Tuesday, October 05, 2021

Entrevistando a John A. Keel sobre la oleada de octubre 1973

 


Entrevistando a John A. Keel sobre la oleada de octubre 1973 

Extracto de THE NEW UFO SIGHTINGS

Por Glenn McWane y David Graham

[1974, Warner Paperback Library, páginas 26-34]

Artículo Cortesía de JERRY HAMM

Traducción de Scott Corrales para ARCANA MUNDI (2021)

 Poco después del estallido de la oleada de Octubre, pudimos concertar una entrevista con John A. Keel, posiblemente el investigador OVNI mejor informado.

Glenn McWane: John, ¿Cuál es tu parecer sobre la publicidad nacional que reciben los OVNIS luego de un silencio un tanto largo en los medios?

 John A. Keel: Es muy interesante. Esta noche en el noticiero NBC reportaron algunos de estos avistamientos. Mencionaron una mujer en el sur de EEUU que no solo vio un OVNI, sino que pudo ver que las letras “UFO” estaban pintadas al costado. Fue una anécdota jocosa para la transmisión, pero creo que era cierto. Un chiste mayúsculo. Es posible que haya más reportajes parecidos. Hace algunos años hablé con dos jóvenes que habían visto un objeto en un campo con un parecido exacto a nuestros módulos espaciales y con el texto “US Air Force” pintado a los costados. Pero naturalmente, ninguno de nuestros módulos se va a cernir sobre un campo en Nueva Jersey. Nunca escribí sobre el asunto porque ni los platilleros lo creerían.

En cuanto a la cobertura que recibe la oleada, es magnífica. UPI hace una labor excelente. El telediario de NBC la ha abordado cada noche esta semana y la semana pasada. Esto puede deberse a que NBC está preparando un monográfico sobre los OVNIS. Hace tres o cuatro semanas me llamó el chico que trabaja en el proyecto y cenamos juntos. Es una producción de Fred Freed, productor de muchos documentales premiados.

Durante el transcurso de mi conversación con esta gente hace un mes, hice algunas predicciones basadas en los patrones de las oleadas anteriores. Me arriesgué de verdad. Todas mis predicciones se van cumpliendo. Pude decirles que los avistamientos se concentrarían en la cuenca del Misisipí, subiendo por el valle del rio Ohio para fines de Octubre. Los están viendo en todas partes, pero la concentración más importante parece ser el valle del Misisipí.

Según mis estadísticas, alrededor del 21 de octubre será el día en que se produzcan los mayores avistamientos. Claro, el día 24 produce algunas manifestaciones interesantes. Este año el día 24 cae en miércoles, y no me sorprendería que fuese el pico de la oleada ese día, amainando progresivamente después. Tendremos un plazo de poca actividad, y luego en marzo, una marejada de casos.

 McWane: ¿Por qué crees que sucede toda esta actividad OVNI ahora?

 Keel: Sigo tratando de ganarle en imaginación al fenómeno. Es difícil, porque siempre está un paso a la delantera. En algunas ocasiones, durante mi fase investigativa más activa, me iba a una granja recóndita en un camino rural recóndito para investigar un caso jamás publicado antes. Tan pronto como entraba por la puerta, comenzaba a sonar el teléfono. Pero no había nadie, y el granjero estaba atónito porque jamás le había pasado antes. Esto me sucedió varias veces en distintos sitios. Alguien trataba de hacerme entender que conocían todos mis movimientos. Al final me convencieron.

 McWane: A propósito de investigaciones personales en las que un misterioso “alguien” no identificado parece estar al tanto de todo, me vi involucrado en la investigación de un caso en la que un contactado afirmaba haber recibido cantidades abrumadoras de material científico. Este hombre (le voy a llamar Salvatore) alega saber dónde se encuentran las bases terrestres de los OVNIS.

 Keel: Debes saber que esto mismo se ha repetido cincuenta o cien veces en el país, o en todo el mundo. ¿Te acuerdas del famoso Mel Noel de los 1960? Afirmaba que un grupo de científicos terrícolas en Brasi estaban construyendo OVNIS. Tenía muchos seguidores, y gente que llegó a creer en él – luego se esfumó. Alguien me escribió el año pasado para decirme que Mel Noel había reaparecido. Hablaron con él y asistieron a una de sus conferencias. Parece que había mucho dinero respaldando a Noel. Vino a Nueva York, fue a la revista LIFE, se entrevistó con Mort Young, que estaba con Journal American en aquellos tiempos. Noel estaba reclutando gente para ir en un viaje especial. Sacaba fotos de distintos reporteros para sus pasaportes espaciales. Mel Noel era bien parecido y de buen vestir. Iba acompañado de no una, sino dos o tres chicas muy atractivas que parecían estrellas de cine, por las descripciones que me han dado. Recorrió todo el país agitando las masas. Su historia era muy parecida a la de tu Salvatore.

Mucha gente se comunica conmigo creyendo que voy a creer sus cuentos, entusiasmarme, y escribir un artículo sobre el tema. Me resulta difícil decirles que me dan pena, que lo he oído todo antes, y que los veo siguiendo el mismo camino que muchos otros en el pasado. Hubo un caso hace algunos años en el que entrevisté a unos testigos en Long Island – una familia que había visto cosas sorprendentes. Grabé la entrevista en el salón de su casa con tres o cuatro personas. Un año o dos después, fui a visitarlos a ver como estaban y si había pasado algo nuevo. No me conocían. Les conté sobre experiencias OVNI, y creyeron que yo estaba loco. No tenían memoria alguna de lo que me habían dicho un año antes. No se comportaban como si estuviesen ocultando algo o fingiendo. Estaban al borde del  shock.

 McWane: ¿Nos lleva esto al siniestro fenómeno de los hombres de negro?

