriota “Adamastos” aguardando para ingresar a Puerto Quequén donde iba a cargar 25 mil toneladas de maíz. Pero debido al gran temporal el buque carguero encalló a unos 150 metros de la costa, a la altura del balneario Costa Bonita de Quequén. La historia de barcos encallados en nuestras costas es ya una constante a través del tiempo, que históricamente vararon como consecuencia de violentos temporales. Cabe acotar que el “Adamastos” tiene 176,94 metros de eslora, 25,07 de manga y un puntual de 14,20 metros.

Esta situación deriva en un nuevo paseo, casi obligado, de todos los vecinos de Necochea, Quequén y la zona.

Pero, como bien lo relata el periódico ECOS DIARIOS en su edición del domingo 29 de abril, el “Adamastos” no sólo será recordado por engrosar el número de barcos encallados en nuestras costas, sino también porque mientras un avión giraba sobre el carguero para captar fotografías aéreas, apareció arriba de la aeronave un OVNI, el clásico “cigarro volador”.

“Apareció tan de sorpresa, como fue su desaparición”. Era de color plateado, desplazándose a regular velocidad, aunque constante.

Se trató de un gran cilindro que “sobre el avión daba la sensación que era del mismo tamaño que la aeronave”. Sobrevoló por algunos instantes para “después internarse en el mar, en dirección Sur, hasta desaparecer de la vista”.

El matrimonio integrado por Stella Maris Perviú y Jorge Enrique Gondo, al igual que muchos otros vecinos, eligieron el “Adamastos” como paseo. Instalaron su Ford Taunus –alrededor de las 17,00 hrs- frente al encallado barco para observar las maniobras que realizaban aquellos que tienen por misión lograr la desvaradura del carguero, que tenía como previsto amarrar en el giro seis de Puerto Quequén y llenar sus bodegas con maíz.

Jorge Gondo es piloto de avión e integrante del Aero Club de Necochea, por lo que se sintió atraído al observar un “Cessna 152” biplaza que sobrevolaba sobre el “Adamastos”. Al reconocer la máquina, Gondo realizó algunas señas de luces “para saludar al piloto”.

El “Cessna 152” continuó durante varios minutos volando en giros arriba del “Adamastos”. Luego se supo que sus ocupantes estuvieron sacando fotografías aéreas.

“En determinado momento le dije a mi marido, mirá anda otro avión” arriba del Cessna, sostuvo la señora de Gondo. Pero grande fue su sorpresa cuando el matrimonio advirtió que en realidad se trataba de otra cosa, que se suponía era un OVNI.

La señora de Gondo dijo que “lo que yo ví era un gran cilindro, muy plateado. Algo así como un cigarrillo pero enorme, me dio la sensación que por lo menos del tamaño del avión”.

Luego de explicar que se desplazaba de Norte a Sur, sostuvo que “se desplazaba muy lento, pero constante, sin producir ningún tipo de ruidos... Pasó sobre el avión, y luego continuó hacia el Sur, hasta que lo perdimos de vista”.


LOS PILOTOS NO LO ADVIRTIERON

El Cessna 152 era piloteado por los necochenses Marcelo Eduardo Lisotti, a quien acompañaba como copiloto Susana Madsen, pero ellos no se enteraron de nada, pese a que “pasó sobre nuestras cabezas”.


Ocurre que Gondo abandonó velozmente el paseo, y desde su domicilio habló por teléfono al Aero Club General de Necochea contando lo ocurrido sobre “el 152”, como se la conoce a la aeronave biplaza.


Piloto y copiloto fueron los primeros sorprendidos. “Sobrevolábamos a unos 200 pies (600 metros) buscando obtener buenas fotografías del barco, y estábamos tan compenetrados en ese tema que no se nos ocurrió mirar hacia arriba. Además no escuchamos ningún ruido que nos llamara la atención”, dijo Lisotti.



¿OTRO AVISTAMIENTO?


No obstante, otro piloto necochense, Leonardo Ruggiero, también pudo ser protagonista de otro avistamiento.

“Pensé en principio que se trataría del reflejo del “Cessna 152”, pero cuando me pasó la posición me dí cuenta que no podía ser”, dijo el piloto de un “Pipper PA 12”, que a ese mismo horario se disponía a aterrizar.

“Es normal –explicó Ruggiero- que antes de descender se pida la posición de los demás aviones que están volando en la zona”.

Continuó diciendo que “ví un reflejo a un costado de mi avión, pero no presté atención porque pensé que podría ser producto de los rayos del Sol sobre los vidrios del “152”, pero cuando le pedí la posición me dí cuenta que NO PODIA SER porque estaba mucho más alejado”.

Señaló después que “no sé de qué se trataría. Ni siquiera puedo decir que fue un objeto, pero al enterarme lo que habían visto en el sector del barco, tal véz se trate de lo mismo, un OVNI”.



NUEVOS AVISTAMIENTOS


El sábado 19 de Mayo de 1990, numeroso necochenses, ubicados principalmente en el centro mismo de la ciudad, vieron el desplazamiento de un gran objeto circular sobre la ciudad, que al cabo de unos instantes se detuvo para realizar diversos tipos de movimientos y luego elevarse para perderse de vista. El OVNI era de color rojo y blanco. Asímismo, otras personas ubicadas en el sector de la playa vieron el desplazamiento de otro OVNI.

