Wednesday, October 31, 2018

Soldados y lo Sobrenatural



Soldados y lo Sobrenatural
Por Scott Corrales © 2018 para Arcana Mundi

Nuestro entendimiento de lo paranormal proviene en gran medida de lo que nos ha enseñado la gran pantalla. Desde las viejas películas platilleras de los '50, pasando por El Exorcista del director William Friedkin en 1973 hasta las series de televisión que podemos ver cada noche en la comodidad de nuestros hogares, todas representan el cedazo por el que pasan nuestras impresiones de lo extraño y se forman nuestras opiniones al respecto.

El papel que juegan los militares en estas películas y teleseries también es importante. En las primeras décadas, el cine de misterio nos presentaba al ejército como la última salvación de la especie humana contra invasores de otros mundos, criaturas extrañas o experimentos descarriados. Posteriormente se nos daría una imagen menos edificante - los altos mandos como encubridores, posible fuente de los Hombres de Negro, dispuestos a recurrir a cualquier método para ocultar la "terrible realidad" de lo sobrenatural al pobre ciudadano medio que paga sus impuestos sin chistar.

Pero surgió otra vertiente: los militares como parte interesada en la explotación de lo desconocido como otra arma para el arsenal bélico. Películas como The Men Who Stare at Goats nos han aleccionado de manera tragicómica sobre el interés de la milicia en poderes extraños para controlar mentes, efectuar visualización remota de objetivos, etc. ¿Existe la posibilidad de que los altos mandos militares también se hayan interesado en la magia?

La USAF y los contactados

Corría el verano de 1959 cuando un grupo de oficiales de la Marina de Guerra habían salido de Washington con rumbo al lejano y boscoso estado de Maine en el noreste estadounidense. Ambos oficiales habían recibido la orden directa de su almirante de personarse a la pequeña población de South Berwick, donde una señora afirmaba estar en contacto con extraterrestres.



La contactada entró en trance hipnótico ante los ojos incrédulos de los agentes, convirtiéndose en partícipes de una especie de sesión mediumnística del siglo XIX, entablando contacto con un "miembro de la patrulla espacial" llamado AFFA, cuya misión consistía en vigilar el planeta Tierra. Sobra decir que esto no impresionó mucho a los enviados el almirante, quienes procedieron a interrogar al espíritu que hablaba por la contactada. No obstante, les sorprendió que las respuestas ofrecidas a preguntas concretas - la distancia entre ciertos planetas de nuestro sistema solar, la duración de los días en ciertos otros mundos - era algo que se escapaba al nivel educativo de la contactada. ¿Había algo de cierto en todo esto?

Poco después, regresados a la capital de la nación, uno de los oficiales navales 'canalizaría' a AFFA ante otros militares y un agente de la CIA. Reproducimos aquí el intercambio, que ha figurado en muchos libros de ovnilogía.

Agente: Es muy interesante hablar con alguien que podemos ver, pero ¿pueden darnos prueba de su existencia?
AFFA: ¿Qué clase de prueba desean tener?
Agente: ¿Podemos verte a ti o a tu nave?
AFFA: ¿Cuando quieren verla?
Agente: Ahora.
AFFA: Vayan a la ventana


Los agentes acudieron a la ventana de la oficina, que según el relato, se hallaba oculta en lo alto de un garaje en la transitada "K Street" de la capital estadounidense. Les fue posible ver un objeto con forma de platillo cruzar el horizonte a poca distancia. El objeto tenía un brillo más intenso en su periferia que en su centro.

El "affaire AFFA" sería dado a conocer posteriormente por el coronel Robert Friend, quien presenció otra experiencia de contacto en el mismo lugar, llevándolo a aseverar: "No hubo duda alguna en mi mente. Pude ver como el pulso [del oficial que efectuaba el contacto] se aceleraba y la nuez en su cuello subía y bajaba con rapidez. Su forma de escribir era completamente distinta de la normal. Los músculos de su torso parecían no esforzarse, pero la tensión delos músculos de su brazo era evidente - sobre todo la musculatura de su cuello." AFFA no se dignó a contestar las preguntas formuladas por el coronel Friend, pero el hecho no cambió su opinión sobre la realidad del suceso. "Me sentí convencido de que había algo ahí. No importaba mucho si el comandante naval o la señora en Maine estaban en contacto con seres del espacio o con alguien en la tierra. Aquí había algo sobre lo que debíamos haber averiguado".


