Saturday, March 21, 2020

Casos Olvidados: OVNIS y Edificios



Casos Olvidados: OVNIS y Edificios
Por Scott Corrales (c) 2020

Cherry Hill es una ciudad acaudalada de más de setenta mil habitantes en el estado de Nueva Jersey, más cercana a la metrópoli neoyorquina que las extensas zonas rurales y forestales del estado a la que pertenece
En 1980, un objeto de color blanco con luces rojas y verdes sobre los edificios Cherry Hill Apartments a comienzos de octubre de aquel mes. Los vecinos lo contemplaron atónitos, pensando que se trataba tal vez de un experimento militar o el incontrolable Spielberg rodando otro proyecto de platillos para la gran pantalla. Eran las 21 horas cuando la centralita la policía de East Hempfield comenzó a recibir llamadas de los inquilinos que informaban sobre el suceso. En pocos minutos, las patrullas llegaron al lugar de los hechos para presenciar el fenómeno por sí mismos.

El policía Harold Gainer diría posteriormente: "Parecía una estrella. La contemplamos entre diez y quince minutos. Era de color mate sin color rojo alguno."

Otro vecino, el Sr. Fred Wolf, pudo ver que el OVNI se dirigía hacia el noroeste. "A primeras pensé que se trataba de un avión con sus luces de aterrizaje encendidas. El color predominante era el rojo, y a pesar de su gran tamaño, el objeto se desplazaba velozmente".

A juicio de los testigos, el objeto tenía las dimensiones de un Boeing 747, y parecía emitir pulsaciones.

La extraña luz tendría su homóloga en otro avistamiento producido en la población de Laconia en 1979, situada en la región lacustre del estado de Nueva Hampshire, EEUU, cuando dos inquilinos de los apartamentos de dos pisos Wingate dieron parte a las autoridades sobre un "globo de luz" que se desplazaba en vertical cerca de dicho edificio de pisos.



A estimación de Danny Wylie y Jeff Hawkins, el fenómeno estaba a una altura de aproximadamente 500 pies cuando la vieron por primera vez, permaneciendo visible por espacio de cinco minutos mientras que ellos la perseguían. Tras su desaparición, Wylie y Hawkins procedieron a investigar los predios detrás del Wingate para determinar si lo que habían visto "era producto de su imaginación o un hecho concreto".

Para su sorpresa, descubrieron una depresión en el pavimento de asfalto que no habían visto antes. Eso les llevó a considerar la posibilidad de que el objeto se había posado brevemente sobre la tierra - ¿un encuentro cercano del segundo tipo? A falta de mayores elementos de juicio, no les fue posible determinar si efectivamente lo fue.

A dos mil cuatrocientos kilómetros de Nueva Hampshire, los vecinos del poblado de Hibbing, Minnesota (famosa por ser la cuna del gran Bob Dylan) llegarían a presenciar el vuelo de tres objetos con forma de platillo a 1000 pies sobre las calles, emitiendo zumbidos sobre los edificios de dos plantas del centro urbano. Cientos de testigos contemplaron el fenómeno boquiabiertos, alarmados inicialmente por el zumbido. Según los medios, muchos de los testigos y vecinos de las estructuras circundantes llegaron a tomar fotos de la formación platillera con buenas cámaras cuyas marcas se facilitan - Minolta, Minox y Konica, pero que no aparecen por ningún lado. ¿Confiscadas por los HDN? Peor aún, no existe constancia del incidente de Hibbing, a pesar de un testimonio corroborador de un empleado de la National Steel en Keewatin, Minnesota, afirmando que se había producido una gran sobrecarga de energía en Hibbing, posiblemente motivada por la presencia de los extraños objetos. El empleado de la siderúrgica hizo la siguiente aseveración en su informe para MUFON Minnesota. “Bueno, pensé en compartir esto con ustedes. Jamás me fue posible averiguar nada sobre este asunto, pero siempre me quedé pensando sobre el asunto o si se había investigado posteriormente". Los años 1970 y 1980 fueron de actividad considerable en Minnesota, con casos que incluyeron el choque del comisario Val Johnson contra una "bola de luz blanca" que dañó severamente su patrulla, incidente investigado por Allan Hendry y Jerome Clark. El fenómeno OVNI borra sus huellas como los beduinos en el desierto.



En enero de 1980, la señora Mary McFadden afirmó haber visto una bola de luz suspendida impunemente sobre otro edificio - los apartamentos Marmont en la avenida Montgomery de la población de Bryn Mawr, Pennsylvania. McFadden se encontraba en otro edificio - el Mayflower - cuando pudo presenciar el fenómeno. "La luz parecía moverse de vez en cuando. Hacía un viraje a la derecha y una luz más brillante aún emanaba de la bola de luz. Permanecía así por algún rato antes de realizar otro viraje".



Curiosamente, la Agencia Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) se interesó por el avistamiento y envió a James Graham, uno de sus agentes, a entrevistarse con la testigo. En comunicaciones posteriores con la prensa, Graham revelaría que la FAA había recibido un informe parecido del estado de Georgia, en el que una luz de características parecidas había evolucionado ante los ojos de una docena de individuos, incluyendo radaristas que tuvieron al objeto en sus pantallas por cierto plazo de tiempo.

Durante las semanas posteriores a lo visto por la Sra. McFadden, los departamentos de policía de todo el condado de Montgomery recibirían informes sobre extraños objetos resplandecientes en los cielos, en horas de la madrugada.

Wednesday, January 22, 2020

Necrofilia: OVNIS y cementerios



Necrofilia: OVNIS y cementerios
Por Scott Corrales
(Extracto del libro OVNIS Entre Sueños y Quimeras, 2da edicion, 2016)


¿A qué se debe el interés que manifiestan los OVNI (sin importar su procedencia) en nuestros lugares de reposo final? ¿Qué partido le sacan a estas búsquedas? El tratar de buscarle sentido a un fenómemeno que se destaca por su falta de razón nos lleva a pensar que los "científicos extraterrestres" podrían tal vez obtener detalles biológicos importantes sobre los difuntos, o según las posibilidades apuntadas en la colina de Nethken, presenciamos una operación de limpieza destinada a la extracción de implantes que permanecieron en los cuerpos de abducidos que lo fueron de por vida.