Cabe acotar, que ese mismo día, es observada una flotilla de Objetos Voladores No Identificados en la vecina ciudad de Tres Arroyos, teniendo como testigos a gran parte de la población.

Como vemos, la actividad OVNI en la ciudad de Necochea y zona, continúa.

Thursday, October 02, 2014

Rodando hacia lo desconocido: OVNIS y motociclistas



Rodando hacia lo desconocido: OVNIS y motociclistas
Por Scott Corrales (c) 2014

Desde su fundación en la década de los ’50, la desaparecida revista británica Flying Saucer Review funcionó como referente en el mundo de la ovnilogía, convocando a los escritores e investigadores de mayor prestigio de ambos hemisferios bajo la dirección del políglota Gordon Creighton, quien había heredado el mando de la revista de su fundador, Waveney Girvan. En las páginas de la revista se daban cita toda clase de perspectivas sobre el fenómeno de los no-identificados (procedencia extraterrestre, interdimensional, militar, mística, etc.) y la sección de cartas la redacción siempre contenía joyas dignas de leer.

Un ejemplar del verano de 1978 nos interesa en particular:

“Me permito la oportunidad de escribirle para narrar una experiencia extraordinaria que tuvimos mi esposa y yo el 21 de junio de 1977. Era un viernes, y con mi esposa al mando, íbamos en nuestra motocicleta a lo largo de la troncal A56, saliendo de Manchester, donde habíamos pasado la noche con unos amigos.
“Nos desplazábamos por Salford cuando me distrajo una luz en el cielo que tomé por un reflejo del solo sobre la visera de mi casco, así que no le presté mucha atención. Le explico que ambos usamos cascos de cara completa con viseras plásticas que pueden elevarse o bajarse sobre el rostro. No tuve motivos para intercambiar palabras con mi mujer – era mejor dejar que se concentrara en el camino, cuyo tránsito era bastante pesado.

“Entonces, justo cuando pasábamos por Whitefield, me fijé nuevamente en la luz, considerándola como alguna especie de aparato aéreo. Estaba a nuestra izquierda y se desplazaba a nuestra misma velocidad – 35 millas por hora. No me sentí interesado en ella, considerando que se trataba meramente de un avión de los cientos que sobrevuelan la ciudad cada día, y seguí mirando el camino sobre el hombro de mi esposa.

“Pasamos por Bury, y aparte de tener que esquivar a los típicos acaparadores de camino (road hogs) que no hacen señales al cambiar de carril, no sucedió nada singular. Fue entonces que un cuarto de milla de los confines del pueblo de Bury volví a ver el aparato a nuestra izquierda. Esta vez me picó la curiosidad y lo miré detenidamente. Increíblemente, seguía viajando a nuestra misma velocidad, reduciendo la marcha cuando lo hacíamos nosotros, acelerando conforme lo hacíamos nosotros, y manteniendo el mismo ángulo en su posición relativa a la nuestra. Era como si nos tuviese anclados con un rayo invisible que sincronizaba nuestros movimientos. Pensé que viajaba demasiado lento para un avión, y demasiado bajo (el triple de la altura de una casa de tres plantas) para la seguridad de la tripulación.

“Levanté la visera para verlo bien. Pude ver que se trataba de un objeto fusiforme de 20 a 40 metros de largo, de color plateado brillante con una zona oscura en su centro. Sintiéndome emocionado, sacudí el hombro de mi esposa y apunté hacia el objeto. Ella inmediatamente se detuvo en el arcén. En aquel mismo instante, vi cómo el objeto se detenía antes de cernirse por algunos segundos, alejándose en el sentido inverso a su dirección original. Se ocultó detrás de algunos árboles y una casa, y corrí hacia el lado opuesto de la casa para mirarlo, pero ya se había ido.

“Nos quedamos totalmente estupefactos, porque ninguno de los dos habíamos visto nada parecido con la capacidad de desplazarse sin dificultades en perfecto silencio, sin dejar estelas de humo ni condensación – algo que desafiaba todas las leyes conocidas del movimiento. Llegado este punto, mi esposa comenzó a asustarse, así que arrancamos la moto y nos dirigimos hacia nuestra casa a alta velocidad. Jamás volvimos a ver el OVNI – o lo que haya sido – otra vez.


“Somos gente sencilla viviendo una vida normal, y lo que nos distingue del resto es que preferimos las motocicletas a los coches como nuestro medio de transportación. Tengo 31 años de edad y me desempeño como inspector de garantía de seguridad, mi esposa no quiere dar su edad, pero trabaja de cajera en un supermercado. Así que, ¿por qué nos escoltaba aquel ovni parte del camino desde Manchester a Nelson, dando la impresión que nos miraba cuando nos detuvimos a verlo? ¿Por qué?