El texto de las experiencias de Friend - quien abandonó el ejército para ocupar un cargo directivo en Fairchild Industries, importante contratista del gobierno - aparece en las obras del capitán Ruppelt y otras fuentes que documentan aquella primera turbulenta década del fenómeno ovni en la que la creencia y negación de los "flying saucers" estaba fuertemente influenciada por la Guerra Fría, la persecución anticomunista de McCarthy y otros factores sociales.

Con el paso de las décadas surgieron otros detalles. El almirante era H.B. Knowles, veterano submarinista de la primera y segunda guerra mundial y posteriormente integrante de la directiva de NICAP; la contactada en el estado de Maine era Frances Swann, quien siguió comunicándose con entidades descarnadas por décadas (y remitiendo sus conversaciones a los servicios de inteligencia); el agente de la CIA presente durante el contacto con AFFA era Arthur Lundahl, quien luego rechazaría la veracidad de los sucesos.

MK-ULTRA y su maldita prole

Con el temor de que la Unión Soviética pudiese estar tramando un "Pearl Harbor paranormal" contra occidente, los militares y servicios de inteligencia estadounidenses se lanzaron a investigar todas las posibilidades ofrecidas por los nuevos fármacos desarrollados en las farmacéuticas, sobre todo aquellos capaces de influenciar la mente. Tal vez esto se debió al temor infundado por el "lavado de cerebro" que supuestamente sufrieron los prisioneros de guerra en manos de los norcoreanos durante la guerra en dicha península. Una pléyade de productos capaces de alterar el funcionamiento normal del cerebro humano - desde los barbitúricos al ácido lisérgico - fueron sometidos a prueba para crear asesinos capaces de ser activados cuando fuese necesario. El temor de que la URSS ya había embarcado por este rumbo se aprecia en una vieja película de los '70 - Telefon, protagonizada por Donald Pleasance - en la que agentes rusos viviendo vidas normales en EEUU son activados al recibir una llamada telefónica. De esta iniciativa, conocida como MK-ULTRA, se han escrito numerosos ensayos y libros.



Otras iniciativas - no menos siniestras - no han recibido la misma atención. Hace una década, el autor británico Gordon Thomas acusó Stanley Gottlieb, jefe del ramo de servicios técnicos de la CIA - de haber sido un hechicero que se valió del programa MK-OFTEN para "escudriñar el mundo de la magia negra y someter las fuerzas de la oscuridad" al servicio del gobierno. Tamaña acusación figura en el libro Secrets and Lies, que aborda los proyectos de la guerra bacteriológica entre las potencias, que nos presenta a Gottlieb - hombre con pinta de ejecutivo corporativo y no científico descarriado - como un genio maligno de los venenos, interesado en reunirse con astrólogos, practicantes del vudú y el satanismo para ver si era posible explotar estas creencias con fines militares. Otros periodistas consideran que MK-OFTEN perseguía fines totalmente distintos, entre ellos la creación de súper soldados o sectas adictas al gobierno, como el People's Temple de "reverendo" Jim Jones en Guyana, la Iglesia de Set del capitán Aquino y la enigmática Process Church of the Final Judgement de la que se ha escrito tan poco. Un aspecto más palpable del proyecto se puede apreciar en la creación de un curso universitario de magia negra, demonología y vudú en la universidad de Carolina del Sur, auspiciado por la Scientific Engineering Institute al servicio de la CIA, según las investigaciones de Alex Constantine. El autor Leo Martello nos informa que dos universidades canadienses - Centennial College y la universidad de Toronto - también ofrecen cursos de magia y 'las artes negras', con Centennial interesando a sus estudiantes en "estudios avanzados del ocultismo". ¿Extensiones de la actividad comenzada por MK-OFTEN?

