Wednesday, May 11, 2022

饾悆饾悶饾惉饾悮饾惄饾悮饾惈饾悽饾悳饾悽饾惃饾惂饾悶饾惉 饾悓饾悽饾惉饾惌饾悶饾惈饾悽饾惃饾惉饾悮饾惉 (饾悇饾惐饾惌饾惈饾悮饾悳饾惌饾惃 饾悵饾悶 "饾悁饾惈饾悳饾悮饾惂饾悮 饾悓饾惍饾惂饾悵饾悽 - 饾悁饾惀饾惌饾悮 饾悇饾惐饾惌饾惈饾悮饾惂虄饾悶饾惓饾悮"


 
饾悆饾悶饾惉饾悮饾惄饾悮饾惈饾悽饾悳饾悽饾惃饾惂饾悶饾惉 饾悓饾悽饾惉饾惌饾悶饾惈饾悽饾惃饾惉饾悮饾惉
(饾悇饾惐饾惌饾惈饾悮饾悳饾惌饾惃 饾悵饾悶 "饾悁饾惈饾悳饾悮饾惂饾悮 饾悓饾惍饾惂饾悵饾悽 - 饾悁饾惀饾惌饾悮 饾悇饾惐饾惌饾惈饾悮饾惂虄饾悶饾惓饾悮"
Por Scott Corrales
 
Las nubladas cumbres de El Yunque han representado una fuente de misterio ligado a los fenomenos paranormales y en fechas mas recientes al fenomeno OVNI. Docenas de individuos, principalmente excursionistas, han desaparecido misteriosamente en esta montanya. Un nino desaparecio mientras que caminaba a lo largo de un sendero con sus padres, y hasta equipos de rescate bien adiestrados y equipados parecen haberse esfumado en la densa floresta tropical. Los guardabosques siempre replican lo mismo--que las arenas movedizas y agujeros inexplorados son la causa de estos desavencimientos, aun cuando se han producido en lugares lejos de donde se darian las condicioens descritas.
 
Las desapariciones en el Monte Glastenbury crearon una sensacion en la pacifica ruralia del estado de Vermont. Durante un espacio de cinco anyos desde mediados de la decada de los '40 hasta principios de la decada de los '50, siete personas desaparecieron inexplicablemente en esta montanya vecina de Bennington, Vermont. A diferencia de El Yunque, el lugar no tenia fama de ser un lugar misterioso ni peligroso. Se barajaron varias teorias--desde actividades de magia negra hasta secuestros por OVNIs--para explicar las desapariciones. La primera victima del Monte Glastenbury lo fue, curiosamente, un montanyista que se dedicaba a guiar cazadores a traves del bosque. Este guia, mas cuatro cazadores, desaparecieron y jamas volvio a saberse de ellos. Otra victima se esfumo bajo circunstancias aun mas extranyas: abordo un autobus en la poblacion de Saint Albans, Vermont, tomo asiento, atrajo la atencion del chofer y de algunos otros pasajeros...pero jamas bajo del vehiculo, que realizaba un trayecto sin escalas hasta Bennington.
 
Pero tal vez el Monte Inyangani de Zimbabue sea la mas interesante de estas montanyas causantes de desapariciones, precisamente porque algunos de los desaparecidos han regresado con interesantisimas historias que contar. La fallecida investigadora de ovnis Cynthia Hind, en una nota para la revista FATE (Julio 1995) trato el tema de la experiencia vivida por un diputado adjunto del gobierno Zimbabueano quien llego a extraviarse en el Monte Inyangani con dos companyeros. Segun el testimonio del diputado adjunto, los tres hombres vagaron por la montanya en un estado de confusion, sin sentir ni sed ni hambre, mientras que podian ver a los miembros del equipo de rescate que habia venido por ellos y **que parecia no poder verlos** a pesar de que los extraviados gritaban y agitaban los brazos.
Segun Hind, parece ser que se hicieron ciertos sacrificios de sangre a los dioses tutelares de la montanya, lo que permitio que los tres hombres pudiesen "reintegrarse" a nuestro tiempo/espacio. 
 
La investigadora africana agrega que a comienzos de la decada de los '80, un ayudante de distrito para la comunidad que incluye al Monte Inyangani tomo parte en la operacion de rescate de otro funcionario que tambien desparecio en la montanya. Se dio parte a los mayores de la triby Tangwena, quienes realizaron un ritual destinado a obtener la "devolucion" del funcionario, quien aparecio al dia siguente sin haber sufrido ningun dano aparente, pero incapaz de recordar lo que habia sucedido durante los ultimos dos dias. Otros han tenido menos suerte y sus desapariciones jamas han sido resueltas. La eficiencia de los rituales de magia en estos casos indica que existe una inteligencia de cierto tipo que en ciertos casos puede ser persuadida a devolver a los que ha secuestrado, o a quienes han entrado en sus dominios insospechadamente. Podriamos suponer que los antiguos Tainos de la isla de Puerto Rico tenian conjuros para rescatar a sus parientes desaparecidos en las nubladas cumbres de El Yunque, pero jamas lo sabremos a ciencia cierta.
 