Existe una posibilidad mucho menos saludable a tomar en cuenta, y es tan alucinante como sórdida: ¿Existe la posibilidad de que los OVNI pudiesen estar tripulados por seres humanos "reciclados"? De ser cierto que la tecnología de una civilización extraterrestre avanzada no podría distinguirse de la magia, según lo observado por Arthur C. Clarke en su libro Report on Planet Three and Other Speculations (NY: Signet, 1975), una civilización espacial podría optar por dejar los peligros de la exploración espacial en las manos de seres creados específicamente para tal labor, en vez de arriesgar las vidas de su especie.
El autor y periodista Juan José Benítez menciona el insólito caso de Luis y Maribel R., un matrimonio de la ciudad de Huesca que detuvo su vehículo al lado de carretera en altas horas de la noche para entablar una extraña conversación con un "ovninauta" de cara puntiaguda y demasiado humana. El individuo les preguntó si disponían de una llave inglesa mientras que un ovni de forma semi-esférica con luces rojas, amarillas y blancas permanecía en el trasfondo. El ovninauta afirmó ser "el doctor Flor, de Barcelona" (La punta del iceberg, p.164)

Aún más alarmante es un caso investigado por Manuel Carballal: según el testimonio de varios testigos, un joven que se identificó como Frederick Valentich, el piloto australiano que desapareció misteriosamente en 1.978 sobre el estrecho de Ross (que separa Australia y Tasmania), supuestamente apareció en buen estado de salud en 1.990 en la Plaza del Charco de Tenerife. Presentando un pasaporte australiano para respaldar su pretensión, el supuesto Valentich informó a las personas con quienes hablaba que ahora pertenecía a un grupo de humanos que habían sido "reclutados" por los extraterrestres. También cabe señalar que el supuesto Valentich no presentaba señales de envejecimiento, y que se parecía a las fotos que se circularon al momento de producirse su desaparición (para más datos sobre el caso Valentich, consultar The Devil's Meridian por Kevin Killey y Gary Lester).

Otro caso en el que posiblemente haya figurado un ser humano "reciclado" ocurrió en la República Dominicana el 22 de septiembre de 1.973, cuando el agente de seguros Virgilio Gómez conducía su automóvil hacia una cita de negocios. Mientras que iba rumbo a su destino, Gómez se dio cuenta de que alguien le hacía señales desde el lado de la carretera. Al reducir la marcha, el agente de seguros pudo ver que el individuo que le hacía señales iba vestido en un uniforme verde, y que habían otros dos individuos vestidos de manera idéntica a cierta distancia.

La persona en el extraño uniforme verde afirmó llamarse Freddy Miller, un hombre que había muerto ahogado "supuestamente" trece años antes con otras personas durante un accidente de navegación, pero que había sido rescatado por un dispositivo moderno, "el módulo que la gente conoce como OVNI".

Sospechando que alguien le estaba haciendo una jugarreta, Gómez le preguntó al extraño sobre su planeta de procedencia. El hombre contestó con gran seriedad que creía provenir de Venus, que su rescate se debía "a sus conocimientos de la tecnología de radio", añadiendo que no hubo cupo para los demás pasajeros accidentados y que los mismos no habrían podido resistir "el proceso de adaptación".

Según Gómez, "Freddy Miller" tenía un color de piel sumamente desagradable: un gris amarillento repugnante, y que hablaba con una voz pesada y lenta. El cuerpo del ser estaba cubierto por un traje enterizo muy ceñido sin cremalleras ni bolsillos. Un reloj "parecido al que usan los submarinistas" adornaba su muñeca izquierda.

¿Fueron seres humanos "reciclados" los que figuraron en un caso ovni de 1.967, ocurrido en el oeste de Pennsylvania (EUA)? Según un caso investigado por el desaparecido Pittsburgh UFO Research Insitute, un hombre conocido solamente como "el señor Rible" llevó a su hija a una pista de aterrizaje cerca de la población de Butler, PA con la esperanza de poder ver los extraños fenómenos luminosos que habían plagado la comarca por algún tiempo. Padre e hija no tardaron en ser testigos de las maniobras de dos objetos luminosos que descendieron en picada hacia su coche Volkswagen. Sin embargo, en vez de hacer impacto contra el desventurado cochecito, las luces cambiaron de aspecto, transmutándose en un semicírculo de cinco figuras humanoides "vestidas de pantalones desaliñados de color verdegris" y cuyas cabezas iban cubiertas por gorras. La piel visible de los seres--la de sus brazos y rostros--era tosca y daba el aspecto de haber sido expuesta al fuego. Después de que el Sr. Rible lograse arrancar el motor del Volkswagen, se vio obligado a circunvalar el semicírculo de seres extraños, quienes le instaban: "no te muevas, no te muevas..."

Elk Garden, una aldea de 300 personas en el condado de Mineral, ha sido un punto de atracción para objetos voladores no identificados desde mediados de 1960, cuando los vecinos comenzaron a ver estos objetos cerca de la colina de Nethken, cuyo cementerio contiene las tumbas los ciudadanos más importantes de la aldea así como una iglesia metodista. Los miembros de la familia Kalbaugh, quienes viven en una granja ubicada a poca distancia del camposanto, dicen haber visto "luces extrañas' en dicho lugar desde fines de la década de los '60 hasta principios de los '70, y están conscientes de sus avistamientos no tienen nada que ver con aviones ni helicópteros. Los testigos coinciden en que las luces eran de color blanco y que iban acompañadas de un sonido estridente.

La más memorable y extraña de las apariciones sobre la colina de Nethken sucedió el 8 de diciembre de 1967, cuando el reverendo Harley DeLeurere y dos varones de su congregación, intrigados por la sucesión de avistamientos, se apostaron en un promontorio desde el cual tenían una vista panorámica de la colina de Nethken y su cementerio. Su curiosidad fue recompensada esa misma noche cuando uno de los hombres vio como aparecía un objeto descrito como "una gran tortuga con luces" sobre la cima de la colina, moviéndose pausadamente hacia la iglesia.

Los testigos quedaron estupefactos por lo que ocurrió a continuación: el objeto en forma de tortuga bajó a aproximadamente seis pies de altura sobre el terreno mientras que proyectaba sus luces hacia el cementerio. Uno de los hombres (identificado por Teets como "Leonard Jr." solamente), recuerda que las luces del objeto penetraban un sepulcro que había sido cavado el día anterior. El reverendo DeLeurere supuestamente comentó que sería buena idea exhumar el cadáver en la fosa para ver si "algo" lo había estorbado. "Daba la impresión de que cada vez que había una fosa nueva, la gente veía luces allá arriba en cuestión de varias noches."