 Keel: Tal vez. Hace poco, un fotógrafo me enseñó muchas fotos en un festival rock en Inglaterra. Había algo extraordinario en la foto. Era una gran multitud, y entre la multitud había tres hombres que parecían hermanos. Su cabello era bastante corto en comparación con los otros que salían en la foto. Vestían de forma idéntica, y tenían un aire a hombres de negro. No era un aspecto asiático, sino malévolo, demacrado. Estaban separados en la muchedumbre, pero si los juntabas, parecían trillizos. Esto no comprueba nada, pero la foto me dejó fascinado.

En 1969, durante la inauguración del presidente Nixon, me interesó ver tres hombres en trajes negros que parecían nuestros clásicos hombres de negro, sentados juntos algunas hileras detrás de Nixon cuando pronunció su discurso. Cada vez que las cámaras enfocaban a Nixon desde un ángulo específico, me resultaba posible ver a estos tres hombres. Parecían estar fuera de sitio. Claro que podían ser embajadores de Vietnam o algo parecido.

Me pregunté si mi imaginación estaba jugando conmigo. Obtuve todas las revistas que pude con fotos de la inauguración, y las examiné con lupa, pero no pude encontrar a los tres hombres, a pesar de haberlos visto claramente en la televisión.

 McWane: ¿Te has encontrado con una especie de hombre de negro que es más flaco de lo que pudiera ser un humano viviente?

 Keel: El hombre flaco me es conocido. Yo le llamo el Cadáver. Con el paso de los años, veinticinco personas me han descrito al Cadáver. Es sumamente pálido, como si no tuviese sangre. Es tan flaco que parece a punto de desmoronarse en cualquier momento. Casi siempre va mal vestido, pero no es fácil tener buen aspecto cuando se es tan flaco.

Un hombre en Minnesota me escribió hace poco sobre su problema con los hombres de negro. Los denominaba “los embalsamadores”. Consideraba que sus modales y aspecto eran los de un embalsamador en una comedia británica. Los veía en todas partes en su pueblo.

Este negocio raro tiene varios aspectos. Por un lado tenemos el fenómeno OVNI auténtico – luces que vuelan sobre la tierra, posiblemente desde el comienzo de los tiempos. Las inteligencias OVNI están conscientes de que vamos a ver estas luces de vez en cuando bajo las condiciones apropiadas, así que nos dan una explicación. Cada generación recibe una explicación distinta.

Estas inteligencias han montado eventos enteros por largo tiempo para apoyar estas explicaciones. En Europa, tenemos la creencia en los duendes, tenemos al vampiro y muchas otras leyendas. Tenemos las aeronaves misteriosas en 1897. Ahora tenemos naves espaciales. Pero todas estas cosas no son más que una tapadera para el fenómeno verdadero…sea lo que sea.

En la tierra, así como en el aire, suceden cosas verdaderas que ellos no quieren que conozcamos, así que nos dan historietas para taparlas. Los hombres de negro apoyan estas historietas en muchos casos.

Puede ser que lo que tratan de ocultar es aterrador, tal vez incomprensible, pero parece ser que nos utilizan de algún modo.

Tal vez sea más que un rumor que hay gente joven siendo reclutada de las universidades una vez que las memorias de sus parientes han sido alteradas para no recordar la existencias de estos hijos. Tan descabellado como pueda sonar, es mucho más verosímil que algunas de las teorías que barajamos.

Se nos utiliza de algún modo, y las inteligencias OVNI no quieren que nos enteremos de la forma en que nos utilizan. Así que lo demás es camuflaje. Y yo sigo tratando de separar las capas de este camuflaje. Sigo tratando de producir algo verdadero y sustancial.

Tal vez, si nos fuese posible averiguar lo que hacen con nosotros, podríamos detenerlos. Pero una vez que sepamos la verdad, es posible que se detengan de su propia voluntad, y hagan otra cosa. Es posible que el juego se acabe una vez que sepamos lo que nos hacen.

Ahora, cuando tenemos una nueva oleada OVNI, como la que ocurre al momento, me pregunto qué es lo que pasa de veras. ¿Qué es lo que ocultan esta vez? ¿Qué manipulación sucede que no conocemos?

Esta es una oleada muy grande, porque hay muchas noticias importantes de Oriente Medio que deberían haber obnubilado los informes OVNI, pero no lo lograron. Debe haber mucha más actividad OVNI que la que mencionan los medios.

Hace dos noches, un camarógrafo de TV en un pueblo cercano (Mt. Marion, N.Y.) detectó un objeto en el cielo. Tenía una cámara consigo y le sacó fotos. Es un camarógrafo especializado, pero al revelar la foto no salía nada. Es algo que he oído antes. ¿De veras había objetos ahí, o los testigos solo creían verlos? ¿O hubo manipulación de la película? Ambas posibilidades son verosímiles.

 McWane: Pareces creer que el fenómeno OVNI es una especie de ilusión infligida sobre los humanos por inteligencias desconocidas.

 Keel: En épocas anteriores, cuando alguien pasaba por experiencias parecidas, la gente decía que estaba hechizado. Hoy la gente sigue hechizada, aunque ya no utilizamos el término. Cada vez más gente acepta estos incidentes como verídicos, aunque probablemente no lo sean.

En los últimos 25 años, lo que hemos tenido es un movimiento propagandista diseñado para crear un marco de referencia para estas manifestaciones. Un marco de referencia capaz de encubrir y ocultar to que sucede de veras, y de no ser por un grupo relativamente pequeño de entusiastas extraterrestres, el concepto de OVNIS provenientes del espacio no se hubiera puesto de moda, y las inteligencias OVNI tendrían que inventarse otra cosa. Pero la propaganda espacial sí se puso de moda, y ahora tenemos millones de personas que aceptan a los visitantes extraterrestres como la explicación de las luces que ven en el cielo. Estas luces aparecen simultáneamente en todo el país. De ser una invasión del espacio, ¡sería tremenda!