“Otra cosa antes de despedirme. Se me ha olvidado mencionar que cuando mi mujer detuvo la moto, estábamos en un plano inclinado y la máquina rodó algunas pulgadas hacia atrás. Resulta difícil creerlo, pero el objeto también retrocedió cierta distancia mientras que lo mirábamos. Tal vez esto suene a delirios de loco, pero le aseguro que es absolutamente cierto y mi esposa me respaldará. Tal vez ustedes (FSR) puedan arrojar un poco de luz sobre el asunto, porque estamos totalmente desconcertados. Espero que al menos esto sea de su interés. Tal vez pueda sucederle a cualquiera de ustedes algún día”.

La carta la firmaba John Bracewell y no existen motivos treinta y seis años después para sospechar la existencia de motivos ulteriores en compartir su experiencia con los lectores de la revista. Su pregunta – sobre el posible interés del objeto fusiforme en su motocicleta – puede obtener varias respuestas según la orientación del investigador. El experto en los ovnis de pernos y tuercas dirá que los tripulantes de un mundo lejano estudiaban a la pareja y su transporte con fines científicos; el místico dirá que eran ángeles guardianes velando por la integridad de los ciclistas; el militar aseverará que un enorme prototipo de dron controlado por pilotos lejanos acechaba a los ciudadanos como parte de una prueba, y así por el estilo.

Resulta curioso que los ovnis tengan cierto apego hacia las motocicletas. Ese mismo año (1978) el Sr. T. Mayo transitaba por la oscuras carreteras de Buffalo Shoals, Carolina del Norte (EEUU) a las 22:55 horas cuando tanto el faro como el motor de su motocicleta se apagaron justo después de pasar al lado de un “disco con forma de domo” que se cernía a baja altura sobre el terreno. El objeto posteriormente despegaría en forma vertical, emitiendo un ligero zumbido.

El caso anterior nos trae a la mente un clásico francés de la gran oleada de 1954. La noche el 27 de octubre de aquel lejano año, un granjero en Les-Jonquerets-de-Livet (Eure) supuestamente vio un objeto fusiforme (como el avistado por John Bracewell en 1978) con luces en cada extremo que procedió a aterrizar en un pastizal. Invadido por el temor, el propietario de la granja se negó a investigar, pero dos horas después del incidente, se le calaba el motor a un motociclista que pasaba por la zona, arrojándolo de la máquina.


OVNIS en el desierto

En 1969, un hombre cruzaba el inhóspito desierto del Mojave en su motocicleta en un viaje con algunos amigos. Al detenerse para beber agua bajo la intensa luz del sol californiano a temperaturas en exceso de 50 grados centígrado, sintió que el corazón le daba un vuelco – acababa de descubrir que su suministro de agua se había agotado, y no atinaba a arrancar la moto nuevamente. Sus amigos ya le llevaban la delantera por muchas millas, y sin radios de dos direcciones (en esta remota época antes de los móviles) el hombre pensó que moriría solo por la exposición a los elementos. A punto de desfallecer, un objeto brillante y delgado voló sobre su cabeza, y persuadido por una voz interior, el desventurado motociclista sintió que era necesario seguir el rumbo de aquel objeto a pie, abriéndose paso entre los cactos espinosos y la arena. El trayecto le llevó directamente a una estación de gasolina y por consiguiente, a la salvación. El hombre creyó haber recibido mensajes telepáticos de un OVNI.

El agradecido sobreviviente era nada menos que el actor William Shatner, protagonista de la legendaria serie Viaje a las Estrellas y una pléyade de proyectos posteriores. Shatner narraría su experiencia en el primer capítulo del programa “One Step Beyond” y pasaría a ser el anfitrión de varios documentales sobre los no-identificados, interés que persiste hasta la actualidad, desempeñándose como presentador del programa “Weird or What” sobre cosas y situaciones insólitas. Shatner, de temperamento caprichoso, afirmó durante los ’90 que su vivencia en el Mojave era un fraude. “En todos estos años, seguí la corriente con esa narración, pero finalmente dije: - No, fue in invento mío. Ahora no me lo puedo quitar de encima”.

Shatner, quien ha renegado de Star Trek muchas veces en las pasadas cinco décadas, ha manifestado su interés en aparecer en una nueva entrega de dichas películas. Es muy posible que vuelva a desdecirse sobre lo sucedido bajo el intenso azul del Mojave.


Sherry Jamison, seudónimo que oculta la verdadera identidad de una conocida agente de bienes raíces, tuvo una serie de experiencias insólitas con lo que tildaríamos como “seres humanoides” en el campo de la investigación ovni desde su infancia. Una noche, conduciendo su motocicleta por las oscuras y solitarias carreteras que cruzan las montañas Watchung del estado de Nueva Jersey, Jamison perdió el control de su moto y chocó contra un árbol. La posibilidad de obtener ayuda o anticipar rescate en aquel sitio deshabitado (paradójicamente, a ochenta kilómetros de las luces de la gran Nueva York) era nula, y la motociclista estaba totalmente desamparada. Aquí entra en juego lo insólito:

“Iba en mi moto y derrapé, torciendo el caballete en el proceso. No sufrí heridas, pero con el caballete torcido, me era imposible moverlo para arrancar la moto de nuevo. La oscuridad era total. Fue entonces que vi a los seres que se habían aparecido en mi dormitorio. Eran como los “grises”, pero más blancos y menos humanos. Diría que llevaban un traje enterizo blanco en vez de gris. Pero no los consideraba como aliens, sino sencillamente como amigos. Dos de ellos me miraron y procedieron a levantar la motocicleta en perfecto silencio, enderezando el caballete. Asentí su ayuda con la cabeza y arranqué la moto. En aquel entonces no teníamos arranques eléctricos, y proseguí mi camino”. El caso aparece en mayor detalle en el libro Extraterrestrial Visitations: True Accounts of Contact (Llewellyn, 2002) por Preston Dennett.