Contemplando estos eventos a través el prisma de las abducciones alienígenas a principios de los '90, el autor sugiere la interesante posibilidad de que los ovnis estaban enfrascados en la labor de recoger implantes alienígenas de los cadáveres sepultados en la colina de Nethken.

Thursday, January 16, 2020

Tras la pista de civilizaciones perdidas



Tras la pista de civilizaciones perdidas
Por Scott Corrales (c) 2020

Según algunos antropólogos, la vejez de las culturas se deja entrever por la existencia de las ‘deidades del fuego’ – representantes de una época en que los humanos estaban a la merced de incendios súbitos, ya fuese como consecuencia de actividad volcánicas, tormentas eléctricas o hasta tormentas de plasma. Hasta dioses como el Huehuetotl mesoamericano lo delata su nombre: ‘hue hue’ significa muy viejo, sumamente antiguo. Se trata de una deidad primigenia de los incendios que atosigaban a los humanos de aquellos lejanos tiempos, que vivían en circunstancias que experimentan en la actualidad las poblaciones de Australia y California, siempre a la merced de las conflagraciones.

Pero estos mismos antropólogos nos quieren presentar culturas primitivas (de sandalia y taparrabo, por así decirlo) ignorando la posibilidad de que nuestro pasado lejano – el pasado profundo de la especie – estaba ocupado por culturas avanzadas. Lejos de pastores neolíticos, las excavaciones en Gobekli Tepe (Turquía) nos han obsequiado los restos de una cultura megalítica impresionante, con la posibilidad de existan aún más estructuras enterradas bajo la superficie, carnada para arqueólogos futuros, si es que nuestra especie tiene futuro.

Investigadores como Randall Carlson han sugerido la posibilidad de que los restos de un cometa impactaron contra nuestro mundo hace doce mil años, chocando con fuerza descomunal contra la extensa capa de hielo que existía en Canadá, produciendo una monstruosa marejada de hielo y roca de miles de toneladas que se abalanzó hacia el sur destruyendo todo a su paso, causando un aumento de cuatrocientos metros en el nivel del mar. El impacto, según Carlson, desencadenó el periódo geológico conocido como el joven Dryas, que causó un bajón de cinco grados centígrados a nivel mundial, con una duración de mil trescientos años.

Podemos deplorar las consecuencias devastadoras de este fenómeno sobre la megafauna y los primitivos cazadores en pieles que nos ofrecen Hollywood y los cómics, pero ¿qué habrán sentido las antiguas culturas antediluvianas? Se nos hace difícil concebir la destrucción repentina de ciudades trituradas por piedras de miles de toneladas de peso.

“Através de los valles de los ríos Mississippi y Ohio se encuentran todas clases de estructuras antiguas”, escribe el destacado autor John A. Keel en su obra Disneyland of the Gods (Nueva York: Amok Press, 1987), “y los restos de una civilizacion que pudo haberse comparado a las primeras civilizaciones del valle del Indo en la India y en el Nilo de Egipto. Las investigaciones en las capas superiores de los llamados «montículos indios» han revelado artefactos de hierro, cobre y distintas aleaciones. Los indios norteamericanos carecían de conocimento alguno sobre la metalurgia, y se limitaban a forjar hachas de hierro meteórico, una sustancia tan poco común que las hachas se reservaban para ocasiones religiosas y ceremoniales. Sin embargo, se han encontrado armaduras de cobre, diestramente confeccionadas de tubos de cobre, en algunos montículos. Existe un gran número de esqueletos con narices de cobre, aparentemente parte del rito de entierro; preparaciones tan delicadas y complejas como el procedimiento egipcio de la momificación”.

“En la región de los Grandes Lagos existe una red de antiguas minas de cobre”, prosigue Keel. “Algunas de éstas minas estaban en uso hace dos mil años, y debieron haber requerido miles de obreros para extraer y refinar el mineral. La cultura india giraba en torno a puntas de flecha de sílex y pieles de animal, no a la minería y a la metalurgia...La evidencia concreta que hallamos através de todo el continente señala que una cultura adelantada floreció aquí mucho antes de la llegada de los indios através de su cruce mítico del estrecho de Bering. Debido a que los montículos, templetes etc., son sorprendentemente parecidos a los que se encuentran en Europa, Asia y hasta las lejanas islas del Pacífico, podemos especular que dicha cultura fue mundial. Probablemente alcanzó su cenit antes de la glaciación hace diez mil años, y deterioró debido a las catástrofes geológicas. Esta cultura realizó mapas del planeta entero, y fragmentos de esos mapas sobrevivieron el paso de los siglos hasta que llegaron a las manos de Colón. Los gigantes, que una vez habian cargado enormes bloques de piedra de un lugar a otro, y construyeron los monolitos que aún se yerguen sobre todos los continentes, gradualmente decayeron a un estado salvaje y fiero, motivados a ello por la necesidad de sobrevivir. Posiblemente la Atlántida no se haya hundido bajo el mar. Tal vez estemos viviendo en ella.”

A comienzos de la década de los ’70, la revista Wild West publicó un trabajo de Ed Earl Repp—escrito en 1899-- acerca de las investigaciones de los arqueólogos H. Flagler Cowden y su hermano, Charles C. Cowden en torno a los misterios del oeste estadounidense y las antiguedades del desierto. Repp afirma haber estado presente cuando los hermanos Cowden desenterraron la osamenta de uno de los seres humanos de mayor estatura y antigüedad hallados en los Estados Unidos. Los Cowden afirmaron que el fósil se trataba de una hembra gigante que perteneció a una raza de seres antiguos que desapareción cien mil años atrás. Carentes de los sistemas de datación radiactiva que disponen nuestros sabios actuales, los hermanos determinaron la edad de los huesos con base a la cantidad de sílice presente en la arena y tierra que rodeaba su descubrimiento, así como el grado de cristalización de la médula ósea. Como si fuera poco, el hallazgo también incluyó osamentas de mamíferos prehistóricos y restos vegetales.

Cabe preguntarse qué fue de estos restos, ya que habrán ido a parar al sótano de algún museo. La cúpula antropológica estadounidense suele hacer caso omiso de tales descubrimientos, afirmando que los supuestos hallazgos de gigantes suelen corresponder a mamíferos erróneamente identificados o, en el peor de los casos, intentos por parte de investigadores “creacionistas” por encajar la ciencia con el dogma religioso de las sectas evangélicas (caso de las fascinantes huellas del rio Paluxy).