[Para los curiosos, el curso de "Brujería y Magia en la Tradición Cristiana" aún se imparte en la Universidad de Toronto, aunque desde una perspectiva sociológica: https://fas.calendar.utoronto.ca/course/rlg337h1]

Lo sobrenatural al servicio de lo militar

En 1988, el investigador Jacques Vallée apuntaba lo siguiente en su libro Dimensions: Durante la Guerra de Vietnam, una unidad militar estadounidense denominado el 4to Grupo PsyOp inventó un proyector de imágenes denominado Mitralux. Utilizaba diapositivas de 85 milímetros y un foco de 1000 vatios para proyectar imágenes sobre edificios, montañas y bancos de nubes”. Como si fuera poco, el investigador galo agrega que los militares británicos no se quedaban atrás en el uso de estas armas de guerra mental. El psicólogo Peter Watson, integrante del equipo Insight del periódico londinense Sunday Times, reveló que “se había desarrollado equipo que efectivamente utilizaba nubes a baja altura para reflejar enormes despliegues propagandísticos. Se prepararon grabaciones de deidades primitivas a ser proyectadas desde helicópteros, asustando a las tribus indígenas”. (Dimensions, A Casebook of Alien Contact, p.224)



Consultando otras fuentes, podemos ver que una de las creencias más arraigadas de Vietnam es la existencia de las “almas en pena” – una creencia tan difundida como la de “La Llorona” en México. Si una persona muere lejos de su patria, o de su terruño, esto puede tener por resultado que el alma, al desprenderse del cuerpo, vague por la tierra sin paradero, sufriendo. Lo mismo aplica para las personas que no fueron debidamente enterradas con los ritos y ceremonias familiares que les correspondían. Existen días especiales como la fiesta de Vu Lan, en la que los familiares pueden pedir la remisión de los pecados del difunto, ceremonia que tiene su manifestación física en las luces flotantes colocadas en los ríos para guiar las almas al “otro lado”.

Sabiendo el gran valor que tendría esta creencia para fines militares, el ejército no tardó en valerse de ella. La operación llevaría por nombre “Wandering Soul” (alma errante).

Los elementos del 6to Grupo Psyops pasaron semanas y semanas grabando sonidos aterradores, mayormente tomados de grabaciones existentes creadas para “casas encantadas” y programas radiales de terror, aunque modificando sus velocidades e intensidad, al grado que resultan escalofriantes para los que conocen dichas grabaciones. El objetivo era crear la idea, en las mentes de los combatientes del VietCong y el ejército regular norvietnamita, que tales alaridos representaban las almas de los muertos de su bando que no habían sido debidamente enterrados, y frente a las manifestaciones sobrecogedoras, los combatientes no tendrían más remedio que abandonar sus armas y huir. Especialmente cuando entre los alaridos y quejidos de los “muertos” podía oírse claramente la voz de los “ancestros de ultratumba” exigiendo que sus descendientes abandonasen la lucha y regresaran a sus aldeas.

Hasta las tropas estadounidenses sintieron el efecto de la guerra psicológica, pero se les explicó oportunamente que los sonidos fantasmagóricos eran cortesía del batallón de Psyops: “Si eres un Wolfhound del primer batallón del 27mo de Infantería, 25ta División de Infantería, y estabas en la base Chamberlain la noche del 10 de febrero, lo que escuchaste fueron sonidos fantasmagóricos y raros con la ayuda de altoparlantes y una grabación de “El alma errante”, una leyenda de un VietCong que va hacia Buda. La misión fue un éxito.” (Tropic Lightning News, Febrero 1970)

El artículo del Tropic Lightning News pasa a citar al teniente Peter Boni, natural de Boston, Massachusetts, quien afirma: “Los budistas creen que si no se les entierra correctamente, y si no se les lamenta, vagarán por toda la eternidad. Nos valemos de las supersticiones psicológicas y los temores del enemigo. Se trata de un método muy efectivo. La grabación hace que los aldeanos regresen a sus hogares, y cualquier sospechoso restante acaba siendo detenido e interrogado”.

Según otras fuentes, el batallón de PsyOps llegó a combinar el rugido de un tigre del parque zoológico de Bangkok con el “69-T” – la cinta del alma errante – y difundiendo dicha combinación con altoparlantes portátiles. El resultado fue que dos soldados consiguieron que más de cien combatientes enemigos evacuasen el cerro Nui Ba Den en 1970.