En el caso Jamison, podemos creer sus aseveraciones sobre la ayuda de extrahumanos o pensar que algún proceso mental le hizo imaginar “ayudantes” que enderezaron su aparato, cuando ella mismo realizó el proceso en un estado de fuga disociativa. Pero eso nunca lo sabremos, ya que según el autor del libro, la motociclista se niega rotundamente a someterse a la hipnosis.

Otra experiencia nocturna que involucraba seres desconocidos y carreteras desoladas es la de Phil Shepherdson, quien iba en moto por los fríos caminos de Easingwold (Norte de Yorkshire, Inglaterra) en el mes de febrero de 1979. Al doblar una curva, Shepherdson se encontró con un objeto triangular negro que contenía un “ovninauta” en su interior y dos seres idénticos parados en el pastizal circundante. “Giré la cabeza para mirar un prado que había a mi izquierda y lo que vi me dejó desconcertado”, confesó el motociclista. “En el campo había un objeto triangular en silencio absoluto. La parte superior de este triángulo estaba rematada por lo que parecía ser una cabina que contenía una figura, y solo pude divisar que llevaba puesto un casco negro y un traje enterizo del mismo color. La criatura me miró, y me quedé paralizado de asombro. Al lado del objeto había dos figuras más que dejaron de realizar sus actividades para mirar hacia mi dirección. Me sentí embelesado y temblaba. El silencio era absoluto mientras que intercambiamos miradas. Ciertamente hubo alguna forma de contacto, pero no sé lo habrá sido. No pude moverme ni pensar. De repente, mi mente lo rechazó todo y me subí a la moto de nuevo para dirigirme al trabajo. Me olvidé del asunto, como si algo me hubiera dicho que había visto algo que no debí haber presenciado”.

En septiembre de 1980, el granjero australiano George Blackwell presenció la aparición de un OVNI (cuya configuración no se describe) sobre un tanque de agua de 10,000 galones de agua en Rosedale (Victoria) y su posterior aterrizaje a unos 20 metros del mismo. Sin titubear, Blackwell se subió a su motocicleta y se dirigió hacia el objeto a todo gas. El granjero pudo escuchar perfectamente el largo silbido que emitía el objeto antes de emitir un “grito horrendo” que coincidió con la extensión de un largo tubo negro de la base del aparato desconocido. El objeto subió de golpe con un ruido ensordecedor, emitiendo una ola de aire caliente que casi derribó al granjero de su moto. No quedaba ni gota de agua en el tanque, y Blackwell experimentó jaquecas y nausea por más de una semana.

Moteros y Bigfoot

En julio del 2013, la asociación Pacific Northwest Motormarathon auspició un evento de “motociclismo de resistencia” (endurance motorcycling) en coordinación con la BMW Motorcycle Owners of America. El evento de cuatro días de duración tendría un tema singular: “Beemers, Bigfoot and Blue Skies” (BWM, Bigfoot y Cielos Azules) con el propósito de ir en pos del mítico gigante de los bosques norteamericanos a lo largo de los torcidos senderos en los interminables bosques de la costa del Pacífico, “con la esperanza de tener un avistamiento” con la criatura peluda, según John Metzger, fundador de la motomaratón.

Resulta dudoso que un pelotón de moteros tenga más suerte en localizar al escurridizo vecino de los bosques de Oregón y Washington que los silenciosos cazadores que han dedicado sus vidas a ello, pero no por ello debemos dudar la existencia de encuentros entre motociclistas y Piegrande.
Los archivos de la organización BFRO (Bigfoot Field Researchers Organization) – la mayor de las dedicadas a la investigación del tema – contienen un interesante caso del verano de 1996 sucedido en las cercanías de New Bandon, Condado de Coos, Oregón (EEUU). El informe explica en más detalle que se produjo en un sendero remoto – Moormill, cerca de Lampa Valley Road – y que los testigos, Dustin Anderson y Dustin Evernden, habían salido a pasear en sus motocicletas aquel día y en un buen momento se decidieron a descansar. Mirando al otro lado de un valle, pudieron ver “un animal cuya estatura oscilaba entre los 6 y 7 pies (1.80 – 2.20 metros) con hombros anchos y caminando en dos patas. Vimos cómo se levantaba, caminaba en dos patas y se sentaba en un tocón de árbol cercano. No nos acercamos por temor a enfurecerlo y meternos en un aprieto, así que nos largamos de ahí”. Los testigos también destacaron la ausencia de otros animales en la zona.

