Wednesday, June 30, 2010

Guillermo D. Giménez Entrevista a Fabio Zerpa








Entrevista a Fabio Zerpa

Por Guillermo D. Giménez,
Planeta UFO



Hacía tiempo que le debíamos una entrevista al investigador Fabio Zerpa[1]. Creo que la mayoría de todos nosotros “nacimos” a partir de él, sus trabajos, sus charlas públicas, su difusión acerca de un Fenómeno que era recurrente en la Argentina y en el mundo. Extraños objetos y huellas dejadas por estos aparatos, y hasta la presencia de sus tripulantes, de tipo humanoides y de otras características, acaparaba la atención de todos.

A Fabio lo conocí en la costa bonaerense argentina, en la ciudad de Necochea cuando asistí a una de sus presentaciones allá a fines de la década del 70, yo era un joven que había visto una extraña nave sobre esta misma ciudad costera junto a centenares de testigos. Al igual que a Fabio, “me cambió la vida”. A los 12, 13 años de edad comencé a investigar y estudiar este Fenómeno. Lo conocí personalmente y hablamos mucho del tema junto a otros investigadores de su panel científico, y fue Fabio quien me publicó mi primer trabajo investigativo en la destacada Revista Cuarta Dimensión, de amplísima difusión a nivel mundial.

A partir de allí comencé mi búsqueda hacia “ellos”, investigando a testigos y sus huellas. Recorro la Argentina y el mundo (continuamente en más de 20 oportunidades) encontrando verdaderos casos de encuentros OVNI.

Me contacto con investigadores de todo el planeta, quiénes me brindan su apoyo y amistad. Continuamos comunicándonos siempre, intercambiando y publicando información, naciendo de esta manera esta amistad, que mantenemos aún hoy con más fuerza a más de 30 años de aquel primer encuentro, y siempre igual: Investigando un Fenómeno tan extraño y especial, pero Real. Aquí va esta charla que mantuve con el querido Fabio, a quien le agradezco sinceramente por el tiempo brindado a mi persona.



G.D.G.: Hola Fabio, antes de todo quiero agradecerte el haberme concedido esta entrevista. Nos conocemos desde hace más de 30 años y desde entonces (y más atrás aún) estás investigando el Fenómeno. Tu primera experiencia con los OVNI fue allá el 17 de noviembre de 1959 junto al piloto Alexis de Nogaetz volando un Morane Saulnier saliendo desde la VII Brigada Aérea de Morón, en Buenos Aires, Argentina. ¿Cómo fue esta experiencia y porqué te cambió la vida?

F.Z.: Fue un impacto de conciencia, que motivó al investigador que siempre estuvo dentro mío, desde mi niñez. Un aparato raro, extraño, que no conocía, que no tenía asidero para nuestro contexto cultural de aquellos años.


G.D.G: A partir de allí tu vida cambió. De actor pasaste a investigar un Fenómeno que para muchos en esa época era totalmente desconocido. ¿Cuáles fueron tus primeros casos investigativos?

F.Z.; Recuerdo varios pero el mas trascendente de aquellos primeros años de investigación fue el memorable caso Trancas, del 21 de octubre de 1963, en que descendieron en una estancia argentina, Provincia de Tucumán, siete naves que asolaron el lugar durante 45 minutos con sus haces de luces compactos y coherentes, me hice posteriormente especialista en ellos, como lo expreso en uno de sus libros, mi padre investigativo el maravilloso español Antonio Rivera. Luego se elevó la nave más grande y con una perfecta formación en V las naves desaparecieron hacia la Provincia de Salta. Dejaron una evidencia, que para mi fué fundamental, carbonato de calcio en estado puro unido a carbonato de potasio, con una pureza y una unión que no existe en este planeta, que pedí que examinara la Universidad Nacional de Tucumán, que pasó a ser la primera institución universitaria participante en una investigación OVNI. Para mi fue un viraje fundamental porque empecé a pensar en la posibilidad extraterrestre, fuera de, más allá de la ciencia y cultura terrestre, extraterrestre, que no quiere decir solo espacial.

G.D.G: Poco tiempo después fundaste la ONIFE (Organización Investigativa de Fenómenos Espaciales) y comenzaste a editar la destacada Revista Cuarta Dimensión, escribiendo allí investigadores del mundo entero. Corría la década del 60 y 70 y desarrollabas charlas y conferencias acerca de un tema que ya la sociedad se animaba a relatar. Fuiste sin duda el pionero en la República Argentina en estos temas. ¿Cuántos casos llevás investigados desde aquella época hasta el presente?.

F.Z.: Pienso que más de dos mil o tres mil casos, en los 18 países donde estuve viviendo, tanto Europa como América. Además en 1968 hice un Simposio sobre Vida Extraterrestre en la Facultad de Medicina de Buenos Aires, Argentina, que pasó a ser la primera entidad educacional en el mundo auspiciante de un evento sobre la vida extraterrestre, para después en 1971 hacer lo mismo con el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, que pasó a ser la primera entidad gubernamental auspiciante de un Congreso de estas características.

G.D.G.: Sos sin duda el investigador que mayor cantidad de casos has investigado.

F.Z.: No lo sé, porque ha habido y hay muchos buenos investigadores, aunque también tengo que reconocer que también, lamentablemente, están los otros.