Los testimonios de los funcionarios Zimbabueanos extraviados en el Monte Inyangani representan nuestra unica manera de responder a la segunda pregunta: 驴que suerte corren aquellos que desparecen bajo estas circunstancias? Los Zimbabueanos vagaron sin rumbo fijo, siendo capaz de ver a sus rescatadores pero incapaces de comunicarse con ellos. Aunque no experimentaron hambre, sed ni suenyo, resulta dificil pensar que habrian podido subsistir indefinidamente en tal estado. De hecho, resulta aleccionador saber que los esqueletos de las victimas del Monte Glastenbury en EUA aparecieron muchos anyos despues. 驴Seria factible suponer, acaso, que el acto de morir fisicamente expuls贸 sus cadaveres a nuestra realidad?

Tal vez la accion de caer a traves de una grieta en el tiempo/espacio/realidad surte un efecto devastador sobre la victima, revolviendo sus sentidos y ocasionado danyo irreparable. Charles Fort hace mencion de la aparicion repentina e inusitada de "hombres salvajes" en Inglaterra, aparentemente en estado amnesico, durante el invierno de 1904-1095. Estaban desnudos y no hablaban ningun idioma conocido por los expertos consultados por la policia de esa epoca. 驴Serian estos las victimas de las desapariciones misteriosas, "expulsados" aleatoriamente en otro tiempo y lugar, con sus mentes arruinadas por la experiencia antinatural? Si los culpables de esto son los jinas u otros seres desconocidos que comparten el mundo con nosotros, no somos capaces de imaginarnos cual sea el paradero de los desaparecidos.

 

OVNIS en el desierto

 
OVNIS en el desierto
Por Scott Corrales 漏 2022 para Arcana Mundi
 
En 1994, el investigador OVNI John DeHerrera - redactor de textos t茅cnicos para grandes empresas - comentaba al rotativo Valley Courier de Alamosa, Colorado, E el avistamiento que tuvo en 1956 mientras que repart铆a peri贸dicos con su hermano. En aquel momento, un objeto desconocido vol贸 por debajo de las ramas de los 谩rboles y luego sobre las cabezas de los estupefactos j贸venes. El objeto carec铆a de ventanas y alas. Sus investigaciones del fen贸meno le llevar铆an al desierto de Mojave, donde lleg贸 a presenciar objetos azules que sal铆an de las monta帽as, desapareciendo fugazmente justo cuando el investigador trataba de capturarlas con su c谩mara de v铆deo.
 
Agreg贸 que los desiertos eran lugares id贸neos para investigar el fen贸meno, dada su propensidad por manifestarse en tales ambientes. "No les gustan andar por las ciudades", coment贸.
 
Y no se equivocaba. Un segmento considerable de los avistamientos OVNI y encuentros cercanos con sus tripulantes han ocurrido en zonas des茅rticas, y si agregamos los fen贸menos religiosos, el porcentaje suele incrementar, teniendo presente el hecho de que las grandes figuras religiosas suelen ir al desierto a contactar 鈥榝uerzas superiores鈥.
 
Roger Bain, vecino de Las Vegas, Nevada transitaba por las oscuras carreteras del desierto que rodea aquel oasis de luces y diversiones en horas de la medianoche bajo la luz de la luna llena. Acompa帽ado por un amigo, Bain se dirig铆a de regreso a su casa luego de haber realizado un largo d铆a de trabajo en una casa hecha por encargo. "A las cuatro de la madrugada, vimos una esfera de luz pasar frente a nuestro veh铆culo. Algo incre铆blemente m谩s veloz de lo que pudi茅semos imaginar. Su tama帽o era el de un avi贸n de pasajeros. Todos los camiones articulados en la carretera se detuvieron para admirarlo."
Bain a帽adi贸 que el objeto desconocido realiz贸 dos vueltas enteras, entrando y saliendo de las monta帽as. "隆Que nadie me diga que es una estrella fugaz!" puntualiz贸.
 
En abril de 1977 se desataba otra mini-oleada de avistamientos OVNI en el desierto del sur de California. Los vecinos del valle de Coachella daban parte a las autoridades y la prensa sobre "platillos voladores" sobre las comunidades de Indio y Thermal. Robert Firth, un vecino de Indio, lleg贸 a ver un cuarteto de objetos 'con forma de plato sopero invertido' sobre Sky Valley. Los objetos estaban dotados de luces parpadeantes de color rojo que rodeaban su circunferencia inferior, volando a cien pies sobre la superficie. Trabajadores en una empacadora local confirmaron el avistamiento, diciendo que los objetos proven铆an de la cordillera Santa Rosa, med铆an unos cien pies de largo y eran tan altos como una casa de dos plantas.
 