¿Qué podemos decir de todo esto? ¿Podemos afirmar a ciencia cierta que los motociclistas son más propensos a los encuentros con lo desconocido, dada su mayor exposición al ambiente, estando libres del caparazón protector del techo de un camión o automóvil? En absoluto. Lo que sí resulta interesante son los estados de fuga que vemos en los casos Jamison y Sheperdson tras sus experiencias, y las reacciones físicas del granjero Blackwell en Australia…evidencia clínica de los encuentros con lo desconocido.

Saturday, August 02, 2014

Fundamentalistas Religiosos: Entre la Cruz y el Platillo (2005)





FUNDAMENTALISTAS RELIGIOSOS: ENTRE LA CRUZ Y EL PLATILLO
por Scott Corrales


En una encuesta realizada por la prestigiosa agencia Roper en Estados Unidos durante la década de los '80, el cuarenta por ciento de los encuestados se autoproclamaron born-again Christians (cristianos renacidos en el Evangelio): una cifra nada despreciable en un pais de doscientos millones de habitantes. Este segmento de la población, amén de ejercer considerable fuerza política y controlar la orden del día en ciertos aspectos del gobierno, se destaca por tener sus propias cadenas de televisión (como la Christian Broadcasting Network), sus propias películas de cine (como The End of the Harvest y Year of the Beast) y en fechas más recientes, su propia literatura (la exitosa serie de libros Left Behind por Tim LaHaye y Jerry Jenkins con millones de unidades vendidas).
No resulta inconcebible, pues, que los cristianos renacidos tuviesen también una óptica muy personal sobre todas las facetas del misterio, desde la ovnilogía hasta los fenómenos de la mente, aunque su enfoque sobre dichos asuntos es decididamente hostil: el cristianismo evangélico opina que todos estas cuestiones tienen que ver con los engaños y fraudes del Maligno para confundir a los creyentes y alejarlos de la comunión con Jesucristo. El único antídoto contra la fascinación innegable del misterio consiste en la lectura de la Biblia. Pensamientos parecidos quedaron plasmados en el papel por Nelson Pacheco y Tommy R. Blann en su obra Unmasking the Enemy, que sugiere que las fuerzas del Mal hacen todo lo posible por distraer a los humanos mediante "fenómenos".


Dinosaurios y demonios

El cristianismo evangélico no sólo no cree en las teorías de la evolución de Darwin y sus sucesores, sino que también lanzado una campaña contra dicha creencia en los centros de enseñanza pública, logrando que algunos estados de la unión americana forzosamente tengan que enseñar la evolución darwiniana y la creación bíblica simultáneamente. Pero hay ciertos fundamentalistas que están dispuestos a hacer salvedades en lo referente al papel que desempeñaron los grandes reptiles de la época cenozoica y jurásica.

A raíz de la popularidad de la película Parque Jurásico a comienzo de la década de los '90, el creacionismo se vio obligado abordar la existencia de estos gigantescos animales prehistóricos. Algunos pensadores fundamentalistas indicaron que la Biblia no se quedaba atrás mencionar a los dinosaurios, citando la aparición de la palabra hebrea tannyn (dragón) en el Libro de Job así como los vocablos leviwathan (leviatán) y behemoth. Según los exégetas fundamentalistas, las descripciones del behemoth (con sus "huesos fuertes como el bronce" y cuya "cola se mueve como un cedro") se refieren a un braquiosauro, agregando que las Sagradas Escrituras indican que esta criatura "es la cabeza de los caminos de Dios", asignando a dicha frase el sentido de que esta enorme criatura fue entre las primeras creaciones de Dios.

En cuanto a leviatán, el Libro de Job describe un ser cuyos "dientes son de espanto", agregando que "las glorias de su vestido son escudos fuertes, cerrados entre sí estrechamente". En este caso, los fundamentalistas dictaminaron que se trataba de una descripción del tiranosaurio, el máximo depredador del mundo prehistórico. Aprovechándose de ciertas dudas entre la comunidad paleontológica con respecto a ciertos orificios descubiertos en los enormes cráneos de estos saurios, los fundamentalistas manifestaron que una vez más la Biblia se había adelantado a la ciencia en obtener la respuesta: los orificios eran utilizados para escupir el fuego que emana de las fauces del tannyn o leviatán descrito en Job 40:18-20 "Con sus estornudos encienden lumbre..de su boca salen hachas de fuego..de sus narices sale humo..su aliento enciende los carbones, y de su boca salen llamas".

Otros investigadores pertenecientes al cristianismo evangélico se acercaron a la problemática de los dinosaurios con una mezcla de gnosticismo y zoroastrianismo que agrede contra las creencias "puras" de sus sectas.

Damien Royce y Jason Zolot, autores del panfleto Did God Destroy the Dinosaurs? (¿Destruyó Dios los Dinosaurios?), argumentaron que el mundo que ocuparon los grandes saurios fue, en efecto, el que existió antes de la creación bíblica: "un mundo de pesadilla, horrendo e infernal, empapado en la sangre de la violencia, la muerte y la destrucción, habitado por criaturas grotescas y monstruosas."