 McWane: ¿Has observado algunas variaciones nuevas en los avistamientos OVNI?

 Keel: Este verano tuvimos un gran aumento en “helicópteros fantasma” en unos 20 estados [de EEUU]. Son helicópteros sin marcas de gran tamaño, a menudo comparado con los helicópteros militares. Se les ha visto cerniéndose sobre granjas, así que cuando los ven los granjeros, estos creen que son cuatreros. Hasta el momento no tenemos ni un solo caso de abigeato cuando había uno de estos helicópteros presente.

Recientemente han surgido casos nuevos en el estado de Nueva York. Antes de eso, eran mayormente desde California a Illinois. Si te encuentras con notas de prensa sobre helicópteros, me gustaría ver copias.

Otra cosa que hay que tener presente. Me he encontrado con seis casos distintos en seis partes distintas del país en las que niños especialmente listos de familias pobres recibieron pruebas que determinaron que su inteligencia era sobresaliente. Estos niños también afirmaron que sus familias tenían dotes psíquicas. Estos niños fueron visitados por alguien que afirmaba ser del gobierno. Estos representantes hicieron ofertas sobre la manera en que el gobierno sufragaría los estudios universitarios de estos chicos, si firmaban un acuerdo que irían directamente al servicio gubernamental, no militar, al alcanzar la mayoría de edad. Este programa me parece extraordinario. El gobierno efectivamente tiene programas para financiar a los niños excepcionales, con la salvedad de que los niños harán el pago correspondiente al graduarse – pero no estoy consciente de ningún trato en el que los estudiantes tendrían que ir al gobierno al egresar de la universidad.

Cuando me encontraba en Washington decidí llegar al fondo del asunto. Trabajaba para el departamento de Salud, Educación y Bienestar. Hice averiguaciones, y nadie había oído mencionar semejante cosa. Traté de mantenerme en contacto con las seis familias contactadas, pero ahora he perdido el contacto con todas. Me gustaría saber lo que les pasó – o lo que les pasará cuando los niños salgan del colegio. No me suena como algo que haría la CIA. A ellos les interesan ciertos aspectos psicológicos de la gente y no la inteligencia. Todos estos niños tienen habilidades psíquicas. Hay muchos niños con altos coeficientes de inteligencia que no han recibido invitaciones, así que el factor psíquico debe ser esencial.

La oleada de octubre forma parte, de hecho, de la enorme oleada de 1972-73 y se conforma los patrones de las anteriores al pie de la letra. Espero que el pico de la actividad se produzca en marzo-abril 1974, y para cuando disminuya, oiremos hablar muy poco de los OVNIS hasta 1978-79. Sin embargo, la próxima oleada verdaderamente significativa no tomará lugar hasta 1984. Para aquel entonces, la explicación racional y completa del fenómeno será de conocimiento común, y el delicioso concepto de los extraterrestres será cosa del pasado.

Hay miles de personas en todo el mundo ahora que saben todo lo que hay que saber sobre el fenómeno OVNI. Por desgracia, hay muy pocos estadounidenses en este grupo porque se les ha engañado por años con especulaciones fantasiosas, manifestaciones deliberadamente engañosas y quimeras, sospechas de conspiraciones míticas y sobre todo, el emocionalismo fanático.

El fenómeno se puede dividir en dos partes, esencialmente. Las luces nocturnas son el verdadero misterio y siguen sin explicación por la astronomía. Los objetos y apariciones en tierra, o cerca de ella, constituyen la segunda parte. Estas van desde alucinaciones complejas a transmogrificaciones laboriosas, a menudo acompañadas de increíbles distorsiones de la realidad y manipulaciones del tiempo-espacio. Dichas manifestaciones se han conocido y registrado a lo largo de la historia, y su verdadera naturaleza fue reconocida y definida hace miles de años.

Colectivamente, los ovnílogos estadounidenses están mal informados y mal educados en cuestiones de historia, filosofía y ciencias de la conducta. Así que no han reconocido lo que sucede (en contraste con lo que creen que sucede).

La ovnilogía es un nuevo sistema de creencias, no un nuevo sistema de hechos científicos. Como tal, no es más sustancial que el estudio de los ángeles y el catalogado medieval de quimeras. De hecho, mientras más penetramos en la problemática ovni, más nos encontramos redescubriendo a Heráclito.

 

Saturday, August 21, 2021

LA EXTRAÑA OBSERVACION DE NOGOLÍ (SAN LUIS)

 
 
 

 
LA EXTRAÑA OBSERVACION DE NOGOLÍ (SAN LUIS)
 
INTRODUCCIÓN
 
Tal como se vislumbraba por nuestros estudios estadísticos, el 2021 iba a ser un año de relativa a baja actividad OVNI sobre nuestro país, arrastrando lo que ya venía sucediendo en 2019 y 2020. Transcurridos los primeros 7 meses del año, tan sólo una VEINTENA de sucesos contiene un relativo o interesante “INDICE DE EXTRAÑEZA” para ser considerados dentro de la tabulada NO IDENTIFICADA. Ello no implica, que algunos de ellos, inclusive, puedan ser desalojados a fin de año, cuando llegue el momento de la EVALUACION FINAL. Este patrón de nivel anómalo, rescata anualmente entre un 15 % y 20 % del total global de las denuncias. Dentro del cúmulo de esos registros incluimos el siguiente episodio…
 
EL CASO NOGOLI
 
Sucedió pasadas las 20 horas del 19 de julio de 2021, cuando Erika Marisel (37), su marido y sus cuatro hijos transitaban un camino de montaña a bordo de su automóvil Peugeot 206, luego de un día de paseo. El tramo que recorrían iba de Nogolí a Río Grande, unos 60 kilómetros al norte de la capital puntana. De repente, Erika queda sorprendida pues observa en el cielo “un objeto luminoso” con una llamativa y extrañísima forma ESPIRALADA. Lo sigue con la mirada y le avisa a su marido para que frene y también sea testigo del hecho, pero este no alcanza a distinguir nada, ya que el fenómeno desapareció tal cual había aparecido ante la visual de Erika. Todo duró unos segundos para la testigo, aunque ignoramos cuanto tiempo pudo haber estado allí, en las alturas, al momento de detectarlo. Según Erika, que quedó impactada, el cuerpo estaba formado por “numerosos puntos luminosos secuenciales que le concedían el formato de un ESPIRAL”, tal el bosquejo que nos dibujó.
 