Pero el descubrimento de los Cowden no acababa ahí. Escribe Repp que el hallazgo – realizado en el Valle de la Muerte de California – tenía detalles adicionales, tales como la presencia de extraños “botones” a lo largo de la espina dorsal que sugerían la posibilidad de que dichos seres tuviesen cola; los incisivos en la mandíbula de la giganta también eran más grandes que los del hombre neandertal o Cro-Magnon. Más interesante aún resulta la teoría postulada por estos arqueólogos del siglo XIX en cuanto a la extinción de estos primates: en la lejana época en que estas criaturas caminaron sobre la tierra, el Valle de la Muerte era un pantano tropical; pero la repetina llegada de la primera glaciación tomó por sorpresa a los habitantes de este mundo primigenio, congelándolos con feroces vientos y hielos que acabaron aplastando la zona bajo múltiples capas de lodo glacial.

¿Fueron estos seres simios gigantes como el gigantopiteco u otro género de seres que caminaron las tierras del continente americano en la noche de los tiempos? ¿Serían los ancestros de los allegewi expulsados por la llegada de tribus humanas de estatura más corta?

Bourke Lee en su libro Death Valley Days y el investigador de los sobrenatural Vincent H. Gaddis en su trabajo Tunnel of the Titans nos hablan de otras culturas que se pierden en la noche de los tiempos. Ambos autores coinciden que en 1920, Tom Wilson, un explorador indio, afirmó que su abuelo había descubierto la cavernas del Valle de la Muerte y se había pasado tres años explorándolas, entrando en contacto con seres que “hablaban un lenguaje raro, consumían alimentos muy extraños y usaban vestimenta hecha de cuero”.

Poco antes de que el taciturno Wilson diera a conocer su historia, el gambusino Albert White sufriría un accidente en una mina abandonada del puerto de montaña de Wingate que confirmaría la narración del indígena: el buscador de oro cayó por un agujero en el piso de la mina, yendo a parar a galerías totalmente perdidas de la antigua operación minera. Abriéndose paso por la galería, White encontró una serie de cuartos en los que silenciosamente imperaba la muerte: cientos de momias vestidas en extrañas ropas de cuero, algunas de ellas colocadas en nichos, otras sobre el suelo, y otras más sentadas en torno a mesas.

Pero la sed de oro venció el temor del gambusino ante tan macabro espectáculo: White afirmó haber encontrado lanzas, escudos, estatuillas y pulseras de oro repartidas por doquier. Otras cámaras contenían oro en lingotes y recipientes llenos de piedras preciosas. La arquitectura subterránea parecía corresponder a la megalítica, con enormes losas de piedra que servian de puertas, montadas sobre goznes invisibles. El gambusino White alegadamente regresó varias veces a las catacumbas de los Shin-Au-Av en tres ocasiones, acompañado por su mujer en una de estas visitas y por su socio Fred Thomason en otra.

Y sería Thomason el que informaría al escritor Bourke Lee acerca de los detalles del reino bajo las montañas, diciendo que se trataba de un tunel natural de más de veinte millas de extensión que atravesaba la ciudad subterránea, las bóvedas de tesoro, los aposentos reales y las cámaras del consejo, conectándose con otra serie de galerías o respiradores en las laderas de la cordillera Panamint que parecían ventanas y que dominaban el Valle de la Muerte desde una gran altura.

El socio del gambusino especuló que dichos respiraderos eran, en efecto, entradas que habían sido utilizados para embarcaciones que navegaron las aguas del Valle de la Muerte – hace más de cien mil años, cuando había agua en dicho lugar.

Pero la narración de Bourke Lee no se detiene en ese detalle. Thomason regresó posteriormente con el indio Tom Wilson, actuando de guía para un grupo de arqueólogos profesionales que pudieron poner su natural escepticismo a un lado para ir en pos del misterio, pero no hubo manera de encontrar la entrada a la ciudad perdida de los Shin-Au-Av – como si jamás hubiese existido. Wilson y su grupo encontraron un pozo de mina “que no tenía derecho a estar ahí”, según cita textualmente Bourke Lee. Al descender, los exploradores encontraron que se trataba de un pozo ciego. Se intercambiaron acusaciones de fraude cual saetas, pero tanto Thomason como Wilson gozaban de buena fama en la región desértica de California y la opinión final fue que algún terremoto había causado el desplome que negó el acceso a la ciudad perdida.

¿Existe, pues una ciudad perdida debajo de la cordillera Panamint, legado de una civilización norteamericana que existió hace decenas de milenios? No lo sabemos. Sí es cierto que el Valle de la Muerte y sus regiones aledañas han sido exploradas desde el siglo XIX por gambusinos y otros buscadores de fortunas. El más famoso de ellos, “Death Valley Scotty”, consiguió amasar una fortuna considerable y hacía alarde de saber como llegar directamente hasta la ciudad perdida, pero se llevó su secreto a la tumba. Como ha especulado el autor George Wagner, es muy posible que la riqueza casi inexhaustible de Scotty, que puede apreciarse hasta el día de hoy en su mansión al borde del Valle de la Muerte, haya provenido de la milenaria ciuad de los Shin-Au-Av.
Pero el reino bajo las montañas no desaparecería para siempre.

En 1931, F. Bruce Russell, médico jubilado y buscador de tesoros, supuestamente visitó el Valle de la Muerte para explotar una concesión minera cuando – al igual que sucedió con el abuelo de Tom Wilson – la tierra cedió y el gambusino acabó en una cueva que contenía varias habitaciones. Pero en vez de momias vestidas de gamuza y oro por todas partes, Russel encontró varias momias gigantes cuya estatura superaba los ocho pies de estatura (2.5 metros) así como restos de antorchas antiguas que habían sido humedecidas en brea. Más inquietante aún era el montón de enormes huesos animales que ocupaba parte de la cueva.
Russell salió del agujero para regresar varias veces en años posteriores, investigando la caverna y los pasillos que la conectaban a otras estructuras bajo la superficie del desierto y a siete millas de su entrada accidental a este mundo de tinieblas. Pudo advertir que muchos de los pasillos habían sido obstruidos para siempre por derrumbes, pero aún así pudo investigar treinta y dos cuevas que parecían ocupar un espacio de ciento ochenta millas cuadradas bajo el Valle de la Muerte y el sureste del estado de Nevada.
Uno de los supuestos descubrimentos de mayor interés para Russell fue una sala que conservaba los restos de dinosaurios, tigres diente de sable y mastodontes, colocados de manera ordenada para fines de veneración.