G.D.G.: La Argentina, al igual que Chile y Brasil son los países más ricos en casuística ufológica y también en cantidad y tipos de seres, ¿Porqué crees que sucede esto aquí?

F.Z.: En Argentina hay una densidad demográfica muy baja, y sobre todo, en el territorio Patagónico, en el cual si pudiera “interrogar a las ovejas” tendríamos más casos investigados. En Brasil tiene al pueblo brasileño con una apertura mental hacia los temas esotéricos, muy importante y, mucha más que en la Argentina, que son más reticentes. En Chile, un largo territorio, con desiertos en el Sur y el Norte, con poca densidad demográfica.

G.D.G.: El 21 de octubre de 1963 se produce uno de los casos más importantes en la Argentina, me refiero al Caso Trancas, en la Provincia de Tucumán cuando la Familia Moreno observa las evoluciones de distintos OVNI sobre su terreno, cercanos a las vías férreas, se producen los fenómenos conocidos como haces de luz compactos y coherentes dirigidos a los testigos y otros lugares, y también ven la presencia de distintas formas humanoides que iban y venían como haciendo algo. ¿Qué opinás de este caso?.

F.Z.: Ya lo comenté en una pregunta anterior, fue una bisagra histórica en la investigación ovnilógica, y no sólo en mí, porque además tuve cinco excelentes testigos calificados y unos testimoniantes, a los cuales no necesito hacerles hipnosis ni test psicológicos ni pansicológicos, estos últimos usados en mi última etapa investigadora, que son los perros. Allí había cinco canes bravos, uno de raza doberman, que ladraban antes de los hechos de las naves; se quedaron mudos durante los 45 minutos de la experiencia, y luego, cuando nosotros llegamos, al terreno de los hechos a los 20 días posteriores, aullaban en forma prácticamente desesperada. Algo raro, inusual, inédito, extrañísimo, había sucedido.


G.D.G.: Sabes que uno de los bebés involucrados en este incidente, años después y ya siendo mayor, se contacta conmigo para interiorizarse más sobre este caso. A partir de allí nace un intercambio y hoy mantenemos una relación de amistad. Tiempo después yo recorrí esa zona (aún no había nacido para la fecha del suceso) y me vino a la memoria los sorprendentes sucesos vividos por los protagonistas. Fue sin duda un episodio muy importante, por la cantidad y calidad de los protagonistas y también por las huellas físicas halladas sobre el terreno. ¿Cuáles fueron las conclusiones sobre este caso?

F.Z.: Se caen solas, cinco naves extraterrestres estuvieron en ese aquí y ahora, con evidencias notables. Prácticamente únicas en el mundo.

G.D.G.: Año 1968. Una gran oleada OVNI sacude la República Argentina. Avistamientos, aterrizajes y encuentros con sus tripulantes son denunciados en distintos puntos del país, pero hubo un episodio que fue conocido como el Caso Vidal que acaparó la atención del mundo entero. Una familia es teletransportada desde una ruta bonaerense argentina hasta México. ¿Cuál es tu opinión al respecto?

F.Z.: El famoso Caso Vidal, auténtico y verdadero. Solo que nosotros investigamos siempre ese apellido, y no encontrábamos la realidad, hasta que en una conferencia mía dada en un Club Militar, el Director General del Servicio de Inteligencia del Ejército Argentino, en aquel momento, el General Señorans, me dijo lo siguiente:
“El caso es real, pero no se llama Vidal ese matrimonio, porque por Seguridad colocamos un nombre supuesto”.

G.D.G.: Vos sabes muy bien que desarrollé “El Caso Vidal, La Verdad al descubierto” (publicado en diferentes revistas y páginas del mundo) donde detallo las nuevas investigaciones de algunos colegas y otras por mi cubiertas que dan por tierra este incidente, donde se demuestra que todo fue una mentira, fraguado por un Director de cine y periodistas que querían dar publicidad a una película argentina, llamada “Che OVNI”. ¿Estás de acuerdo con esto?

F.Z.: Yo pensé lo mismo durante mucho tiempo, hasta que tuve la evidencia que indico en la contestación anterior.

G.D.G.: Habiendo recorrido toda la Argentina y parte del mundo investigando este Fenómeno, me podes nombrar 3 casos destacados que para vos son los más intrigantes y destacados de nuestro país y porqué.

F.Z.: Nos quedamos cortos con tres, pero para mi parecer, pienso que son: Trancas, Contacto del Segundo Tipo, evidencias en Tucumán, Argentina. Caso Bordeu, del camionero Llanca (Premio Mundial a la investigación de un Contacto del Tercer Tipo en el Congreso de México, ante la flor y nata de la investigación mundial) y el Caso Aeropuerto Bariloche 1985, en el cual dos aviadores militares y cuatro comerciales, ven un OVNI pegado a un avión comercial a una distancia cerquísima de 100 metros apareado al mismo. Y la lista seguiría, pero quizá esos son tres ejemplos bien puros y excelentes.

G.D.G.: Y en el mundo, ¿cuáles serían?