Una visión realmente llamativa, que sale del común denominador de la tipología OVNI, aunque con algunos antecedentes. Indagando las tablas de lanzamientos atmosféricos no se encontró, hasta la fecha, relación con algún lanzamiento de misil balístico o trazadores atmosféricos que hayan inducido tal fenómeno, como ha sucedido en otras oportunidades que provocaron OBSERVACIONES MASIVAS (adjuntamos dos fotos ilustrativas de ello). El caso sigue abierto en busca de respuestas…
 
Investigación: José Luis Quiroga (FAO San Luis).-
Supervisión: Luis Burgos (FAO- ICOU).-

 

Thursday, June 24, 2021

Entrevista a Kenneth Arnold - Junio de 1976

 


 

Entrevista a Kenneth Arnold

Por Curt Sutherly

Revista UFO REPORT, Marzo de 1977

Traducción de Scott Corrales

 

El 24 de junio de 1976, en la fecha del aniversario del histórico encuentro de Kenneth Arnold, conseguí rastrearlo por teléfono a su hogar en Meridian, Idaho, donde vivia entonces con su mujer, Doris. Posteriormente, la redacción de UFO Report me pediría que resaltara aspectos de esa conversación, la primera en su género por muchos años.

Antes de telefonear a Arnold, se me había advertido que el piloto no sentía gran amor por los periodistas, y que era muy posible que acabase hablando solo. Por consiguiente, di comienzo a la conversación de manera relajada e informal.

“Estoy hasta la coronilla de la prensa,” dijo Arnold, confirmando las sospechas de mis fuentes. Luego agregó: “A menudo sencillamente cuelgo el teléfono”.

Reforzando esta postura, el piloto describió la forma en que los representantes del periódico local, el Idaho Daily Statesman, habían tratado por años de concertar una entrevista con él. En otro caso, dijo Arnold, en el que un reportero le había telefoneado para hacerle una entrevista, “escuché detenidamente sus razones por haberme llamado, y sencillamente colgué”.

Consciente de que estaba tratando con un individuo sensible e inteligente que obviamente lo había pasado mal con la prensa. Proseguí con mi acercamiento discreto, divulgando en el proceso un poco sobre mi conocimiento del tema OVNI. Arnold dijo de forma abrupta: “Parece que entiendes este negocio de los OVNIS bastante bien. ¿Leíste mi libro por casualidad? La mayoría de los periodistas que llaman ni siquiera lo han visto, y esa es parte del motivo por la que no quiero hablares. No saben nada aparte del hecho que fui yo quien vio los platillos voladores!”

 Le explique que había leído su libro – The Coming of the Saucers, con Ray Palmer – y que estaba familiarizado con los detalles esenciales de lo que ocurrió después de su avistamiento en el monte Rainier, y que me encantaría conocer cualquier detalle adicional.

“Bueno, si has leído el libro, ya tienes el grueso de los detalles,” repuso Arnold. “¿Sabes? las citas en el libro no son falsas, como creen muchos. En ese momento (en que se produjo el incidente) yo era el dueño de uno de los primeros magnetófonos, y la llevé conmigo a Tacoma...”

 Tacoma, Washington...durante años, tan solo mencionar esa población ha hecho que los ojos de los fans del tema OVNI se vuelvan vidriosos de pura emoción. Pero para aquellos lectores que no estén informados, debemos tomar en cuenta lo que le pasó a Arnold a la postre de su encuentro OVNI.

Desde el momento en que Arnold aterrizó su aparato, diciendo que había detectado nueve discos voladores, fue perseguido por la prensa. Además de eso, comenzó a recibir montones de cartas de personas de todo el país, afirmando su interés por lo visto. “Me fue imposible contestarlas todas,” confesó Arnold.

 Todo el mundo conoce a Arnold como el hombre que detectó a los platillos voladores por primera vez. Durante la entrevista, repuso: “Eso no es cierto. Estas cosas (los OVNIS) han sido vistas desde la antigüedad temprana. Soy el primer piloto en dar parte sobre ellos, hasta donde tengo entendido”.

 Cuando Arnold recibía toda esa correspondencia de sus admiradores, presentó un informe sobre su experiencia ante el comandante de la base Wright Field, en Dayton, Ohio (la actual Wright-Patterson Air Force Base), y recibió una carta del director editorial Ray Palmer, quien preguntó si Arnold estaría interesado en detallar su experiencia para su revista. Arnold se negó a hacerlo, enviándole a Palmer una copia del informe oficial.

 Palmer le escribió nuevamente, contándole a Arnold sobre la supuesta experiencia de los dos patrulleros que trabajaban en la costa este de Tacoma, Washington. Según palmer, ambos hombres afirmaban haber visto discos voladores sobre Maury Island, un islote a tres millas de la costa de Washington. Uno de los discos – según ellos – había soltado fragmentos metálicos de su subestructura, que cayeron sobre el islote. Palmer quería que Arnold fuese a Tacoma a investigar el relato, diciendo su editorial pagaría los gastos.