Royce y Zolot apuntan que basta con visitar cualquier museo o parque de ciencias para comprobar su teoría de que "algo andaba mal" con el mundo de los dinosaurios y los reptiles alados y marinos. "Es como si no fuesen criaturas de este mundo", escriben, "sino fenómenos de la Naturaleza, caricaturas monstruosas de otras creaciones y de la vida en sí...el resultado de un chiste obsceno practicado por un bromista perverso". Los autores no tardan en señalar a Satanás como el culpable, vaticinando que algún día la ciencia descubrirá los restos esqueléticos de un gigantesco dragón marino, alado y con múltiples cabezas, que aterrorizó los aires, mares y tierras del planeta por espacio de millones de años. "Este monstruo--parecido a nada que haya existido entonces o ahora--era la manifestación física de Satanás".

Se puede decir que la teoría propugnada por Royce y Zolot tiene antecedentes un tanto ilustres: en su novela de fantasía The Silmarillion, el catedrático inglés J.R.R. Tolkien apunta que los grandes lagartos del pasado, o "bestias de cuerno y coraza", como las llama, fueron creados por Morgoth, su versión literaria de Lucifer. Las leyendas mesopotámicas nos proporcionan, a su vez, a Tiamat, el temible dragón de cabezas múltiples destruido por el dios Marduk.

Los dos autores de Did God Destroy the Dinosaurs? insisten en que la versión hebrea original del Libro de Génesis dice que "la tierra se encontraba en un estado caótico y confuso" antes de la creación divina, y puesto que Dios no puede ser autor del caos, dicho desorden fue causado por una fuerza ajena a la voluntad divina. El Génesis, según Royce y Zolot, no describe la creación del mundo, sino muy al contrario, su reparación.

Pero, ¿a qué se debió el caos?

Los autores señalan que el arcángel Lucifer recibió el mandato de ayudar a terminar la creación divina (casi como una especie de subcontratista angelical, si se quiere) y que los desmanes del ayudante celestial tuvieron su origen en "el deseo de impresionar a los demás ángeles". Tan pronto como Lucifer descubrió el don de crear la vida, descubrió asimismo el poder de destruirla. Otros ángeles acudieron a su llamado para "divertirse" en este mundo plagado de dinosaurios, reptiles alados, y otros seres grotescos, encarnándose en ellos y participando en actividades sanguinarias.

Royce y Zolot, tal vez sin darse cuenta de ello, hicieron eco de las creencias del "profeta durmiente" Edgar Cayce, cuyas numerosas lecturas todavía se estudian en el Centro A.R.E en Virginia Beach. En estado de trance, Cayce manifestó que seres superiores se habían encarnado en los animales como un juego, para disfrutar del placer de los sentidos, hasta quedar atrapados en dichas formas físicas.

La represalias divina por las transgresiones de Lucifer y sus adeptos pueden leerse en el libro del Apocalipsis, según los autores del panfleto. La destrucción de los dinosaurios y su mundo, no obstante, no fue completa, y todavía podemos ver los cocodrilos y caimanes como testamento del mundo anterior a la creación.

Sin embargo, Satanás sigue ansioso de recrear sus antiguas glorias: los autores insisten que los avistamientos de criaturas extrañas (bigfoot, chupacabras, etc.) o especímenes gigantes de seres conocidos (pulpos, calamares, tiburones) son prueba de que el Maligno sigue haciendo de las suyas.

Las religiones orientales

La noticia se regó como pólvora: corría la primavera de 1985 en Washington D.C. y los habitantes de dicha ciudad descubrieron un buen día que habían desaparecido todos los pordioseros, deambulantes y otros marginados que acostumbraban sentarse en las plazas públicas y entradas de las estaciones del metro de la capital estadounidense. Sencillamente se habían esfumado.

A principios se murmuró que las autoridades municipales habían hecho una gran redada para capturar a los desventurados y llevarlos fuera de la ciudad, pero la verdad salió a relucir en los noticieros vespertinos: el elemento lumpen de Washington había se había trasladado voluntariamente al villorrio de Antelope en el estado de Oregon, a miles de kilómetros de distancia. Las cámaras de televisión presentaron imágenes de los vagabundos con guirnaldas alrededor del cuello, divertiéndose y celebrando ritos hindúes. Habían sido invitados y transportados por miembros estadounidenses la secta Rajneesh para aumentar la población del villorrio y lograr el cambio de nombre de Antelope a Rajneeshpuram.

Al margen de los problemas que aparecieron en los telediarios y periódicos sobre las ambiciones políticas de la secta Rajneesh y la gran colección de coches Rolls Royce de su líder, Baghwan Shree Rajneesh, al fundamentalismo cristiano le preocupaba más otro aspecto de noticia: el hecho de que el carismático líder sectario parecia estar poseído por un demonio.