F.Z.: También varios, pero te diré en lo que intervine con los investigadores involucrados en ellos: Caso Trinidad, Brasil (Caso declarado Oficial por el Presidente Juscelino Kubischek y una foto excelente en primer plano de Almiro Baraunda). Doce Documentos Oficiales Españoles (excelentes testimonios de aviadores comerciales y militares). Incidente Roswell (tres ET caídos en el desierto de Nuevo México, que investigó exhaustivamente el Coronel de la Fuerza Aérea de la USAF, Wendelle Stevens), Y la lista seguiría…

G.D.G: ¿Cuál es tu opinión de la Ovnilogía en la Argentina?, ¿cuál es su estado real hoy?

F.Z.: Bien, hay jóvenes investigadores, como tú, que funcionan inteligente y documentalmente con veracidad, así como también ahora tenemos muchos más testimoniantes porque se aninam a entregarnos sus visualizaciones, sobre todo por internet, y cámaras fotográficas digitales, que sacan a los famosos OVNI invisibles que da gusto, ver la oleada argentina 2008 en nuestra www.fabiozerpa.com.ar

G.D.G.: Todos sabemos que nuestras Fuerzas Armadas desde la década del 50 siempre estuvieron atentos a los sucesos OVNI, más aún ha habido varias declaraciones Oficiales por parte de ellos acerca de la presencia OVNI en Argentina. ¿A los militares, porqué les interesa el tema?

F.Z.: Se piensa que es por la seguridad de la atmósfera territorial, de la cual la Fuerza Aérea de cada país, son las custodias. Además desde la década del 60 en la era Reagan de USA fue instalada la famosa Guerra de las Galaxias ya que los extraterrestres eran tomados como invasores, indicado este concepto en el propio reglamento 200•2 de la USAF norteamericana, en la cual se indicaba a los aviadores norteamericanos que debían ametrallar a cualquier objeto no identificado. Así se pasaron varios papelones aéreos, ya que no pudieron ante una tecnología totalmente superior y además, sin criterio sociológico de invasión, como quiere demostrar siempre la ciencia ficción. Hecho que se vuelve a repetir con la nueva serie V THE VISITORS, que Warner Channel me da la posibilidad de presentarla en nuestro país. Siempre piensen que eso es ciencia ficción, narración, ficción no realidad, ideas de lo que un novelista piensa que puede ser la vida extraterrestre que tiene poco que ver con la documentación de la presencia extraterrestre que en el suelo planetario que estudiamos en nuestra disciplina, la Ovnilogía.

G.D.G.: No hay región o pueblo alguno en la República Argentina donde no se haya visto la presencia OVNI, ¿por qué crees que esto es así? ¿Qué interés tienen en nosotros?

F.Z.: No creo que tengan un interés especial en la Argentina; yo pienso que es un enorme territorio, largo y ancho, con baja densidad poblacional, que es el drama económico de esta Republica. No te olvides de la estadística, un ser humano terrestre ve un OVNI cada 2 minutos, en cualquier parte de nuestra Planeta Tierra. Eso si, sé que buscan centros energéticos diversos, así como terrenos acuíferos y en este sitio planetario los hay y muchos, como ser el Triángulo de Fuerza de Córdoba, sobre todo el Mayor, que hace más de 30 años descubriéramos con mi gran amigo el Dr. Guillermo Alfredo Terrera, con el epicentro en el enigmático Uritorco.

G.D.G.: Desde hace décadas nuestro país y en gran parte del mundo se han producido casos de Mutilaciones de Reses. ¿Crees realmente que son los tripulantes de los OVNI los responsables de estos hechos ó es una Operación encubierta desarrollado por algún organismo federal?

F.Z.: Seria larga la contestación. Pero yo acepto la hipótesis que tengo avalada por nuestra investigación personal y documental, que es obra de los extraterrestres científicos, como los llamamos, y que le pìdo a los internautas que se introduzcan en nuestra revista digital EL QUINTO HOMBRE, donde explicamos debidamente estos casos, que la pueden encontrar en nuestra http://www.fabiozerpa.com.ar/

G.D.G.: En septiembre de 1978 se producen destacados incidentes OVNI involucrando varias naves, quedando la impronta de sus huellas y la visualización y presencia de extraños seres de tamaños diversos (pequeños de 1,50 y también de más de 2,30 a 2,50 metros de altura) en Venado Tuerto, Provincia de Santa Fé. Episodios ampliamente investigados y confirmados también por vos mismo y por el Dr. Jacques Vallée que lo llevaste a ese lugar cuando lo trajiste a la Argentina mientras trabajaba para la NASA quedando impresionado por los hechos. Allí son varios los testigos de estos fenómenos, pero fue el Caso de Juan Oscar Pérez, en ese entonces de 11 años de edad que ingresa a la nave y observa la presencia de sus tripulantes y dentro de la misma ve huesos de animales de vacunos y equinos, ¿esto demostraría la experimentación y mutilación con nuestros animales?