 Mientras tanto, Arnold recibió la visita del teniente Frank Brown y el capitán William Davidson, representantes del A-2 (inteligencia militar) del 4to Ejercito del Aire (Fuerza Aerea), con la misión de investigar el fenómeno ovni. Hay que tener en cuenta que esto tomó lugar justo después de la 2da guerra mundial, cuando existía el temor de que agentes extranjeros estuviesen operando dentro de los EE.UU. sin ser detectados) Ambos oficiales interrogaron a Arnold sobre su avistamiento, y con el permiso del piloto, examinaron su correspondencia OVNI.

 Días después Arnold se decidió a aceptar la oferta de Ray Palmer de investigar el misterio de Maury Island. Según Arnold, era “el misterio más enrevesado que podía soñar cualquier hombre”.

 De hecho, el comentario de Arnold no lo dice todo: Los eventos que tomarían lugar en los próximos seis días serían una pesadilla de intrigas y complejidades. Tan misteriosos y complejos, que Arnold admitiría en 1976 que no llegaba a comprender lo sucedido en 1947.

 A la noche del 29 de julio de 1947, el piloto aterrizó su avión en Barry Field, un pequeño aeródromo afuera de Tacoma, donde estaba seguro que nadie le reconocería (su foto había aparecido en la prensa) Pero cuando trató de hacer reservaciones en un hotel usando el teléfono del aeródromo, descubrió que el hotel estaba abarrotado y que la ciudad se hallaba en medio de una crisis de vivienda.

 Como último intento, llamó al hotel Winthrop, el más grande y caro de la ciudad. Quedó totalmente consternado al descubrir que una habitación ya había sido reservada para el Sr. Kenneth Arnold!  Tan solo dos personas sabían de su viaje – su esposa y Ray Palmer – y ninguno de los dos había reservado una habitación por adelantado. De hecho, Arnold ni siquiera se había molestado en presentar un plan de vuelo. Aunque estaba seguro que el portero le había confundido con otro Ken Arnold, el piloto decidió aceptar el alojamiento, seguro de que no podría encontrar alojamiento en la ciudad.

 Una vez en su habitación, Arnold revisó la guía y encontró el nombre de Harold Dahl, uno de los dos patrulleros de puerto que supuestamente vieron el ovni sobre Maury Island, pero al hacer la llamada, Arnold se encontró con que Dahl estaba reacio a abordar el tema. De hecho, Dahl le dijo que se olvidara del tema y que volviese a su casa. Pero Arnold insistió y finalmente convenció al patrullero a pasar por el hotel para hacer una entrevista.

 Dahl se presentó esa misma noche y luego de que Arnold le insistiera, finalmente contó su historia. Según Dahl, su hijo, el perro de la familia, dos tripulantes y sí mismo se hallaban en el mar  cerca de la isla Maury la tarde del 21 de junio de 1947. Repentinamente, Dahl se percató de seis objetos “con forma de donut” que volaban a una altura de 2000 pies. Uno de los objetos parecía tener problemas, ya que perdía altura. Finalmente, el OVNI comenzó a arrojar un material parecido a la lava de su fuselaje – material que cayó en grandes cantidades sobre el bote patrullero y Maury Island. Un fragmentó impacto el brazo de su hijo, hiriéndolo; otro mataría al perro. El bote en sí recibió daños considerables. Después de esto, los seis discos remontarían altura y desaparecerían en alta mar.

 Según Dahl, unas 20 toneladas de material parecido a la escoria habían sido vertidas sobre la playa. Una vez que la sustancia se había enfriado, los hombres recaudaron una gran cantidad de muestras y regresaron a tierra, donde el hijo de Dahl fue hospitalizado.  El incidente fue comunicado al jefe de Dahl, Fred Lee Crisman, quien obviamente no creyó el cuento. El día después del incidente, el 22 de junio, Dahl afirmó haber recibido la visita de un personaje vestido de traje negro y que conducía un vehículo marca Buick de 1947. El visitante invitó a Dahl a desayunar. Dahl aceptó de buen grado, pensando que el hombre era un cliente potencial para el negocio de chatarra que operaba en su tiempo libre.

 En un pequeño café, el personaje relató la secuencia de todo lo sucedido en Maury Island. También le dijo a  Dahl que lo prudente sería no abordar el tema con nadie, si le interesaba el bienestar de su familia. Curiosamente, Dahl se negó a aceptar esta recomendación y volvió a los muelles para comunicar esta extraña odisea a sus colegas. (Esta es la primera mención de un incidente con los Hombres de Negro, y el patrón de amenazar a los testigos de los OVNI se convertiría en un ejemplo clásico de sus actividades)

 El día después de la entrevista con Dahl, Arnold visitaría tanto Dahl como Crisman. En aquel momento, Crisman comunicaría su versión de los hechos, comenzando por afirmar su creencia de que Dahl y los marineros mentían. Sin embargo, tras de examinar el barco y el daño a este, Crisman dijo que había ido a Maury Island, donde encontró no solo escoria, sino que también llegó a ver uno de los discos con forma de donut que volaba en el cielo.

 Después de escuchar las afirmaciones de Dahl y Crisman, Arnold se comunicó con un amigo, el capitán E.J. Smith de la United Airlines – otro aviador que había visto OVNIS casi en las mismas fechas que Arnold.  El piloto invitó a Smith a venir a Tacoma para ayudarlo a desenredar el misterio de Maury Island. Smith estuvo de acuerdo, y Arnold regresó a Seattle a recoger a su amigo.


Desde este punto en adelante, la situación sería totalmente descabellada.

 Las conversaciones entre Arnold y Smith fueron vigiladas por una fuerza invisible y telefoneadas a la prensa de la ciudad. Los dos hombres despedazaron su habitación de hotel, buscando algún dispositivo magnetofónico. Arnold y Smith se enteraron de esta “fuga” gracias a Ted Morillo, un periodista de Prensa Asociada que les dijo que una “fuente misteriosa” estaba dando parte sobre sus conversaciones (nuevamente, parece ser más actividad por los “hombres de negro”)

 Inicialmente, Arnold le dijo a Morillo que la información era falsa, pero luego admitió que era cierta. Posteriormente, ambos profesionales de la aviación comenzaron a sospechar que Crisman o Dahl estaban divulgando las conversaciones, pero pronto descubrirían que estas llamadas tomarían lugar aunque Crisman y Dahl estuviesen en el mismo sitio que ellos.