“Wandering Soul es una grabación diseñada por la división de operaciones psicológicas en Bien Hoa,” explica un capitán que concede una entrevista en un vídeo de YouTube (http://www.youtube.com/watch?v=ffPdrJgjluM) que es utilizada por las divisiones operativas y brigadas, transmitiendo una apelación a los VietCong. La grabación en sí es un tanto rara, combinando música fúnebre en el fondo con la voz de un padre que habla con sus hijos, diciéndoles que ha muerto en el campo de batalla, alentando a sus camaradas a unirse a la “causa justa”. Otro vídeo militar – U.S. Army Staff Film Report 67-2 --nos muestra a las tropas internándose en la maleza con los amplificadores llevados a cuestas, aparte de los enormes altoparlantes adosados a los helicópteros Huey (http://youtu.be/wDU1sM-lhLs)

OVNIS, soldados y… ¿demonios?

En los años ’90, el escritor Michael Lindemann entrevistó a varias personas cuyos padres habían trabajado para el sector de la industria bélica de los Estados Unidos y que comentaron que sus familias se habían visto “plagadas” por fenómenos paranormales como consecuencia de dicha asociación. En su libro UFOs and The Alien Presence (1995) Lindemann plasmó la historia de “Marty”, de 31 años de edad, cuyas experiencias con siluetas fugaces, que sólo podía distinguir con el rabillo del ojo, se produjeron a partir de su vinculación a proyectos “negros” relacionados con la aviación militar.

“Pienso que hay una presencia alienígena en esto...durante siete años, desde que comencé a trabajar con los aviones, cosas raras se vienen sucediendo en mi hogar y a mi alrededor. Mueven cosas, abren y cierran puertas, me desaparecen las llaves...durante mi ausencia del hogar”, comenta “Marty” al escritor Lindemann, “mi esposa ha experimentado los mismos movimientos en la casa – libros que estaban en los anaqueles aparecen sobre una mesa y las puertas se cierran solas.”

“Marty” explicó que su trabajo con proyectos de alto secreto le ha puesto en contacto con muchos militares que afirman haber experimentado lo mismo. Los soldados destacados en Pearl Harbor, Hawai, usaron la palabra nativa huna para describir el fenómeno. Los “mini-huna” son responsables de la desaparición de objetos, el movimiento inusual de objetos, etc. “Es algo que ocurre fuera del alcance de la vista.”

Por extraña que pueda sonar esta posible asociación entre los ovnis y las siluetas oscuras, debemos recordar que muchas víctimas de experiencias de secuestro por ovnis o testigos de encuentros cercanos del primer, segundo y tercer tipo suelen quejarse del componente “paranormal” que caracteriza sus experiencias, y que suele producirse después del evento.

Las misteriosas sombras también han sido asociadas con viajeros interdimensionales, cuya aparición se produciría en nuestro medio como sombras.

Otra teoría, más inverosímil que las otras, sería que ya comienzan a sentirse los estragos del mal manejo de las energías sutiles por agencias secretas de los gobiernos – proyectos como el calentador atmosférico HAARP, por ejemplo – que han resultado en una especie de dilución de la barrera, por así llamarla, que separa al mundo físico del mundo de lo paranormal, proceso que tuvo su comienzo con la detonación de la primera bomba atómica en 1945 y que continúa hasta nuestros días. Los estudiosos de la ufología y lo paranormal pueden afirmar a ciencia cierta que los fenómenos extraños se han redoblado en años recientes y que el misterio ha llegado a formar parte de la vida cotidiana de muchos. ¿Será que las fugaces siluetas que atormentan a muchos representan, efectivamente, una nueva intrusión en el mundo físico? Aún no tenemos suficientes elementos de juicio sobre dichas extrañas presencias, y los años venideros serán de gran importancia para nuestra comprensión del fenómeno.



2 Comments:

Blogger Hospital Paranormal said...

Muy buen artículo Scott, un abrazo cordial.

3:39 PM  
Blogger Jefe Lantra veloz said...

ASESINATO DE JUAN CARLOS I

El libro “Profeta y Contactado NOSTRADAMUS”, es ya DEFINITIVO.
Reseña el magnicidio del Rey emérito Juan Carlos I de Borbón.
Un atentado en fecha muy cercana.
Una de las causas del Golpe de Estado Militar en España.
Estos hechos acabarán con la MONARQUÍA.

José García Álvarez
Roquetas de Mar – España




12:24 PM  

Post a Comment

<< Home