F.Z.: En nuestra revista digital EL QUINTO HOMBRE, en varios artículos del año 2004, durante la oleada extraordinaria sucedida ese año de cerca de 200 animales mutilados en el territorio argentino y que me permitió que me llamaran desde los Estados Unidos, para realizar un programa televisivo especial, emitido por UNIVISION, la cadena más importante de habla hispana que emite para más de 600 canales en los cinco continentes. En esos dos lugares dimos una HIPÓTESIS DE TRABAJO, que ustedes mismos pueden corroborar, leyendo las más de 20 páginas escritas con la investigación profunda de esos casos, que vienen desde 1964, desde el lejano primer caso ocurrido en el mundo, en Empalme Villa Constitución, Provincia de Santa Fé, República Argentina, mucho antes del caso del famoso Caballo Snoopy de los Estados Unidos. Ante tanta información que deambuló por todo internet y por el mundo entero, muchas sin ningún asidero investigativo, como el supuesto "chupacabras" (hipótesis generada en la década del 70 en Brasil y Puerto Rico); "mutilaciones por animales roedores" ( análisis de muchos científicos ortodoxos en el mundo entero); "la actuación masiva del ratón hocicudo", (papelón científico de una entidad gubernamental argentina SENASA, que tanto criticaron muchos de sus propios investigadores) y etc. etc. porque hubo explicaciones para todos los gustos. Nosotros insistimos y lo publicamos (palabra escrita) en esta revista digital, analizando nuestra hipótesis que dimos allá por 1978, ante la evidencia de un caso, producido también en la provincia de Santa Fé de Argentina, y que investigáramos con el Dr. Jacques Vallée, en aquellos momentos trabajando para la NASA en la creación del mapa del Planeta Jupiter, al cual trajimos a Argentina para dar siete inolvidables conferencias a lo largo del territorio. Con Jackie, analizamos a un testigo que vió realizar una mutilación dentro de una nave posada en el suelo santafecino ( nuestra revista "Cuarta Dimensión" se hizo eco en aquel año con nota de tapa), nuevamente palabra escrita y dimos la posible hipótesis de trabajo ... La mutilación se realiza dentro de la nave (ese famoso laboratorio con supuestos rayos láser o de otra avanzada tecnología, como dicen tantos veterinarios e ingenieros agrónomos que entrevistáramos en distintas partes del mundo) para luego volver a depositar en el lugar exacto donde fué extraído el animal. Ahí está la razón por qué nunca se encuentran huellas de caminos, autos, etc. en los sitios de las mutilaciones. Son elevados a la atmósfera para introducirlos dentro de los aparatos para posteriormente descenderlos en su lugar de origen. Además en muchos casos, la ubicación de los animales muertos, en línea recta u oblicua en el terreno, es un hecho muy matemático y geométrico, raro, raro, como dicen los mismos científicos analizadores de los hechos así como la gente del lugar. Además los animales que quedan vivos no hacen su clásica ceremonia de la muerte alrededor de los muertos, y quedan con ojos desorbitados, fuera de ese círculo. Grandes testigos de los estos sucesos tan pero tan extraños... En forma fehaciente y total y me remito a lo que escribo en la revista digital EL QUINTO HOMBRE en www.fabiozerpa.com.ar en el articulo publicado ante un hecho en la Provincia de Santa Fé y en artículos anteriores de esa misma revista digital. (Nota de G.D.G.: Ver Investigación Pura – Excepcional Suceso – Comprobación documental de nuestra hipótesis de trabajo de hace más de 30 años de cómo SE REALIZAN LAS MUTILACIONES DE GANADO).


G.D.G.: ¿Podemos hablar del Chupacabras en Argentina?

F.Z.: Los supuestos chupacabras investigados por mí desde 1978 tienen muy poco asidero documental, según mi experiencia. Desde aquellos fenómenos del CHUPACHUPA de Brasil hasta ahora, no hay evidencias verdaderas.

G.D.G.: Otro de los aspectos relacionados al Fenómeno y que vos has investigado y te ha tenido como protagonista también, es acerca de la presencia de los Hombres de Negro. Yo mismo investigué varios sucesos en nuestro país y en el extranjero (América y Europa) encontrando episodios tan fantásticos que parecen imposibles de ser reales. ¿Quiénes son realmente ellos y porqué su presencia en algunos casos y en investigadores?

F.Z.: Una extraña raza vigila la evolución de la Tierra: son los hombres vestidos de negro, los “Men in Black”, los “Messieurs en Noir”. El tomarlos como un mito es una actitud poco felíz. Negar su presencia y existencia es como negar los platillos volantes, que nos están preparando psicológicamente para el próximo milenio. Puede parecer una fantasía, pero la existencia de los hombres vestidos de negro es una realidad. Sería larga la contestación esta bien documentado en mis libros LOS HOMRES DE NEGRO Y LOS OVNI, LOS VERDADEROS HOMBRES DE NEGRO ( Contestación a la superchería de la película Men in Black) y en nuestra revista digital mencionada antes.

G.D.G.: Hoy conducís la Fundación Disciplinas de Apertura y tenés una página web (www.fabiozerpa.com.ar) donde desarrollas cursos y brindas información sobre estos temas. De aquel 1959 a la actualidad, ¿en qué has cambiado tu manera de pensar respecto al Fenómeno OVNI?

F.Z.: Es que ahora la gente está no solo interesada en lo fenoménico y en la realidad OVNI, que mucha gente sigue investigando esa vía, sino que le interesa el gran cambio y transformación de la civilización que se está produciendo actualmente, que yo lo había vaticinado hace mas de 30 años atrás, y busca el SABER SER, no solo el conocer, sino el saber, y por eso he creado mi ultima disciplina SABIDURÍA DEL SER, que está dado por 9 talleres vivenciales para afrontar los nuevos tiempos así como ir creando el NUEVO SER HUMANO, que ya está entre nosotros, como en los Niños de la Nueva Era.