 Desesperados, los pilotos llamaron a los agentes de inteligencia – el teniente Brown y el capitan Davidson – quienes llegaron ese mismo día para escuchar el relato de Crisman de sus experiencias y las de Dahl. Repentinamente, ambos militares decidieron que tenían que irse. Casualmente, Dahl había abandonado la habitación al enterarse de que los militares iban a tomar cartas en el asunto.

 “Nosotros (Arnold y Smith) prácticamente rogamos a los militares que no se fueran,” dijo Arnold durante la entrevista. “Pero insistieron en que debían regresar a su avión para asistir a una exposición aérea el día siguiente”.

 Los militares se fueron, llevando consigo fragmentos de la escoria obtenida por Crisman.

 Esa misma noche, el avión militar que transportaba a Brown y Davidson chocaría, matando a ambos hombres. El jefe de vuelo y otro tripulante se salvaron, gracias a sus paracaídas.

 El 1ro de agosto de 1947, la noticia del avión estrellado aparecería en los titulares del Tacoma Times, divulgando los nombres de ambos militares ¡antes de que el ejercito los diese a conocer oficialmente! La nota de prensa por Paul Lance, de la redacción del Times, había tenido su origen en la “fuente fantasma” que informaba sobre Arnold y Smith.

 Arnold comentó que dos semanas después de la noticia, Paul Lance moriría bajo circunstancias misteriosas. “Tal vez fue pura coincidencia”.

 Sin embargo, Ted Morillo, el reportero de Prensa Asociada, fue despedido de su trabajo y padeció numerosas desgracias personales. En cuanto a los dos patrulleros de puerto: Crisman supuestamente abordó un avión de transporte militar con destino a Alaska (aunque Crisman era civil) y Dahl fue visto en un cine, totalmente desinteresado en la muerte de los agentes de inteligencia, según Arnold.

 El mismo Arnold casi llegaría a sufrir una suerte parecida a la de ambos militares. Volando de regreso a su hogar, aterrizó para repostar combustible. Al despegar de nuevo, el motor de su avioneta se agarrotaría a 50 pies sobre la tierra, pero las reacciones rápidas del aviador le permitieron salvar la vida.

 Hacia el final de nuestra conversación, Arnold indicó que de no haber presentado su informe inicial sobre los platillos voladores, sentiría que era un acto desleal hacia su patria. El motivo por esto – aclaró – fue haber pensado que lo visto era una nueva clase de avión que espiaba a los EE.UU. Pero en vez de haber recibido felicitaciones por su labor, tanto él como Smith y otros pilotos “fueron convertidos en payasos”.

 “He estado volando por 30 años”, dijo el piloto, “y la vista aún me sirve bien”.

 En cuanto a Smith: “Se jubiló después de 38 años de volar a la edad de 60. Le hicieron un agasajo, pero no pude asistir”.

 Arnold me dijo que aún conservaba los derechos para hacer una película sobre Maury Island, y dijo que no le molestaría ver su experiencia convertida en largometraje. No obstante, insistía en que cualquier proyecto tendría que estar debidamente documentado.

Durante 1949-50, el piloto rechazó una oferta de la editorial Doubleday en la cantidad de USD $50,000 por los derechos a su experiencia. “Querían que otro escribiese el libro por mí. Yo quería hacerlo en mis propias palabras, así que me negué a aceptar la oferta”.

 Hoy, Arnold refleja sobre sus experiencias con los platos volantes, Maury Island, y los demás incidentes que marcaron el período, y siente cierta tristeza por los aviadores que han perdido la vida en accidentes aéreos, matizando que “es una gran cosa poder seguir aquí, volando todavía.” Padre de cuatro hijas casadas, Arnold se describe a sí mismo como “un tipo bastante común”.

Aún así, para un pequeño segmento de la población mundial, Arnold se ha convertido en una especie de leyenda. Su legendaria frase – “platillos voladores” – ha pasado a formar parte de nuestro idioma. Y sus experiencias con la “fuente misteriosa” representaron nuestro primer encuentro con los nefastos “hombres de negro”.

 

Thursday, November 12, 2020

Vestigios de los Hombres de Negro


 

 

 

 

 

Vestigios de los Hombres de Negro

Por Scott Corrales © 2020 para Arcana Mundi

 “Uno de los directores de la nueva revista American Flying Saucer Review", escribía Tony Kimery en el primer fascículo de UFO Commentary (Vo1.No.1), "ha dedicado casi todo su tiempo al estudio del controvertido asunto de los Hombres de Negro (HDN). Debido al aumento en el 'silenciamiento', cualquier dato que alguien pueda haber recabado sobre los HDN es de gran importancia. American Flying Saucer Review ha montado un grupo secreto contra los HDN y su terrorismo.”

Kimery agrega: "El grueso del material reunido sugiere que [los HDN] son la mayor amenaza del campo ovnilógico. Y al paso que van las cosas, también constituyen una amenaza fuera del campo. Su 'barrida de silencio' más intensa comenzó a las 1530 horas del  5 de diciembre de 1969. Dada la existencia de tantos escépticos, no podemos abundar sobre el asunto, pero podemos decir que algo grande está a punto de hacer erupción, y muchos querrán haber mirado en la dirección opuesta. Cualquiera que desee más información sobre el tema, o que tenga información que aportar sobre los HDN, estará más que bienvenido. Buscamos reclutas que se unan en nuestro esfuerzo contra ellos. Son verdaderos, mucho más verdaderos que lo que le gente quiere creer. Así que lo dejamos en las manos de aquellos que quieren hacer algo al respecto. Si estás interesado o tienes datos que aportar, remítelos a la siguiente dirección."