El fundamentalista Tal Brooke, autor del libro Riders of the Cosmic Circuit (Jinetes del Circuito Cósmico), había vivido por muchos años en la India, convirtiéndose en edecán de Sai Baba y llegando a conocer personalmente tanto a Rajneesh como a otro importante gurú, Muktananda. Para llegar a pertenecer a esta exclusiva cofradía de "jinetes", según Brook, era necesario "sacrificar el alma sobre el altar del olvido, obteniendo a cambio una explosión de superconciencia más allá del punto sin retorno. El resultado de dicha transformación es un ente que afirma ser nada menos que un dios que utiliza el cuerpo físico como vehículo". Los familiares y otros allegados al iluminado categorizan dicho cambio como posesión, pero se trata de una posesión perfecta--la personalidad del individuo queda borrada del cuerpo y susituída por "una inteligencia masiva y funesta que ha sido testigo de la creación del cosmos, sumamente poderosa y sumamente maligna", según Brooke.

Cuatro años antes de la desaparición de los pordioseros de la capital estadounidense, Brooke había visitado la ciudad india de Poona para conocer el ashram de Rajneesh, tal vez impulsado por el hecho de que muchos europeos y estadounidenses se habían integrado a la secta sin que volviese a saberse de ellos. En el ashram, según el autor fundamentalista, se practicaba toda suerte de actividades sexuales y el ambiente resultaba "satánico" en su opinión. Eckhart Flother, un periodista alemán que había formado parte del séquito del Baghwan, confesó a Brooke que se habían formado grandes erupciones de poder diabólico en torno al gurú: un hombre había padecido una visión en la que Rajneesh le arrancaba el corazón y se lo devoraba; una mujer había sido violada por una imagen espectral del gurú. El mismo Flother había sido testigo de una "enorme fuerza o ser sobrenatural" que se desplazaba a gran velocidad de noche por las calles de Poona.

Cuando Flother tuvo una experiencia religiosa que le hizo convertirse al fundamentalismo, se lo hizo saber a Rajneesh. Según el alemán, el semblante del gurú cambió de la complacencia al horror al mencionar a Jesucristo. Sus manos se pusieron tiesas y comenzó a temblar. El único comentario que pudo hacer el gurú tras un largo silencio fue decir: "que lo disfrutes".


El peligro de los platívolos

El cristianismo evangélico parece estar indeciso sobre el fenómeno OVNI: algunos se inclinan por creer que los extraños aparatos voladores y sus tripulantes son ángeles mientras que otros los consideran menos buenos. Sin embargo, se puede hablar de una especie de ovnilogía evangélica cuyos exponentes escriben libros, dictan conferencias y aparecen en programas de radio y televisión, al igual que sus contrapartidas seculares. Mark Albrecht y Brooks Alexander, que pertenecen a este movimiento, dijeron que los OVNI existían sin lugar a dudas en una nota para el Spiritual Counterfeits Project Journal, apuntando que 20 a 30 por ciento de los avistamientos OVNI no pueden ser explicados como fenómenos naturales. "Hay más de dos mil casos de encuentros entre humanos con ovnis en tierra, y mas de setecientos casos en dónde se ha encontrado evidencia física." Estos ovnílogos cristianos manifiestan su receptividad a la posibilidad de que Dios haya creado seres inteligentes en otros planetas o dimensiones, pero representan una minoría interesante dentro del fundamentalismo.

En 1994, con el respaldo de la Fundación Bigelow, la investigadora Victoria Alexander envió una encuesta sobre el impacto que tendría la declaración oficial de la existencia de los OVNI como naves extraterrestres a mas de 1000 pastores, sacerdotes y rabinos. El resultado de la encuesta desveló que la mayoría de los religiosos pertenecientes a religiones ortodoxas no pensó que la "realidad ovni" afectaría en lo más mínimo las enseñanzas de su religión ni la fe de sus devotos. Sin embargo, no resulta sorprendente que los pastores fundamentalistas hayan representado la excepción a la regla. "De existir una civilización extraterrestre", manifestó un pastor anónimo de Virginia Occidental, "formaría parte de la sección del infierno puesta en libertad durante el plazo de tribulaciones del que nos habla la Biblia." Tampoco puede decirse que sus razonamientos hayan sido muy claros, como puede apreciarse por la respuesta de un ministro fundamentalista de Virginia: "Es muy difícil que esto [la existencia de los OVNI] suceda, puesto que Dios creó el cielo y la tierra, y el hombre fue creado para multiplicarse y henchir la tierra. No creo en las civilizaciones extraterrestres".

La existencia de los OVNI como naves extraterrestres procedentes de civilizaciones más adelantadas que la nuestra supone un problema mayúsculo para el cristianismo evangélico, ya que la existencia de otros seres inteligentes pondría en duda el concepto de la creación única de nuestro planeta y la encarnación de Jesucristo para redimir los pecados de la humanidad. Con una indignación y asco que puede palparse en las páginas de su libro Encounters With UFOs, los autores Zola Leavitt y John Weldon insisten que Jesucristo tendría que encarnarse miles de veces en distintas razas alienígenas para redimirlas, asumiendo aspectos a veces monstruosos (enanos cabezones, criaturas de brazos múltiples, gigantes), a juzgar por las descripciones que tenemos de los ovninautas: "¿Se diría alguna vez que Cristo el hermano de un monstruo (Heb 2:11), o que un ser parecido a un espárrago es el hijo de Dios? Si Cristo debe morir por miles de especies alienígenas, su pasión y muerte dejan de tener un sentido especial". La principal preocupación de Leavitt y Weldon parece ser que no hay nada en la fenomenología ovni que conduzca a la existencia de un sólo ser divino. Como señala Ralph Rath, otro autor cristiano: "Hay muchas cosas en el fenómeno OVNI que contradicen el concepto de Dios revelado en la Biblia y en la tradición cristiana."