G.D.G.: Tu concepto de OVNI hoy ¿es igual al concepto que tenías años atrás?

F.Z.: SI. Yo definí a los OVNI como naves extraterrestres piloteadas o dirigidas por seres inteligentes, allá por 1975 y lo reitero hoy en el 2010, pero además esta ahora el SABER SER, la búsqueda del microcosmos, el adentro, que es igual al macrocosmos, el Universo.

G.D.G.: ¿Qué es ser un investigador de un Fenómeno al que llamamos OVNI?

F.Z.: Como me dijo, una lectora de mi biografía FABIO ZERPA TIENE RAZÓN, que me gustaría que tanta gente leyera y se comunicara conmigo, que es la muestra de una vida entregada con voluntad, tesón, garra, y sin desmayos, por la procreación de una IDEA. Pienso, que es la definición de lo que debe ser un investigador de la Ovnilogía. Y Por Dios, dejen de llamarla ufología, porque nadie de habla hispana ve UFOs sino OVNIs.

G.D.G.: Con más de 50 años de investigación tras tus espaldas, con miles de testigos entrevistados, con centenares de huellas descubiertas y con entrevistas a protagonistas de encuentros con sus tripulantes, ¿porqué crees que vienen a la Tierra?

F.Z.: Tres posibilidades sociológicas de contacto que tienen que ver también con el comportamiento humano en su Historia: 1- El NO CONTACTO, seres que llegan miran y si son vistos nuevamente entran en su aparato y siguen su viaje. No les interesa el contacto con nosotros.2-CONTACTO CIENTÍFICO, son los que llegan analizan al planeta y al ser humano, tienen ese criterio de investigación y producen los contactos del cuarto tipo, las abducciones. 3- LOS QUE NOS PREPARAN PARA EL FUTURO CONTACTO son los más que me interesan y vienen con un sentido de preparación para que evolucione el ser humano a una mayor espiritualidad en este Gran Cambio Planetario. Los que dicen desde 50 años el famoso “No tengan miedo, no tengan miedo” porque ahora sabemos que es la peor cárcel del ser humano y ahora empieza a formarse el homo spiritualis con mayor seguridad espiritual que nos da una mayor libertad, o la libertad que siempre pensamos que tenemos y no la tenemos.

G.D.G.: ¿Nos visitan más de una civilización?, ¿estuvieron ellos desde siempre con nosotros?

F.Z.: Por cálculo matemático mi amigo el astrofísico norteamericano Carl Sagan, llegó a la conclusión que nos visitan más de un millón de civilizaciones extraterrestres que tienen una tecnología superior a la nuestra actual; hecho que reafirmo con mis investigaciones. Además ya las civilizaciones madre de nuestra Historia tuvieron contacto con varias civilizaciones en el pasado nuestro.

G.D.G.:¿Qué pruebas hay de ello?

F.Z.: Innumerables y forman parte del contexto cultural de las mitologías humanas de todos los tiempos y además la evidencia científica que mencioné de Carl, que como prudente hombre de ciencia, pienso que se quedó corto en el millón porque tenemos solo en una galaxia, nuestra Vía Láctea, cien mil millones de sistemas planetarios, con un planeta con vida por sistema.

G.D.G.: ¿Qué le dirías a la comunidad ovnilógica argentina?

F.Z.: Investigar, analizar, no solamente informar y sentir como reflexionar sobre el futuro hombre planetario, el homo spiritualis.

G.D.G.: Ya para ir finalizando, ¿quién es en realidad Fabio Zerpa?

F.Z.: Un ser humano, común y corriente, un investigador, que tiene la meta de mostrarle a su semejante el verdadero camino que es la espiritualidad como explican todas las metafísicas orientales y de los pueblos originales de América.


G.D.G.: ¿Qué ha ganado y qué ha perdido Fabio en su vida en investigar al Fenómeno OVNI?

F.Z.: Ganado: quizá muchos amigos, muchos alumnos y pocos enemigos, porque se cumple lo de “Ladran, Sancho, señal de que cabalgamos”. Perdió: creo que poco, porque mi tiempo de serenidad, de estar conmigo mismo, siempre lo tengo y me ayuda estar siempre investigando al Hombre y el Cosmos, el Macro y Microcosmos. He vivido 81 años y 50 de investigador, pero desde niño tuve esa voluntad firme de buscar el por qué de los misterios del Hombre y el Cosmos.

G.D.G.: Por último, te dejo este espacio para que libremente digas lo que quieras.

F.Z.: Gracias a mi mujer, mi continuadora, a mis 33 ahijados, a mis alumnos, amigos y muchos, por todo el apoyo que siempre tuve de ellos en esta difícil tarea de ser un transgresor.