En 1946, Russell se acercó a Howard Hill, amigo personal y vecino de Los Angeles, California, para formar una organización destinada a explotar la indudable importancia de este mundo importancia. Hill y varios asociados acompañaron a Russell y entraron en las tumbas, viendo con sus propios ojos no sólo las osamentas de bestias prehistóricas sino también las momias gigantes.

El 4 de agosto de 1947, Howard Hill emitió un comunicado de prensa advirtiendo a mundo sobre el sensacional hallazgo que cambiaría no sólo el concepto existente de la América primitiva, sino de la historia humana. Curiosamente ningún periodista se interesó en el asunto y la ciencia hizo caso omiso. Sumamente molesto, Russell decidió que la única manera de interesar al publico sería convocar una rueda de prensa en la que presentarían artefactos extraídos del descubrimento subterráneo.
Una rueda de prensa que, por cierto, jamás llegó a celebrarse.

Siempre según Howard Hill, el automóvil que conducía Russell apareció abandonado en el desierto sin rastro de su propietario. En el asiento trasero estaba un portafolios vacío, que supuestamente estaba lleno de dinero y algunas muestras tomadas de las galerías subterráneas. Los familiares del explorador dieron parte a las autoridades, y por más pesquisas que se hicieron, nadie jamás volvió a saber de F. Bruce Russell.
El controvertido autor italiano Peter Kolosimo causó furor entre los entusiastas de la criptoarqueología y los estudiosos con su libro “Timeless Earth” (1968) en donde el autor nos informa que la cultura de los Hsiung-Nu no tenía nada que ver en absoluto con los hunos que devastaron Europa en el siglo V de nuestra era. Lejos de ser salvajes al galope, los Hsiung-Un tenían una cultura bastante avanzada que rendía culto a las estrellas y cuya capital se localizaba en las desoladas regiones de la cuenca del Tarim (a poca distancia de la instalación de pruebas nucleares de Lop Nor en la republica china). Los puntos de contacto entre esta civilización y la desparecida cultura de los mitanni eran más estrechas que con otros pueblos asiáticos. La mayoría de los textos de historia aportan poco sobre esta raza olvidada. Uno de ellos nos dice escuetamente que “según algunos investigadores, los hunos eran descendientes de los Hsiung—Un, un pueblo siberiano que se asentó entre el lago Balkhash y Mongolia en el siglo IV a.c.” . Un mapa nos muestra que la extensión de este reino llegaba hasta las fronteras de Corea, aunque el mismo mapa nos indica que la “residencia del jefe de los Hsiung-Un estaba en las riberas del río Ongin en Mongolia. En el 209 a.c., Mao-tun se convirtió en emperador de los Hsiung-Un e hizo que China le pagara tributo.

Según Kolosimo, el padre Duparc, un explorador francés, llegó a las ruinas de la supuesta capital de los Hsiung-Un en 1725, hallando una serie de monolitos que aparentemente habían formado parte de un adoratorio. Otros descubrimientos incluían una pirámide de tres escalones y un palacio real “con tronos adornados con imágenes del sol y la luna”. Las expediciones posteriores encontraron joyas, armas y adornos, pero no encontraron las ruinas vistas por Duparc, ya que estas habían desparecido debido a la acción de las tormentas de arena. Un equipo de investigadores soviéticos llegó a la región en 1952 y descubrió la punta de una estructura monolítica parecida a los monumentos de Zimbabue en el sur de Africa. De acuerdo con los textos tibetanos examinados por los sabios de la expedición rusa, la ciudad sin nombre de los Hsiung-Un había sido destruida por un “cataclismo de fuego” que arrasó con la civilización y redujo sus sobrevivientes al barbarismo.

No obstante, la relación entre los Hsiung-Un históricos y los creadores de las ruinas misteriosas parecen ser pura coincidencia. Es muy posible que los avanzados pobladores de la arruinada ciudad de la cuenca del Tarim tuviesen más en común con los “tocarios” de las crónicas antiguas, y cuyas momias fueron halladas en 1997 cerca de la ciudad china de Urumchi. Es posible que las exploraciones petroleras que toman lugar actualmente en el desierto del Takla Makan puedan aportar más información sobre esta civilización olvidada y su misteriosa ciudad. Existe una oportunidad valiosa en el uso de dispositivos de detección a distancia como el SIR-CX-SR, desplegado por primera vez en el trasbordador Discovery en 1994 para discernir las estructuras ocultas a lo largo de “la ruta de la seda”. Este sorprendente sistema radárico es capaz de descubrir objetos enterrados en la arena hasta 3 metros de profundidad. Se utilizaron dispositivos semejantes para localizar con la ciudad perdida de Ubar en el Hadramaut (entre Yemen y Omán en la península arábica).

Wednesday, October 30, 2019

Paranormal: Gnomos en la granja



Gnomos en la granja
Por Gordon Creighton

He recibido un informe confidencial de gran interés sobre eventos que están tomando lugar en una granja a menos de cien millas de Londres. Visitaré el lugar dentro de poco, pero mientras tanto, he aquí agulos de los rasgos 'clásicos' que se han registrado en ciertos intervalos a lo largo de los últimos 18 años.

1. Los trabajadores agrícolas y aldeanos han dado parte, en varias ocasiones, de haber observado 'gnomos' a plena luz del día en los campos.
2. Dos de las aldeanas frecuentemente vieron 'gnomos bailando sobre las mesa de la cocina'. Los describieron como seres cuya talla era un tercio de la de los humanos.
3. El propietario de una granja local se ha quejado frecuentemente de que sus tractores (impulsados a gasolina) y los demás aparatos mecánicos de la granja (impulsados a gasolina) sufren averías en lugares específicos.
4. Se ha quejado de que hay lugares en los campos en los que no crece nada.
5. Durante una vistia por investigadores en 1966, un miembro de la expedición tuvo una mala experiencia al verse abrumado por una sensación de nausea y temblores violentos. Fue necesario transportar al investigador a su vehículo. Dicho investigador también estuvo consciente de una "vibración potente" o "pulsación fuerte" en el aire que zarandeaba los cuerpos de los presentes. La "pulsación" o "batir del aire" era comparable a la sensación producida por el batir de alas invisibles.
6. Los motores de los vehículos de los visitantes se han calado inexplicablemente. Un investigador que visitaba la granja en su bicicleta derrapó inexplicatblemente, llevandolo a caer en una zanja.