Otros investigadores fundamentalistas prefieren dejar a un lado semejantes enredos teológicos y dedicarse a analizar casos en donde las acciones de los OVNI o de sus ocupantes reflejen buenas o malas intenciones que permitan asignarlos con facilidad al partido divino o al maligno. Al ufólogo fundamentalista le preocupa sobremanera el concepto de la "decepción" en las comunicaciones recibidas de parte de supuestas inteligencias extrahumanas (ya sea a través del contactismo, las abducciones o mensajes recibidos telepáticamente durante encuentros cercanos) y su prueba de tornasol es muy sencilla: si las inteligencias extrahumanas no hacen mención de Jesucristo como redentor de la humanidad, esto significa que son malévolas. De ahí que la ufología fundamentalista se haya ocupado de desmentir los mensajes los "buenos hermanos de espacio" pregonados por los contactados en distintas partes del mundo y de valerse de argumentos circulados por investigadores mainstream como John Keel y Jacques Vallée sobre hadas, duendes, jinas y demonios como la posible explicación del fenómeno. Casi puede decirse que el Dr. Clifford Wilson, cuya obras The Alien Agenda y UFOs and their Mission Impossible fueron traducidas al castellano por el fallecido Antonio Ribera, liberó una batalla personal contra el "Ashtar" de los contactados, especialmente los mensajes proporcionados al californiano George Van Tassel. Ashtar, según Wilson, no era más que el Astaroth de los antiguos con ropa nueva y la cara lavada.

El peor de todos los mensajes emitidos por el Comando Ashtar, para los fundamentalistas, fue uno entre muchos recibidos por Thelma Terrell (mejor conocida como "Tuella") en que el apuesto comandante espacial ofrece una nuevo concepto de la Trinidad, que se convierte en una coalición entre el comandante Ashtar, Sananda (Jesús) y Atenea (la diosa griega de la sabiduría).

Bill Alnor, uno de los representantes más conocidos de la investigación fundamentalista del fenómeno OVNI, ha manifestado: "Creo que el dios de la Nueva Era de los ovninautas es parte de la decepción, que bien puede ser una de las ofensivas demoníacas más hábiles de todos los tiempos. Como podremos ver, la decepción atentada por los ovninautas tiene que ver con la retraducción y falsificación de numerosos eventos futuros que, según el Evangelio, tomarán lugar durante la tribulación, o durante los mil años de paz que según la promesa de Dios, seguirán a su llegada".

La palabra final se le concede al teólogo alemán Kurt E. Koch, cuyos trabajos han servido de baluarte a los fundamentalistas. En un suplemento para su monumental obra Occult ABC (Kregel, 1992), el teólogo afirma que "jamás he visto un OVNI, y tampoco me interesaría verlo," pasando a citar un caso de secuestro ovni en Namibia en 1972, en el cual una mujer de la misión Kwa Sizabantu había sido llevada a bordo de un OVNI tripulado por seres robóticos. Luego de haberla sometido a todas las pruebas que caracterizan semejantes encuentros, los robots le dijeron que le concederían un deseo, ya que "Dios no contestará tus plegarias, pero nosotros podemos hacerlas realidad". La mujer repuso que su mayor deseo era contraer nupcias con cierto hombre. Según Koch, los robots concedieron su deseo, pero su matrimonio estuvo plagado de dificultades. "Los tripulantes del OVNI," escribe Koch, "representan un rechazo de Dios...antes de esta experiencia ovni, la mujer era capaz de rezar y leer la Biblia, pero después del evento, perdió la capacidad de hacerlo."

Los escritos de Koch pasaron a formar parte del arsenal de textos fundamentalistas empleados como respaldo a la técnica denominada spiritual warfare (guerra espiritual) que estuvo de moda en los círculos cristianos a comienzos de los '90. La guerra espiritual sigue existiendo, pero en la actualidad se concentra en la oposición masiva a programas de televisión que hacen hincapié en la magia negra y los seres de ultratumba, como Buffy the Vampire Slayer, Angel, Sabrina the Teenage Witch y más recientemente el largometraje Harry Potter y la Piedra Filosofal.

Al tal grado ha llegado el rechazo al joven mago inglés, producto de la pluma de J.T. Rowlings, que se han producido quemas de sus libros en algunos estados de la unión: Jack Brock, pastor de la Christian Community Church en Alamogordo, Nuevo México, declaró el 29 de diciembre de 2001 que su congregación efectuaría una quema de libros de Rowlings, alegando que "estos libros incitan a nuestros jóvenes a querer saber más sobre brujas, brujos y hechiceros". Brock agregó que Harry Potter "era una abominación ante los ojos de Dios".