G.D.G.: Podríamos estar hablando muchas horas más y yo escuchándote muy atentamente ya que sos un hombre de amplísima experiencia en este campo. Te agradezco Fabio por estos momentos, y sabes que contás conmigo siempre. Vos fuiste el primero en darme la oportunidad de publicar un trabajo mío en la destacada Revista Cuarta Dimensión cuando yo sólo tenía 13 años de edad. Fue algo muy importante para mí, que el investigador número uno le diera atención a un chico que recién empezaba. Es algo para destacar siempre. Gracias Fabio. Me enorgullezco en tenerte entre mis amigos. Parafraseándote, “Gracias Por Estar”.-

Tuesday, June 29, 2010

Los Reinos Subterráneos





























Los Reinos Subterráneos: Donde la ficción se hace realidad
Por Scott Corrales

El mundo antiguo estaba fascinado por la naturaleza de las cosas que tomaban lugar en el mundo bajo sus pies. Los hornos de Hefesto estaban bajo el monte Etna; Poseidón fabricaba la sal debajo del lecho marino, y el inframundo de numerosas culturas se encontraba muy por debajo de las cavernas o minas más profundas exploradas por el hombre. En cualquier momento, la tierra podría abrirse para permitir la salida del mismo Hades y su carroza tirada por caballos negros, como sucedió durante el rapto de la desventurada Persífone.

Este mundo subterráneo, ya sea como lugar de tormento, vivienda de los no-humanos o sencillamente un reino subterráneo oculto a los ojos de los mortales, sigue ejerciendo una influencia poderosa sobre los humanos contemporáneos, asumiendo nuevos disfraces en el folclore moderno de las bases alienígenas subterráneas el desierto, o los nidos de submarinos nazis en las profundidades de los fiordos noruegos, o la creencia persistente en una tierra hueca cuyo acceso puede obtenerse en los polos de nuestro planeta. Los psicólogos han identificado estas creencias como representaciones externas del inconsciente humano, mientras que otros piensan que “el inframundo” ofrece un sitio inalcanzable en el cual estas creencias pueden perdurar sin ser estorbadas.

En este orden de ideas, ¿son falsas todas estas historias sobre reinos subterráneos? En absoluto. Las catacumbas romanas son un ejemplo de la forma en que una comunidad se reunía en un sitio determinado para enterrar a sus muertos y celebrar ritos sin atraer la atención de un gobierno represivo. Debajo de los palacios de los Césares existían enormes cavernas, túneles y pozos, y fuegos de combustible fósil vegetal, lignita y tierra ígnea, ardiendo en las profundidades, alimentando el concepto cristiano de un infierno en llamas. Ciudades muertas y antiquísimas yacían bajo la Urbe Eterna.

Los ermitaños medievales de Asia Menor ahuecaron sistemas enteros de cavernas en las montañas de Capadocia, y algunas de ellas siguen en uso actualmente. Los descubrimientos recientes de la arqueología han ubicado una red de casi tres docenas de ciudades subterráneas en el valle de Goreme en Anatolia, que aparentemente albergó 20,000 personas a una profundidad de veinte pisos, enlazados por nueve millas de túneles. Se ha conjeturado que estas comunidades albergaron los restos de la cultura hitita, tal vez después de la destrucción de Carquemisa, protegiéndola contra las culturas invasoras. Oleadas sucesivas de invasores, sin embargo, ocuparon las ciudades subterráneas, como Derinkuyu (descubierta en 1963), que no fue abandonada sino hasta la era otomana.

¿Quién edificó estas grandes redes de mansiones subterráneas? No lo sabemos. Sin embargo, la existencia de sociedades subterráneas no es exclusiva al mundo antiguo. Se ha escrito mucho sobre la red de refugios antinucleares que forman parte de la defensa civil de la Republica Popular China, construida bajo Beijing en la década de los ’70 y capaz de alojar una porción considerable de la población de la ciudad durante un intercambio nuclear, así como de los “bunkers” fabricados por Fidel Castro en Cuba, desde los que sería posible luchar una guerra de guerrillas contra los invasores por muchos años. Durante la guerra de Vietnam, las patrullas del ejercito norteamericano quedaron atónitas al descubrir “hospitales subterráneos de dimensiones colosales” en la república de Laos, con “túneles lo suficientemente grandes como para permitir la entrada de camiones” a lo largo del sendero de Ho Chi Minh, que esquivaron la mejor detección aérea de aquellos tiempos, todo esto a pesar de que la evidencia de habitaciones humanas – caminos que conducían a las cuevas, grandes casas arborícolas, etc. – quedaban plenamente visibles en la superficie.

A pesar de lo apartado de estos lugares, existen como desafío a los escépticos. Si la existencia de estas enormes instalaciones subterráneas resulta posible, ¿que impide que sociedades enteras hagan lo mismo, como se ha argumentado en otras partes? Sin caer en las narraciones sobre la Tierra Hueca o los “deros” de Richard Shaver, se puede defender la causa de la existencia de civilizaciones, tal vez hasta extrahumanas, bajo la tierra.

La creencia en los “reinos secretos” subterráneos existe en casi todas las culturas del globo. El Asia Central nos ofrece narraciones sobre Aghartha, la ciudad presidida por el Rey del Mundo, cuyo alcance se hace sentir hasta en las lejanas Américas gracias a una red de túneles que conectan con sus dominios; las cuevas en los Pirineos han sido consideradas tradicionalmente como la entrada a las moradas maléficas de los extrahumanos.