La zona en cuestión ha estado habitada desde la época romana. Existe una tradición local muy arraigada sobre 'duendes'. Un antiguo vicario intentó emprender una investigación científica de los hechos, pero no progresó debido al recelo de los aldeanos, que temían que los 'duendes' se fueran debido a tanto escrutinio.

La mayor parte de trecho de terreno afectado parece ser tierra de fondo de río, reclamada en los últimos 20-25 años. Parece haber rumores sobre 'duendes' asociados al lugar al menos desde el momento de la reclamación de terrenos. El campo reclamado parece ser el centro de la zona en que no crece ningún cultivo, se producen averías de maquinaria, y se producen otros extraños infortunios. (Flying Saucer Review No. 10, 1972).

Sunday, October 06, 2019

Humanoides: Alienígena 'con cabeza de limón' intentó secuestrar dos chicos (1995)



Fuente: The Telegraph, Reino Unido
Fecha: Desconocida

Humanoides: Alienígena 'con cabeza de limón' intentó secuestrar dos chicos (1995)

Un alienígena 'con cabeza de limón' trató de engatusar a dos chicos, atrayéndolos a su platillo volador en Chasetown, Staffordshire, Reino Unido, según afirmaciones hechas a la policía.

"Los queremos, vengan con nosotros", dijo el ser, de acuerdo con un informe.

Los dos niños se habían deteneido en un campo a las 11:55 pm el 4 de mayo de aquel año para mirar fijamente a lo que tomaron por un OVNI.

El par corrió a toda prisa a la estación de policía local, pidiendo que los agentes salieran a la calle para ver el objeto de color rojo resplandeciente y con forma de platillo. Los policías opinaron que se trataba de un avión.



El episodio figura en los expedientes oficiales publicados hoy por el Ministerio de Defensa, y el reporte policiaco reza que los niños llegaron "agitados y conmocionados" luego de haber mirado al OVNI, que emitió calor intenso antes de salir zigzagueando de este a oeste. "Manifestaron que el objeto estaba a la altura comparada de cuatro casas en el cielo y a unos cuarenta pies de distancia. Con renuencia, agregaron que una voz proveniente de una 'cabeza como un limón' apareció bajo la máquina, diciendoles: "los queremos, ventan con nosotros." Ambos chicos parecían estar molestos y en estado de shock, y se hizo cada vez más difícil sacarles información detallada."

Las autoridades enviaron a los chicos a sus hogares, pidiéndoles que redactaran un escrito sobre el suceso. Uno de los dos jóvenes indicó que se sintieron atraídos por el calor intenso. La cara de su amigo se puso 'del color de un betabel", según su escrito.

Su amigo escribió que luego de escuchar la orden de ir hacia el de la cabeza de limón, "sencillamente dije '¡corramos!" Se me hizo díficil respirar , y al dar la vuelta, aquello salió disparado en el aire y el cielo no se iluminó. Tan solo se fué. Se esfumó".

Agregó que ni él ni su amigo querían contárselo a nadie, pensando que nadie les creería. Dos días después del avistamiento, la policía visitó el lugar de los hechos, hallando a un agricultor que rociaba sus cultivos. El hombre manifestó no haber visto nada fuera de lo común.

[Traducción (c) 2019 S. Corrales para Arcana Mundi]

Saturday, September 14, 2019

Hombres de Negro: "¿Vio la cosa voladora? Hablar sobre ello puede ser peligroso"



Hombres de Negro: "¿Vio la cosa voladora? Hablar sobre ello puede ser peligroso"

En el mes de mayo de 1973, Dorothy Lee Andrews, vecina de Fayetteville, Carolina del Norte, transitaba a lo largo de la Interestatal 95 en horas de la noche cuando divisó un objeto "reluciente, hinchado y con forma de cigarro puro" que se movía lentamente en el horizonte por espacio de veinte minutos. Pensó que tal vez se trataba del dirigible publicitario de la vulcanizadora Goodyear. Curiosamente, la Sra. Andrews no sería la única en presenciar el extraño objeto fusiforme. Muy al contrario, vecinos de Fayetteville se comunicarían con la policía y la prensa (recordemos que 1973 había sido el 'año de los humanoides') para dar parte sobre el suceso, y que hasta las autoridades de la base militar Fort Bragg corroborarían el paso del objeto. No obstante, el avistamiento de Fayetteville no tuvo trascendencia y el público volcó su atención a cosas más inmediatas, como la crisis de Watergate y el fútbol americano.

Para Dorothy Andrews, sin embargo, marcaría el comienzo de una odisea con los Hombres de Negro.

Seis días después el incidente, alguien tocó a la puerta de su domicilio.

Un flamante sedán negro de marca descartada, tal como si hubiese salido del salón de un coleccionista, avanzó lentamente hasta su casa. De su interior salió un hombre vestido de negro, descrito por la testigo como "encorvado como un jorobado o algún accidentado". Le extrañó sobremanera el abrigo negro del personaje, puesto que se trataba de un día soleado con temperaturas que rondaban los 20 C. La figura subió por la vereda y tocó el timbre. La Sra. Andrews abrió la puerta a pesar de los instintos que le instaban a no hacerlo.

El visitante ocultaba su rostro con las solapas de su abrigo, acción que resaltaba sus ojos de mirada penetrante y su tez pálida. Resultaba difícil precisar la edad de la persona, y Andrews no osaba acercarse demasiado.

"Creo que usted, señora Andrews, ha visto algo en el cielo". Su voz era extraña y vacilante, con un acento difícil de precisar.

Andrews dijo que sí, efectivamente había visto algo en el firmamento pero que pensaba que era cosa de los militares.

"Hubo un objeto volador. ¿Lo vio usted? No se preocupe del asunto. No tiene significado en absoluto".

La mujer le preguntó a su visitante si era un agente militar, lo que pareció alterarlo.

"Se supone que usted no se preocupe por aquello en el cielo. ¿Vio la cosa voladora? Hablar sobre ello puede ser peligroso".