No sabemos a ciencia cierta qué fue de Kimery o de su iniciativa. Tenemos una carta fechada el 7 de noviembre de 1969 – dos días después de lo indicado arriba – en la que manifiesta lo siguiente: “Hemos concertado una reunión de emergencia este sábado. Hemos descubierto la pista final para sacar a los HDN a la luz. Sabemos que planean algo, su ataque final, sea lo que fuere, y este es el único fin de esta reunión.” Kimery pasa a contar sobre la actividad ovni sobre un ‘cementerio de negros’ – actividad que ha disminuido debido a la presencia de una ‘base’ establecida entre 30 y 40 millas de Oklahoma City. “En muchas ocasiones, la correspondencia de Keel llega abierta, pero no hay que preocuparse”.

Kurt Glemser, autor de Men in Black: Startling New Evidence, indica que Kimery recibió amenazas de muerte si no cesaba sus investigaciones para una fecha determinada. La amenaza casi se cumplió cuando un vehículo en el que Kimery iba de pasajero estuvo a punto de estrellarse contra in “coche negro” y que su teléfono se había vuelto ‘completamente loco”. Kimery supuestamente había tomado fotos de un helicóptero que merodeaba las inmediaciones de su hogar, hostigamiento que le perseguía hasta las casas de sus amigos.

Investigadores e investigados

Algunos personajes célebres de la ovnilogía han opinado sobre los HDN, entre ellos Betty Hill, protagonista del famoso "Viaje Interrumpido" con su esposo Barney en los '60. Entrevistada por la revista UFO Review (#9), la supuesta secuestrada por los extraterrestres afirmaba lo siguiente.

Pregunta: Supongo que estará usted familiarizada con las narraciones que aparecen en la prensa platillera sobre los llamados Hombres de Negro (MIB). ¿Cree usted que hubo algo siniestro en la muerte de su esposo?

Betty Hill: "No, no lo creo. Porque murió de un ictus. Ese no fue el caso con Barney".

Pregunta: "Y qué hay de este doctor Hopkins? Nuestro amigo mutuo, Lee Spiegel, ha hablado con él. ¿Cree usted que fue visitado por uno de estos Hombres de Negro?

Betty Hill: Oh sí. De hecho, fui yo la que le comuniqué ese suceso a Lee.

Pregunta: Y entonces, ¿quiénes son estos hombres de negro?

Betty Hill: Bien, en el caso del doctor, era un alien. Definitivamente, porque era un doctor en medicina, y es un médico de primera. La anatomía de este ser era considerablemente distinta a la nuestra. Su anatomía era tal que no pudo haber sido un ser humano. Pero creo que algunos de los casos de HDN pueden ser algún fulano en la esquina que no cree en los OVNI, que tiene un trastorno psicológico, que está tan aterrado por los OVNI que le exige al que ha tenido una vivencia OVNI "cállate la boca".

El investigador Pat De La Franier, miembro del Stratford UFO Research Team de la provincia canadiense de Ontario, no esperaba en lo más mínimo convertirse en víctima de los Hombres de Negro, pero eso fue precisamente lo que sucedió el 25 de abril de 1978.

El ovnílogo se disponía a participar en una entrevista radial en la estación CICS a las 18:30 horas aquel día cuando alguien tocó a la puerta. De La Franier abrió sin pensarlo dos veces, creyendo tal vez que era un vecino pidiendo algún favor. Lo que estaba al otro lado del umbral le dejó frío.

"Parado al otro lado de la puerta", escribió para UFO Review, "había un HDN clásico. Una figura ligeramente más baja de estatura que yo, y con la espalda encorvada, lo que le hacía parecer aún más pequeño. Su tez era más oscura que la mía, casi olivada, pero sin llegar a ser asiático. Sus mejillas estaban tan hundidas que parecían estar atadas en el interior de su boca. Los pómulos eran altos, dando un aspecto casi angular al semblante. Pero sus ojos eran lo más prominente - más grandes de lo común y casi envolventes - dándole un aspecto siniestro".

De La Franier tampoco pasó por alto la vestimenta del extraño sujeto. "Su ropa era oscura, de cuello de tortuga, con pantalones brillosos de color oscuro y zapatos pardos. Portaba un álbum de fotos en su mano izquierda, abriéndolo con la derecha para mostrar la imagen de un niño, y otra de una mujer y su hijo. El hombre comenzó a hablar, pronunciando las palabras mal y formándolas con dificultad". Pero la intención era clara. El extraño visitante le pedía que le interesaba hacerse una foto, porque 'había una unidad móvil en la zona'.

El investigador rechazó la oferta. El personaje le miró fijamente antes de salir corriendo y perderse en la calle. De La Franier no vio ningún vehículo que pudo haberle transportado.

"Recuerdo que mi primera impresión del sujeto fue de repugnancia," recuerda De La Franier. "Pensé que era un deficiente mental, y aunque no me dan repulsa, este personaje era verdaderamente siniestro, y me sentí amenazado por su presencia. Nunca pensé que sería lo suficientemente importante como para recibir la visita de un Hombre de Negro, ni nada que motivara semejante visita."

El Canadian UFO Network (CUFORN) tomó cartas en el asunto a la postre. Descubrieron que el estudio fotográfico con que el extraño afirmaba estar vinculado no lo conocía, y que había descontinuado la costumbre de utilizar 'laboratorios rodantes' para tomar fotos.