Jacques Bergier consideraba que la teoría de estas culturas intraterrenas no era absurda a priori, aunque no existían suficientes pruebas para sustanciar los reclamos, concediendo que “esté renglón podrá depararnos muchas sorpresas”. El azadón del arqueólogo, y los descubrimientos fortuitos realizados por legos, han agregado al conocimiento acumulado sobre el tema. En marzo de 1972, Serge Debru, condecorado póstumamente con la prestigiosa Orden Meritoria de la república francesa, intentó ganar acceso a las moradas subterráneas del imperio inca, pero no se volvió a saber de él. En un mensaje grabado, afirmó: “Se a dónde voy, y sé también que nadie ha llegado allí todavía. Daré a conocer los secretos de mi viaje cuando regrese”. Pero tras una infructuosa búsqueda de 17 días, los socorristas fueron incapaces de localizar cualquier resto de la expedición de Debru. El explorador norteamericano John Perkins, sin embargo, pudo haber hallado la entrada al reino subterráneo buscado por Debru, siguiendo las aguas de un río que descendía en picado a un colosal sistema de cavernas iluminado por una luz verdosa, producto de la extraña vegetación sin clasificar.

Lo cierto es que América del Sur, y de hecho, la mayoría de los continentes, parecen estar barrenados de túneles que recorren largas distancias a gran profundidad, y que van a algún lado. Muchos exploradores han tenido que retirarse cuando encuentran obstáculos insalvables o túneles llenos de agua de mar. No hay dudas sobre la naturaleza artificial del fenómeno, o que su creación en la roca madre más dura involucraría el uso de explosivos, rayos láser o medios químicos capaces de erosionar la roca que se desconocen en el siglo XX.

Pero las Américas no tienen el monopolio sobre las estructuras raras. La arqueología ha descubierto una red de galerías subterráneas – de origen y propósito desconocido – bajo la aldea francesa de Provins. Cámaras vastas y de techo alto con columnas forman parte del enigmático complejo subterráneo. Hay pruebas de que estas cámaras fueron utilizadas como graneros durante la era medieval, pero algunas de las galerías no fueron descubiertas sino hasta el siglo XX. El complejo de Provins incluye además una serie de cuevas que no parecen estar conectadas entre sí, con paredes cubiertas de los mismos símbolos neolíticos (laberintos y círculos concéntricos) que pueden hallarse en las islas Canarias, Cerdeña, Malta y hasta en Brasil. El autor mexicano Rodolfo Benavides señaló la existencia de una red de pasadizos secretos – y hasta un templo – debajo del esfinge egipcia en su libro Dramáticas profecías de la gran pirámide. Queda por descubrir si estos túneles se conectan a pasadizos similares, aunque hallazgos recientes en el complejo de Gizeh, incluyendo la posibilidad de una cámara sin descubrir bajo la pirámide de Keops y el desenterramiento de una barcaza fúnebre, contribuyen a la posibilidad.

Los “respiraderos lunares” de Europa Oriental también deben agregarse a la categoría de galerías subterráneas. El Dr. Antonin Horvak y algunos compatriotas lograron refugiarse en uno de estos “respiraderos lunares” cerca de las aldeas de Plavince y Lubocna en Eslovaquia durante la lucha contra los nazis en la Segunda Guerra Mundial. El doctor Horvak apuntó en su cuaderno que la estructura insólita tenía muros de hasta seis pies de grueso y que su conformación “no obedecía ningún propósito imaginable”, agregando que durante su estadía dentro de la estructura negra y lisa, llego a sentirse “en la garras de una fuerza superlativamente extraña y sombría”.

¿Cual es el origen de estos rasgos subterráneos claramente prehistóricos? La especulación ha recorrido la gama desde lo conservador (fueron lugares de culto para los seguidores de religiones iniciáticas a lo largo de los siglos) a lo fantasioso (moradas activas o abandonadas de seres extrahumanos). Una síntesis de ambos conceptos se puede vislumbrar en la cueva española de Ojo Guareña – mas de veinte kilómetros de cámaras, pasadizos, lagos subterráneos y entradas inusuales – un sitio en el que las antiguas religiones iniciáticas tomaron contacto con las “deidades intraterrenas” que vivían apartadas de la humanidad. El escritor Juan G. Atienza ha sugerido que la caverna sigue ejerciendo una influencia poderosa sobre las comunidades agrícolas locales, y que algunas de sus entradas se consideran maléficas. Entre los distintivos inusuales de la caverna figura un diagrama tosco que representa la naturaleza helicoidal del ADN, totalmente desconocida antes del siglo XX. En la caverna conocida como Caite-2, los arqueólogos descubrieron varias representaciones humanas, incluyendo una figura que porta lo que podría interpretarse como una escafandra espacial. Las pisadas que marcan la entrada al sistema de cavernas sugieren individuos que entraron y que no volvieron a salir, y como si fuera poco, individuos muy raros. El autor especula que eran un grupo de niños de ocho a diez años de edad, o adultos con tamaños de pie muy reducido. Otro rasgo curios de la estructura subterránea lo es la existencia de un anciano – un brujo autoproclamado – que exploró las cuevas en su infancia a pesar de las advertencias de su abuelo a lo contrario, diciéndole que algún día “se toparía con las deidades” que vivían bajo la tierra. El viejo brujo hizo gala de sus dotes psíquicas ante José Luis Uríbarri, el arqueólogo que ha dedicado su vida a explorar Ojo Guareña.