Un oficial de la patrulla californiana de carreteras (efectivamente, los famosos CHIPS de las serie policiaca de los '80) afirmar铆a haber presenciado las maniobras de estos objetos. Tom Granger conduc铆a su veh铆culo a lo largo del camino que une Indio con San Bernardino a las 21 horas cuando vio cuatro objetos que 'se barrieron primero a la derecha, y luego a la izquierda' pensando que eran aparatos militares. Cambi贸 de parecer, sin embargo, al percatarse de que los objetos no emit铆an ruido alguno - todo lo contrario a los interceptores de la USAF.
 
Dos hermanos transportistas鈥攃onocidos como 鈥淐huck y Dave鈥 por los investigadores 鈥 protagonizar铆an uno de los casos m谩s famosos de la ufolog铆a de los a帽os 鈥70 debido a su fuerte componente ps铆quico: se trata del caso Ely, ocurrido el 14 de febrero de 1974 entre las poblaciones de Wells y Ely en el estado de Nevada (USA).
 
Los hermanos hab铆an partido del estado de Idaho con un cargamento de muebler铆a en direcci贸n al sur. Dada la gran distancia y la brevedad requerida por el viaje, los hermanos conduc铆an turn谩ndose鈥擠ave primero y luego Chuck. A mitad de la noche en el desierto de Nevada, precisamente en el tramo de 100 millas que separa a Wells de Ely, Chuck despert贸 a su hermano para que presenciara algo ins贸lito: varios objetos de color anaranjado y configuraci贸n circular hab铆an rodeado al cami贸n en movimiento, uno de ellos a la izquierda y tren a la derecha.
 
Dave dijo lo siguiente en una entrevista realizada por Jacques Vall茅e y J.A. Hynek para su libro The Edge of Reality (Chicago: Regnery, 1975): 鈥淭omamos una curva en el camino, y repentinamente sent铆 como que una bocanada de viento impact贸 contra la parte trasera del cami贸n, y se sinti贸 como si estuvi茅semos flotando. Yo estaba sentado en el asiento de pasajeros, mir谩ndolo a Chuck, y 茅l mov铆a el volante de un lado del otro pero no pod铆a conducir...no ten铆a control alguno sobre el cami贸n.鈥
Pero a la misma vez que la sensaci贸n de estar volando embargaba tanto a Dave como Chuck, las luces de abordo comenzaban a parpadear furiosamente, indicando una interrupci贸n del sistema el茅ctrico. El pesado veh铆culo sencillamente se detuvo en la cuneta.
 
Dave sali贸 del veh铆culo con una linterna para realizar la inspecci贸n, descubriendo extra帽ado que el 谩rbol de transmisi贸n segu铆a girando a pesar de que el cami贸n estaba en neutro. Justo cuando volvi贸 a entrar a la cabina, los dos hermanos percibieron una sola luz brillante de grandes dimensiones frente a ellos en la carretera. 鈥溌縌u茅 rayos es eso?鈥 pregunt贸 Chuck.
 
鈥淓st谩n jugando con nosotros,鈥 repuso Dave. 鈥淛uegan con nosotros y yo s茅 lo que es esa cosa en el cielo...y tambi茅n esa cosa en la carretera鈥.
 
Presos del miedo y sin saber qu茅 hacer, uno de los hermanos volvi贸 a salir de la cabina para apuntar su linterna directamente hacia la luz en la carretera, a menos de 150 yardas de distancia. El deslumbrante objeto despareci贸 y los hermanos emprendieron la carrera en el cami贸n hacia otro poblado 鈥 McGill 鈥 desde d贸nde llamaron a su madre. El componente ps铆quico que hizo famoso al caso de Ely se produjo en este momento. La madre estaba al tanto de la llamada telef贸nica, puesto que justo al momento en que se produc铆a el encuentro con el ovni en la carretera, oy贸 que uno de sus dos hijos la llamaba con urgencia, algo que la hizo despertar al momento.
 
鈥淐huck鈥 y 鈥淒ave鈥 prosiguieron su camino, cambiando el cami贸n por otro y transfiriendo los muebles que transportaban. Posteriormente se enterar铆an de que el cami贸n que protagoniz贸 el evento ten铆a su eje motor casi fundido al eje trasero, que cay贸 a tierra estrepitosamente cuando los mec谩nicos colocaron el veh铆culo sobre una plataforma hidr谩ulica.