Hombres de Negro en Inglaterra

Según el cuaderno "UFO Brigantia" (Mar./Abr. 1987) se produjo un caso de HDN en Inglaterra el 10 de julio de 1986 a las 0945 horas, luego de años de no darse actividad semejante. El testigo describió su experiencia en la siguiente manera:

"Estaba repartiendo periódicos (el Bradford Star) y caminaba por la Sticker Lane con rumbo a las luces de tránsito en Laisterdyke. Acababa de llegar a Portland House cuando el silencio se hizo total. No había ni transeúntes ni vehículos de repente. Un automóvil grande y brilloso, como un Cadillac, se me acercó por detrás mientras que caminaba y se detuvo. La ventanilla del vehículo se bajó a la mitad y pude ver que había una persona adentro vestida de negro. Me gritó: "¡Oye,tú! Olvida todo lo que sabes sobre OVNIS. Desvincúlate de cualquiera que tenga algo que ver con los OVNIS". Le sonreí, la ventanilla del auto descendió del todo. "De todos modos, nunca sabrás nada sobre los OVNIS". Pude ver que había una separación de lo que parecía ser cristal oscuro. Otro hombre dijo: "Te hemos dicho. Tan solo haz lo que te hemos dicho. El automóvil se alejó sin hacer ruido alguno. Cuando estaba a una distancia de 150 yardas, regresó el sonido de trasfondo normal, con vehículos y peatones."

El repartidor de prensa proporcionó descripciones detalladas de ambos hombres. El pasajero - el primero en hablarle - era de tez bronceada, con cabello negro que le llegaba a los hombros, camisa y corbata negra, cicatrices en la cara. Hablaba con una voz rasposa, como si se le hiciera difícil hablar. El chofer también tenía cicatrices faciales.

Hombres de Negro en Escandinavia y el Caribe

Hakan Blomqvist cita un caso de 1966 en Suecia - un contacto de alta complejidad que comenzaba con un encuentro cercano del tercer tipo, la visita de un HDN, y culminaba con el mandato contactista de crear una religión.

El caso sueco es difícil de resumir, pero resulta necesario hacerlo para encajarlo en la temática de los HDN, y espero que el lector sepa perdonar cualquier omisión en el resumen.

 En 1965, un hombre llamado Helge acudió a un lago congelado cerca de su aldea. El testigo era un obrero de escasa cultura que no esperaba encontrarse con una máquina extraña posada sobre la superficie del lago (como en los casos canadienses de Boshkung Lake). Los tripulantes del aparato iban desnudos pero enfundados en trajes transparentes, tenían orejas puntiagudas, y trataron con cortesía al humano. En 1966, diez meses después el encuentro cercano, Helge sintió el impulso de volver al lago, donde le aguardaba la misma nave. Recibió una 'plancha de metal' y se le encomendó la misión de llevarla a las islas Bahamas.

El aspecto ilógico-hostil del contacto, como afirmaba Salvador Freixedo, comienza a asomarse cuando Helge se ve obligado a vender su propiedad y sacrificar a su perro para ir a las Bahamas, concretamente la isla de Little Exuma. Pero sucede el desastre: Helge olvidó la plancha de metal y se ve obligado a regresar a Suecia - sin dinero, sin dónde vivir, y humillado. Se asienta en Estocolmo y consigue trabajo como experto en demoliciones. Visita su aldea natal y recobra la extraña plancha de metal, y de camino de vuelta a Estocolmo recoge a un autostopista - un anciano vestido de negro con un enorme sombrero de ala. Con el vehículo en marcha, el pasajero le pregunta a Helge si no se acuerda de él, y se identifica como el "padre Rapas" al servicio de los 'señores supremos'. Helge se siente confuso, no sabe si el personaje es real o no. El "padre Rapas" le dice que debe volver a las Bahamas con la enigmática plancha, y que los medios para realizar el viaje aparecerán.

Una vez en Estocolmo, se crea una pequeña secta en torno a Helge y su 'plancha de metal'. Un contratista rico paga el viaje de vuelta a las Bahamas para el contactado y su esposa. Una vez en Little Exuma, se le ordena al contactado alquilar un bote y visitar un islote denominado "Wennergren Island". Si hemos de tomar el relato en serio, y Hakan Blomqvist es uno de los investigadores más serios y veteranos que hay, el contactado pudo ver "entidades de todo tipo - enanos, hermafroditas y enanos' en la isla, aunque había un tipo predominante - delgados, de orejas puntiagudas, semblante oriental, y de cutis sin defectos. La esposa de Helge pensaba que eran "ángeles de Dios", llegando a postrarse ante ellos.

Siguiendo el relato, la CIA se enteró la base en las Bahamas y Helge se vio obligado ir a la Ciudad de México, y ahí se pierde el relato. El autor afirma en 1976, alguien logró comunicarse con Helge por teléfono, y el obrero sueco afirmó textualmente: "Estoy metido en algo negativo. Acabas aislado. Te advierto que no profundices en ello. No sabes el infierno en el que estoy metido."

En cuanto a los 'hombres de negro' - no comían ni bebían, ni tampoco había mujeres entre sus filas. En las angostas carreteras de las Bahamas se desplazaban en los típicos "Cadillacs negros", pero con 'ojos mágicos' que conducían el vehículo, facilitando su conducción. Los HDN tropicales también tenían el don de hacerse borrosos o invisibles en las fotografías.

Blomqvist dice lo siguiente en cuanto a la presencia de los misteriosos seres oscuros, dice: "No hay razón para creer que estos seres son extraterrestres. Se mueven entre nosotros sin dispositivos y obviamente llevan mucho tiempo en nuestro medio. Hay informes sobre Hombres de Negro que se remontan al siglo XIX. Mi especulación personal es que estos seres son de nuestro mundo pero corresponden a una evolución distinta. En la literatura teosófica hay menciones frecuentes de otras dos evoluciones que comparten este mundo con nosotros. Es posible que no sean ni buenos ni malos, pero que pueden ser utilizados por aquellos que saben cómo hacerlo. John Keel está en lo cierto cuando dice que no hemos estado interactuando con los amos, sino solo con sus esclavos".