Estas esquivas deidades subterráneas, ¿han sido vistas en algún momento? Durante las manifestaciones religiosas de Garabandal (1961-70), algunos niños afirmaron haber visto enanos “que los llenaron de pavor” en una cueva en las laderas de la montaña. Uno de los pastores más conocidos del pueblo despareció bajo circunstancias misteriosas cerca de la misma cueva...cosa que nos hace recordar las antiguas pisadas de los antiguos que entraron en Ojo Guareña para no volver a salir jamás.

Muchos exploradores, hasta los espeleólogos más avezados, han perdido la vida en cuevas, pero las desapariciones pueden llevarnos a pensar que hay otras fuerzas involucradas. En abril de 1956, el soldado Gerrard Dunnington del ejército norteamericano desapareció mientras que exploraba las galerías subterráneas en Tavannes, una fortificación del siglo XVIII fabricada por ingenieros militares franceses. Cuando Dunnington no había regresado del laberinto subterráneo al anochecer, la policía francesa y el ejército norteamericano emprendieron una misión de rescate con mas de quinientos efectivos. Se desatascaron los respiraderos, se abrieron galerías que habían estado clausuradas por siglos, pero no se volvió a saber de Dunnington.

En 1928, los mineros de la Bedlington Colliery en Northumberland, Reino Unido, detuvieron sus actividades por una semana entera mientras que intentaban resolver una desaparición totalmente inexplicada: un minero que se dirigía a relevo de un compañero desapareció en algún momento después de haber llegado al fondo del pozo, y de haber caminado la media milla de camino que lo separaba del grupo de trabajadores. El camino subterráneo estaba apuntalado con empalizadas de madera y puertas cerradas con candados que separaban la mina actual de las galerías antiguas y abandonadas.

No hubo evidencia de que el minero desaparecido había tratado de trepar por las empalizadas para internarse en las obras abandonadas, que fueron investigadas por los socorristas por si acaso. El minero figura, hasta el sol de hoy, entre la lista de los desaparecidos bajo tierra. Los creyentes en los “deros” de Robert Shaver no tardarían ni un segundo en culpar a estos degenerados sobrevivientes de una raza primigenia olvidada.

El folclore de varias culturas nos ha brindado los nombres y costumbres de distintos seres intraterrestres, como los kobolds de Alemania, que dan su nombre al mineral “cobalto”. Algunos de estos seres eran amistosos o indiferentes a los humanos, pero otros, como los kobolds, eran abiertamente hostiles. Los djogaos de la tradición nativoamericana también corresponden a este género de intraterrenos escurridizos. La antropóloga Margaret Mead llegó a sugerir que el contacto con estos seres perduró hasta la época moderna, y que lo que denominamos brujería era su antigua religión. Pero aún así, ninguna de estas diminutas especies parece haber construido los pasajes subterráneos: sencillamente los ocuparon, al igual que los campesinos medievales se asentaron en las ruinas del enorme palacio del emperador Diocleciano en Spalato, en la costa de Dalmacia.

Las narraciones que apuntan a la “identidad” de los ingenieros del inframundo no proviene de algún sitio distante sino el mismo Oeste de los Estados Unidos. En 1904, el gambusino J.C. Brown, afirmó haber encontrado un túnel en la cordillera Cascade de California que le condujo a una cámara subterránea llena de esqueletos humanos, escudos dorados y jeroglíficos que el gambusino no pudo identificar. Treinta años más tarde, Brown equipó una expedición para rescatar los tesoros perdidos, pero desapareció misteriosamente antes de la expedición se pusiese en marcha.

Otra narración extraordinaria que ha tenido gran circulación tiene que ver con el descubrimiento de una ciudad subterránea bajo la cordillera Amargosa del Valle de la Muerte en California. El descubrimiento fue realizado por el abuelo de un guía nativoamericano llamado Tom Wilson. El abuelo de Wilson, según el relato, vagó por muchas millas bajo la superficie terrestre antes de encontrar “un país subterráneo muy raro en el que los habitantes se alimentaban de comidas extrañas, hablaban un idioma raro, y vestían prendas hechas de cuero.” Una anécdota contemporánea relata la experiencia de un gambusino llamado White, quien cayó a través de una grieta en el piso de una mina del Valle de la Muerte para encontrarse en un túnel que conducía a una cámara llena de momias vestidas de cuero. Había oro y piedras preciosas en abundancia.

White y su amigo Fred Thompson realizaron varias visitas a la ciudad subterránea, que ostentaba tesorerías, un palacio real, y aposentos. Los dos gambusinos no pudieron encontrar la entrada a los túneles a la hora de conducir una expedición de estudiosos, y se les tachó de embaucadores.

Pero si se le puede dar crédito alguno a estas historias, es posible que la raza que construyó los túneles subterráneos que penetran nuestro mundo pudo haber existido a comienzos del siglo XX. Afirmar que aún existen sería pura especulación, ya que las extensas pruebas nucleares realizadas por los militares en Frenchman Flat durante la década de los ’50 seguramente tuvieron un efecto nocivo sobre cualquier civilización subterránea.