La Sra. Andrews comenzó a sentir pavor, afirmando posteriormente que el hombre hablaba 'una versión corrupta y extraña del inglés'. Aún al cerrar la puerta, el hombre seguía haciendo el mismo planteamiento - ella había visto algo en el cielo, y no tenía importancia alguna.

Andrews pudo ver por la ventana como el personaje regresaba a su vehículo y se alejaba. Posteriormente comentaría la extraña visita con su esposo, alarmada por la frase 'hablar sobre ello puede ser peligroso'.

Un mes después del avistamiento del 'cigarro volador', Dorothy Andrews se hallaba enfrascada en labores de jardinería una tarde cuando descubrió repentinamente que el hombre en el abrigo negro estaba parado detrás de ella, y no estaba solo. Le acompañaban dos más, formando así el clásico 'trio' de hombres de negro que han figurado en numerosas crónicas de lo insólito. La presencia de los individuos hizo que Andrews comenzara a temblar. Los nuevos visitantes eran idénticos al primero - encorvados, con abrigos negros, pero sin el automóvil antiguo que parecía haber salido de la fábrica.

El miedo de la señora no le hizo olvidar sus buenos modales sureños. "¿Les gustaría entrar y tomar café?"

Los seres se negaron, repitiendo el misma tema de conversación sobre haber visto la cosa voladora, preguntando si mantendría silencio sobre ello, y más desconcertante aún, si ella era en efecto "la señora Andrews", como si no estuviesen seguros de haber dado con el testigo correcto.

La señora afirmaría posteriormente que le era imposible moverse, aún después de que apareciera un vehículo negro que se llevó a los intrusos. Quería entrar a su casa y agarrar una cámara fotográfica, pero algo interfería con su voluntad. Por suerte, los extraños visitantes no se prodigaron de nuevo.

John A. Keel y Brad Steiger escribieron detenidamente en su momento sobre los Hombres de Negro y sus extrañas costumbres. Otro caso de 1973 en Kingston, Arizona, EEUU, involucró a un soldado de apellido Harrison que había recibido licencia para pasar el tiempo con sus amigos. Estos llegaron a presenciar las maniobras de extraños objetos rojos en el silencio de la noche del desierto, evento que también fue atestiguado por dos policías locales, quienes detuvieron su patrulla en la cuneta para admirar los objetos que aparecieron y desaparecieron por espacio de casi una hora.

Una semana después, distintos vecinos de Kingston comenzaron a recibir visitas de los Hombres de Negro - figuras algo tímidas y taciturnas que se limitaban a advertir sobre 'no hablar de los objetos luminosos en el cielo' antes de regresar a sus vehículos y desaparecer.

Friday, September 13, 2019

1967: Actividad OVNI en la Zona de Cartersville, Georgia, EEUU



1967: Actividad OVNI en la Zona de Cartersville, Georgia, EEUU
por Allen H. Greenfield

De acuerdo con un informe preliminar recopilado por este autor en fechas anteriores, el primer indicio de actividad inusual en Cartersville, Georgia provino de un comunicado de la agencia noticiosa UPI en enero de 1967. El informe hizo referencia sobre los avistamientos ovni encima de los montículos indígenas de Etowah - avistamientos que aparentemente tomaron lugar en dos noches consecutivas, el 11 y el 12 de enero de 1967. En la noche del 12 de enero, el OVNI aparentemente estuvo cerniéndose sobre los montículos antes de salir disparado del lugar. La policía, supuestamente personándose en el lugar de los hechos con suma rapidez, afirmó haber visto tan solo un avión.

Conforme a un relato local, los primeros testigos, si entendemos correctamente, fueron el Sr. y la Sra. Henry Tumlin y el Sr. y la Sra. Harold McDonald. Sus avistamientos de la noche del Miércoles, 11 de enero, aparentemente causaron gran interés local. A la noche siguiente, el 12 de enero, hubo al menos 15 a 20 automóviles reunidos en los montículos de Etowah. El departamento de policía recibió al menos seis llamadas telefónicas de testigos ovni la noche del 12 de enero de 1967, según el periódico The Daily Tribune News de Cartersville en su edición del 13 de enero de 1967, relatado en nuestro informe preliminar:

(1) Un grupo familiar que pensaba tener una explicación racional para el ovni que supuestamente habían visto, vio otro OVNI en un lugar distinto.
(2) El matrimonio Graham detectó un grupo de luces en movimiento que posteriormente identificaron como "una grúa con luces encima".
(3) Un grupo de jóvenes en la zona de los montículos afirmó haber visto un objeto con luces individuales en movimiento.
(4) Dos hombres en el valle de Peeples alegaron haber visto un objeto con luces que mudaban de color.
(5) Un hombre comunicó a la policía la presencia de alguna clase de OVNI en la zona sobre el escuela intermedia local.
(6) En la zona del Cartersville Federal, los testigos vieron un destello de luz azul, tipo eléctrico, que aparentaba haber abrumado un edificio de dos plantas.
(7) Un hombre de Oakland Heights vio un OVNI y llamó a la policía, presa del histerismo.
(8) El superintendente escolar Ray M. Hill y su hija vieron un OVNI que apareció antes de alejarse. Observaron la luz desde el techo de su casa, desde el cual habían estado observando las estrellas.
(9) Tal vez el informe más significativo fue el caso de un aterrizaje en, o sobre, la zona de la granja Brown en Stilesboro. El informe sin confirmar describió un OVNI que venía directamente hacia abajo, manteniéndose sobre (o cerca) de la superficie por algún tiempo antes de elevarse en vertical de nuevo.

Cartersville es una comunidad de tamaño mediano en el norte del estado de Georgia, a poca distancia de la ciudad de Atlanta. Los montículos indígenas de Etowah están administrados por la comisión histórica de Georgia, a 3 millas de camino por la ruta 410. Los montículos están enlazados con otros sitios que incluyen Moundsville en Alabama y Spiro, en Oklahoma.

Por la información que hemos podido recabar, los montículos y su aldea estuvieron habitados entre el 1000 y el 1500 d.c., pero para cuando se produjeron las primeras descripciones escritas a comienzos de 1800, los nativos locales parecían desconocer su significado. Toda la información que poseemos proviene, por consiguiente, de las investigaciones arqueológicas.

El significado de dichos yacimientos históricos con relación a los OVNIS se ha comentado previamente. Jimmy Goddard, un ovnílogo británico, ha realizado labores en este sentido.

Este autor ha realizado varios viajes a la zona desde que comenzaron los avistamientos OVNI. Nuestra primera vigilia nocturna incluyó un fotógrafo profesional armado con película infrarroja y lente de telefoto (sin embargo, entendemos que el fotógrafo, el Sr. Curtis Harris, no estaba familiarizado del todo con la técnica infrarroja y bien pudo no haber obtenido un registro visual por motivos técnicos).

Nuestro grupo efectivamente pudo ver un ovni a las 19:00 horas aproximadamente. El objeto era de color naranja y pudo verse a gran distancia a simple vista y con prismáticos de 7x50. Dentro de pocos minutos, un objeto de la misma descripción comenzó a cernirse sobre una cordillera al extremo opuesto del cielo. Mientras que el que esto escribe miraba por los prismáticos, el objeto gradualmente descendió, o aterrizó en la cordillera. Como se dijo anteriormente, los intentos fotográficos fueron infructuosos. Mientras que el primer objeto pudo haber sido un satélite artificial, el segundo ciertamente no lo era.

El ovnílogo James W. Moseley formó parte de un grupo que visitó la localidad posteriormente, pero este autor no ha presenciado OVNIS adicionales en la zona.

Aproximadamente en el momento que comenzó la "oleada" de Cartersville, comenzó a circularse un rumor extraño en la zona de Atlanta y en la misma Cartersville. El rumor en Atlanta era que "la gente de los platívolos" iba a secuestrar a todas las mujeres entre los 13 y 18 años de edad. El rumor parecía estar vinculado a la fecha Viernes 13. Hasta donde sabemos, los incidentes de Cartersville no figuraron en la prensa de Atlanta.

La fuente del rumor de los secuestros no queda clara. Algunos atribuyen su fuente a la psíquica Jeane Dixon. Existen motivos para creer que el rumor pudo haberse producido en otras partes del país, tal vez en distintos momentos.

[Traducción ©2019 Scott Corrales para Arcana Mundi]

[NOTA: El año 1967 ocupó un lugar importante en las crónicas ovnis, con avistamientos y oleadas a nivel mundial y la presencia del famoso ‘hombre polilla’ (Mothman) en Point Pleasant, Virginia Occidental, desde 1966 hasta diciembre de 1967, finalizando con el colapso del puente Silver Bridge y su saldo de muertes. Los ‘montículos indígenas’ de EE.UU también jugaron un papel importante en los casos de Mothman y en muchos otros eventos de índole paranormal, incluyendo los aterradores encuentros con el ‘hombre perro’ (Dogman) del estado de Wisconsin. En cuanto al ‘rumor del secuestro por platilleros’ en Atlanta, vemos casos parecidos en las sicósis que suelen producirse con el satanismo en las escuelas superiores norteamericanas. En dicho ámbito, se dice que los satanistas piensan secuestrar ‘estudiantes rubias y núbiles’ para sacrificar en sus ceremonias macabras, resultando en el teñido de pelo por parte de las que se sienten identificadas.]

Apreciación de los OVNIS en 1959: Las cosas no han cambiado



Apreciación de los OVNIS en 1959: Las cosas no han cambiado

Parece ser que en Europa, al igual que en América del Sur, existe un acercamiento más intelectual al asunto OVNI. Hay más hombres profesionales, es decir, doctores, abogados e ingenieros, que adoptan cargos en clubes OVNI, y las revistas se editan en una manera mucho más impersonal que en EEUU. De estas revistas 'extranjeras' podemos inferir la actitud rusa hacia los OVNIS y el tema del espacio y los viajes espaciales. Los científicos en Rusia anticipan poder hallar regiones habitadas en el espacio. La lógica, y no el sentimiento, dictan sus conclusiones. Otra búsqueda parece ser la de la energía libre. Estas dos conclusiones fundamentales nos devuelven al enfoque que se le da a la actividad ovni en EEUU - ¡el mensaje de los contactistas!

En EEUU, los profesionales o no están conscientes de la situación, o sienten temor debido a la censura o el ridículo a la asociación con la clase de organización OVNI que existe aquí. En EEUU, la mayoría de los grupos OVNI está enfrascada en el aspecto psíquico o esotérico del fenómeno de los platillos voladores. Este es el único 'camino' a seguir, cuando tenemos tanta seguridad en el ámbito científico. Nuestra administración quiere asegurarse de que los rusos no sepan cómo podemos orbitar la luna! El estadounidense promedio se da cuenta de que ya no somos líderes en el desarrollo atómico o de proyectiles.

Lord Dowding, jefe de la R.A.F. de Gran Bretaña, supuestamente ha declarado que considera que los OVNIS son naves interplanetarias y que la U.S.A.F. ha tenido escaramuzas con los ellos, y que ocultamos estos hechos desesperadamente.

Hay estadounidenses que declaran en las revistas anglolectoras de OVNIS que deploran el 'robo de escenas' perpetrado por las organizaciones OVNI amalgamadas de EEUU, afirmando que el público jamás tomará en serio a los OVNIS mientras que haya 'locos' y 'desubicados' al mando. Esta forma de pensamiento ortodoxo explica nuestro sistema oculto de 'castas' y el esnobismo intelectual. Si persiste, seremos los perdedores.

Los OVNIS irán y vendrán como lo han hecho por siglos, inmutados por nuestra creencia o rechazo de su existencia. Los científicos rusos más rígidos se han visto forzados a creer que una nave interplanetaria estalló en 1908 en Siberia. La especulación oficial es que provenía de Venus. Esto también fue un vaticinio de los contactistas: que los seres interplanetarios se han encarnado aquí por este motivo. El aspecto positivo de este informe es que la televisión, paulatinamente y por medio del entretenimiento, ha transmitido el mensaje al público en general.

Nuestro comentario final, debido a la falta de espacio, es el siguiente: ¿Existe aquí la censura? Como respuesta, permítanos hacer una cita de nuestra prensa. Titular del Chicago Daily News Service - "El ocultamiento en el gobierno causa preocupaciones adicionales en el Capitolio." Cuando se le preguntó al presidente Eisenhower, este respuso de mala gana: "Francamente, no lo creo".

"Semejante declaración de parte del Presidente fomentará abusos adicionales", dijo el congresista John Moss (Demócrata de California). ¡Tal vez mas le vale seguir jugando al golf!

[Escrito por John Hay del New York Saucer Information Bureau, 1959. Traducción de Scott Corrales para Arcana Mundi, 2019]